Una posición vacante

En la lateral derecha, Pumas ha recargado gran parte del mérito de sus últimos títulos; hoy,sin un propietario de origen canterano en este sitio, el equipo acumula una deuda a saldar

Josecarlos Van Rankin
Josecarlos Van Rankin (Mexsport)

Ciudad de México

La lateral por derecha es una posición complicada en Pumas. Aquí, desde el más reciente título de Liga, en el Clausura 2011, ningún canterano ha logrado consolidarse en el gusto del entrenador en turno, aunque Josecarlos Van Rankin, desde el Clausura 2013, ha gozado de regularidad, pero también de altibajos que le costaron el puesto de inamovible, que le relegaron al banquillo de suplentes, luego de ofrecer inestabilidad defensiva en el inicio de la Liguilla del AP15.

En este puesto, desde el bicampeonato del 2004, solo canteranos de la institución se habían consagrado. Hoy, la realidad en esta zona es Marcelo Alatorre, que debutó con Tecos y luego pasó por Leones Negros, antes de recalar en el Pedregal, a mediados del año pasado. Y es que, desde el más reciente campeonato, aquí se han probado a 10 futbolistas, todos de extracción universitaria, pero ninguno con los blasones suficientes para afianzarse en Primera División.

Bajo el timón de Hugo Sánchez, Israel Castro completó 43 encuentros en los torneos del bicampeonato, registró cinco asistencias y consiguió una anotación; el espigado lateral tenía 24 años, uno más que Van Rankin. Ese par de certámenes significaron su sexto y séptimo semestre en el máximo circuito. Su aporte, pese a ser discreto, le brindaba salida a la ofensiva y equilibrio a su zaga.

Efraín Juárez, durante el Clausura 2009 –su segundo torneo como profesional– se consagró como el relevo ideal de Castro, éste ya convertido en un mediocampista de contención. Efra, de corte más ofensivo, asumía mayores riesgos al ataque, llegaba a línea de fondo, y aunque no era un futbolista gambeteador, generaba para los suyos. Aquel semestre labró una asistencia, pero registró 22 apariciones, todas como titular, todos los partidos completos. Así fue campeón.

Javier Cortés, en el CL11, cuando se consiguió el más reciente título universitario, heredó el sitio de Castro y Juárez pero le imprimió un toque de vértigo a sus funciones. Con 21 años y el hambre de triunfo en cada jugada, reconvertido en lateral por derecha, firmó un semestre para el recuerdo, con cinco anotaciones y tres pases para gol; su aporte fue tan valioso, que en una de sus típicas jugadas, llegando a línea de fondo, dejando atrás a los rivales (sembró a cuatro), logró el tanto del campeonato ante Morelia en la final de vuelta (2-1) en el estadio Olímpico.

La búsqueda comenzó precisamente después de aquel título del Clausura 2011. Los dos semestres posteriores a ese campeonato, y luego de adelantar a Cortés a posiciones más de corte ofensivo en la media, Guillermo Vázquez probó hasta a ocho laterales por derecha, incluso regresando al propio Javier en un par de ocasiones. Este sitio en el campo no tenía dueño. La salida de Memo –después del Clausura 2012– acrecentó aún más las dudas sobre el encargado de esta parcela, vital para las aspiraciones de Pumas.

Fue el 10 de marzo de 2013, cuando Antonio Torres Servín le brindó confianza a un joven de 19 años, para suplir a José Antonio García, que había ganado regularidad en la lateral. Era Josecarlos Van Rankin, que culminó ese certamen con nueve partidos y 705 minutos en la cancha; sin embargo, fue hasta el regreso al timón de Guillermo Vázquez, que al ahora ‘2’ se le dio plena confianza para quedarse con el puesto. El Apertura 2014, Clausura 2015 y toda la fase regular del Apertura 2015 los jugó sin mayor conflicto como inamovible.

Aunque, para el AP15, la directiva contrató los servicios de Marcelo Alatorre, un veterano que llegaba para completar las funciones de Van Rankin, sobre todo pensando en que el novel sería requerido para las competencias de selecciones menores rumbo a los Olímpicos de este verano. Todo cambió. A Josecarlos siempre le costaron los mano a mano, pero sobre todo en este torneo, exhibió ineficacia en esta clase de jugadas.

El 26 de noviembre, en Veracruz, en la ida de los cuartos de final, ante los Tiburones, bastaron 35 minutos en el Luis Pirata Fuente para que Memo prescindiera de él. Por su banda se generó el único tanto del encuentro en los primeros instantes y no solo eso, Van Rankin fue presa fácil de Daniel Villalva, que lo desbordó hasta cuatro veces. Josecarlos salió de cambio y a pesar de que Pumas llegó a la final, solo volvió a participar con 21 minutos.

Desde entonces, Alatorre es el titular de una posición en la que canteranos habían sido primordiales para aspirar a campeonatos. Ahora, aunque Marcelo no desentona, sus labores distan del legado de los últimos tres ocupantes originales y campeones de su sitio.

Pumas acumula una deuda, una posición vacante, que en sus últimos campeonatos fue primordial. Desde ya, una de las principales funciones de la gestión de Rodrigo Ares y Francisco Palencia será encontrar aquí al eslabón que les hace falta.