De paso por CU

Desde el más reciente título de Pumas, en el Clausura 2011, seis jugadores han pasado por las filas del club con un mes de estancia; Vidangossy se perfila para engrosar la lista

Emanuel Villa, Ariel Nahuelpán y Mathías Vidangossy
Emanuel Villa, Ariel Nahuelpán y Mathías Vidangossy (Mexsport)

Ciudad de México

Aunque el Clausura 2016 todavía no llega a su fin, ya hay conclusiones tangibles en Pumas. Una de ellas se ubica con uno de los refuerzos que arribaron al Pedregal para este torneo. Mathías, Vidangossy, chileno proveniente de Jaguares de Chiapas, a préstamo, por seis meses, parece haber finalizado su estadía en la capital, toda vez que su presencia fue mínima en el certamen local y también en la Copa Libertadores.

Como otros seis futbolistas, desde el último título de Pumas –Clausura 2011–, Vidangossy parece destinado a sufrir las consecuencias de un fichaje que no funcionó y al parecer la directiva azul y oro, avalada con la determinación del cuerpo técnico, prescindiría del andino al término del semestre. Mathías se había convertido en el tercer chileno en la plantilla de Universidad en torneos cortos.

Como el atacante, Emanuel Villa llegó a Pumas para reforzar el aparato ofensivo, pero en el Apertura 2012. El Tito arribó para ser estelar en la nómina del escuadrón felino, pero la escasa actividad y lesiones musculares le impidieron ser referente; al finalizar ese certamen, emprendió camino para reforzar a Tigres. La directiva que encabezaba Alberto García Aspe había desembolsado algunos millones por los servicios de un delantero que solo marcó tres goles en 13 duelos.

Apenas unos meses después, ya iniciado el Clausura 2013, Juan Pablo Rodríguez, proveniente de All Boys de Argentina, aterrizó en el estadio Olímpico, para engrosar las variantes de la ofensiva. Siete cotejos después y 148 minutos en el terreno de juego, comprobaron que la apuesta había sido en vano. El charrúa abandonó la Ciudad de México para retornar al balompié pampero, y enrolarse con Gimnasia y Esgrima.

El Apertura 2013, por partida doble, la dirigencia invirtió para retocar su ofensiva, una vez más, y llegaron Ariel Nahuelpán, del futbol ecuatoriano y el juvenil nacional, Cándido Ramírez, que había dejado Santos Laguna para probarse en CU. Ambos fracasaron en su intento por hacerse de un sitio en la oncena de Antonio Torres Servín. Nahuelpán disputó más de 15 compromisos y mojó dos veces, mientras que Cándido, sin aporte de ataque, entró casi siempre de cambio a la cancha.

Pese a que estas fórmulas equivocadas se redujeron desde la llegada de Antonio Sancho y Guillermo Vázquez, en el Apertura 2014, a consecuencia de la administración anterior, Francisco Dutari, defensor argentino, integró el plantel de Pumas. Lesiones y bajas de juego le impidieron formar parte del primer equipo, con el que solo logró disputar un par de encuentros. Dejó a Universidad al final de aquella aventura.

Como Vidangossy, hace un año, con cartel de jugador desequilibrante, Jonathan Ramis llegó junto a Gerardo Alcoba, este último a préstamo y el primero por compra definitiva. Arribaron de Liga de Quito, de Ecuador. El correr de las semanas dejaron en claro que el atacante no contaba con las credenciales necesarias para hacerse de un lugar en la alineación de Pumas. Con una docena de partidos y sin estrenarse en el arco enemigo, dejó el Pedregal.

CON ESTADÍA FUGAZ