La fortaleza del Pedregal

Desde hace un año, en CU, durante tres distintas competencias, Pumas suma 17 victorias en 26 enfrentamientos y ha marcado 59 goles; hoy, espera mantener su ritmo en la Libertadores

Pumas va por la remontada
Pumas va por la remontada (Mexsport)

Ciudad de México

Para revertir la desventaja, mínima ante Táchira, y acceder a los cuartos de fi nal de la Copa Libertadores, Pumas se refugiará este martes en su campo. El estadio Olímpico es una grama en la que, durante los últimos 12 meses, disputando hasta tres competencias, suma 17 triunfos y ha marcado 59 goles en 26 compromisos.

La efectividad de los dirigidos por Guillermo Vázquez es alta en CU. Por si fuera poco, el recinto al sur de la Ciudad de México también sabe pesar en la Libertadores, ya que en las tres participaciones de Pumas, aquí solo se han vivido tres descalabros, totalizando 10 cotejos. En la vigente edición, Emelec, el propio Táchira y Olimpia padecieron la ofensiva felina y se llevaron cuatro dianas en contra, cada uno, en su visita. Ahora, como nunca en lo que va del año, y más allá de lo que acontezca el fi n de semana para definir, si lo hay, su boleto a la Liguilla, Pumas requiere de recobrar la esencia, con su gente en la tribuna, para mantenerse en la pelea por trascender en la Copa. Es el partido de partidos y Ciudad Universitaria acogerá por 90 minutos a los suyos, para pensar en un encuentro repleto de tantos y al final una victoria, como casi siempre en el último año.

Entre actividad de Liga (parte del Clausura y todo el Apertura 2015, además del Clausura 2016), la Copa Mx del semestre anterior y la fase grupal de la Libertadores, CU le ha pesado a 16 distintos rivales (solo repitió la dosis Veracruz) para que Pumas, gracias también a su futbol ofensivo y vertical, lograra triunfos, amplios, en su mayoría. La fórmula parece conocerla a la perfección. En 26 compromisos en el Pedregal, el aparato ofensivo de Pumas también ha dejado en Liga; en CU, el equipo apenas ha recibido 29 dianas, gracias a la labor de Alejandro Palacios y Alfredo Saldívar, quienes han alternado en el arco.

FORTÍN DE COPA

Desde su primera aparición en la Copa Libertadores, el estadio Olímpico ha fungido como una fortaleza, como un recinto que impone antes de que su escuadrón lo haga en la cancha. Aquí, entre 2003 y 2016, Bolívar, Gremio, Peñarol, Emelec, el mismo Táchira y Olimpia, se llevaron descalabros en fase grupal del torneo; Nacional de Uruguay mantuvo el empate (1-1) y solo Cobreloa, Maracaibo y el Internacional de Porto Alegre consumaron un triunfo. Pero, pese a los números favorables, Memo Vázquez, no se atreve a presentar un veredicto sobre lo que pueda acontecer este martes frente al Táchira:

"El equipo pasó la primera fase como poca gente creía y tiene posibilidad esta semana de lograr algo o nada. A eso jugamos. El equipo sigue luchando y peleando y hoy podemos estar seguros que no es fracaso, no creo que sea así porque el equipo ha hecho su mejor esfuerzo y eso se intentará ante los venezolanos".

Sin contradecir a su timonel, el vestidor auriazul vivió estos días con intensidad, pensando en una revancha, que ante los dirigidos por Carlos Maldonado les otorgue un triunfo, y a la postre el boleto a los cuartos de final de la Libertadores: "Pumas va a jugar a muerte y tenemos que salir a ganar, sí o sí", arremetió Alejandro Castro en conferencia de prensa.