Pumas, victoria y estreno

Este domingo, Universidad utilizará su tercera equipación cuando reciba al Toluca en CU; en el seno de la plantilla auriazul aguardan por un triunfo ante los Diablo Rojos de Saturnino Cardozo

Alejandro Castro, con la nueva playera de Pumas
Alejandro Castro, con la nueva playera de Pumas (Santiago Chaparro )

Ciudad de México

Aunque se formó en las fuerzas básicas de Cruz Azul, Alejandro Castro es hoy en día bastión de Pumas. El contención llegó a La Noria cuando tenía 14 años y con 18 debutó en Primera División (28 de noviembre de 2005, ante Pachuca). Le decían el Capi y el mote se le ha quedado, debido a que en las categorías inferiores de los cementeros siempre portó el brazalete en el brazo. Con La Máquina de campeón de Copa (2013) y de la Concacaf (2014); sin embargo, en poco tiempo ha logrado deshacerse de la estampa que portaba el uniforme celeste, para dejarle en claro a la afición de Universidad, que pocos sudan la camiseta como él.

Llegó al Pedregal a mediados del 2015, y lo hizo en medio de un ambiente de hostilidad, de dudas sobre su rendimiento. Le bastó la pretemporada previa al AP15, para convencer a Guillermo Vázquez, un técnico que le conocí de su estadía en Cruz Azul, de que sus argumentos en el campo le debían la titularidad. Con el '21' en el dorsal, Castro Flores disputó 22 encuentros entre Liga y Liguilla y marcó un gol en su primer semestre como futbolista de Pumas. Ahora, pocos recuerdan su pasado en uno de los rivales antagónicos de la institución.

74 MINUTOS disputó Castro en el primer duelo del Clausura 2016, ante Monterrey; abandonó la cancha para cederle el sitio a Mathías Vidangossy.

"¿Qué tal me queda?", pregunta el Capi sobre el tercer uniforme de Pumas, el que se estrenará este domingo ante Toluca. Blanco, con tonos azules en los filos de las extremidades, la indumentaria, como el año pasado, es del gusto del plantel de CU. Con la más alta tecnología, Nike ha vuelto a conceptos básicos, devolviéndole protagonismo al puma en el centro de la camiseta: "La verdad, este es de los uniformes que me han gustado; el color le da mucha elegancia y es muy cómodo".

Luego de un inicio complicado, en donde sufrieron un descalabro frente a Monterrey, en la Sultana del Norte, Pumas espera revertir la imagen mostrada de visitante, cuando este día se midan al Toluca de José Saturnino Cardozo, un rival duro. Motivados por volver a la actividad en casa, luego de la final perdida el semestre pasado, en el vestidor auriazul se encuentran a tope anímico y futbolístico para complicarle las intenciones a los del Estado de México.

"Ojalá nos toque estrenar este nuevo uniforme con un triunfo y no solo eso, también volvemos a tener actividad en casa, con nuestra gente en la tribuna; darle una victoria a nuestra afición sería la mejor manera de comenzar el torneo en el Olímpico, pese a que el inicio del torneo no fue tan sencillo, ahora pensamos en revertir lo que se hizo mal en Monterrey, corregirlo y lograr un resultado positivo", relató Castro.

20 APARICIONES como titular, sumó el Capi en el semestre anterior, aunque participó en 22 encuentros; 14 veces terminó los 90 minutos en el terreno de juego.  


Otro de los factores que alientan a Castro y al colectivo azul y oro es el regreso de Eduardo Herrera, quien retorna después de cumplir con un duelo de suspensión, también consecuencia de la doble tarjeta amarilla que vio en la Final anterior ante Tigres; Universidad Nacional no tendrá pretextos para conseguir un triunfo, el primero de la temporada, el que marque la pauta por el resto de la campaña: "Es un comienzo de año especial, en el que nos toca enfrentar dos torneos (Liga y Libertadores); queremos competir en ambos", dice Alex.

En cuanto a los refuerzos, Memo Vázquez y su cuerpo técnico podrá echar mano de Hibert Ruiz y Mathías Vidangossy, que ya debutó ante Rayados vestido de auriazul y Luis Quiñones sigue siendo un enigma, pues la directiva de Antonio Sancho no ha comunicado si su transfer internacional ya llegó a las manos de la Liga MX; a Francisco Meza, por su parte, le resta cumplir un duelo más de suspensión, situación que acarrea del futbol colombiano (llegó de Independiente de Santa Fe).

Así, con la obligación de brindarle una satisfacción a su gente, Pumas saltará este mediodía al terreno de juego, y no solo eso, lo hará a la espera de que su desempeño, y de paso su nuevo uniforme, sean del agrado de una tribuna de paladar exquisito en lo que respecta a su club. El escenario es inmejorable para una victoria y así comenzar a cimentar éxitos futuros e inmediatos.