Pablo en busca de Barrera

El mediocampista espera recuperar el tiempo perdido fuera de CU y vuelve a casa después de seis años de deambular entre Europa, Cruz Azul y Monterrey; desea una nueva victoria

Pablo Barrera posa contento en el Olímpico de CU
Pablo Barrera posa contento en el Olímpico de CU (Iván López )

Ciudad de México

Asegura la letra de la canción "Las simples cosas", de Chavela Vargas: "Uno siempre vuelve a los lugares donde amó la vida", y esta teoría la cumple al pie de la letra Pablo Barrera, refuerzo de Pumas, que retornó a la institución luego de seis años fuera de ella. El mediocampista regresó al que considera su hogar para reencontrarse con viejos conocidos y también, esperando hallar en Ciudad Universitaria el nivel de antaño.

"En cuanto recibí la llamada para poder volver a Pumas, no lo pensé dos veces. Aquí me formé, tuve la oportunidad de debutar, de vivir un Mundial", señala Barrera, que después de la pasada final con Monterrey, buscó cabida fuera de Rayados. La intención de Pablo es clara: "quiero volver a triunfar aquí".

Una de las claves para que Pablo Barrera regresara a Pumas fue la aprobación de Francisco Palencia, quien lo conoce de hace mucho tiempo, con quien coincidió en la cancha; con Paco, el mediocampista se siente en deuda y esto sirve como un aliciente más para tratar de dar lo mejor de sí; al hablar en primera persona, el '8' reitera la importancia de no fallarle, en general, a la institución que lo vio nacer como profesional.

"A Paco lo tuve como compañero, siendo futbolista, y ahora es mi entrenador. Lo conozco bien. Siempre se ha portado increíble conmigo. Tanto a Palencia como a la directiva, les agradezco la confianza para que yo pudiera regresar aquí, y deseo retribuir lo que ellos me han dado, pero con un buen rendimiento en el grupo. Pumas es mi prioridad, quiero ser importante, sumar minutos", aseguró Barrera.

ORGULLO DE TLALNE

Esther Acosta, madre de Pablo, fue la cómplice perfecta para que el mediocampista diera sus primeros pasos. Barrera nació y creció en Tlalnepantla, Estado de México, combinando la necesidad de su familia y las ganas por sobresalir en un deporte que le apasiona; de niño, por la televisión veía a Cuauhtémoc Blanco, e intentaba imitarlo. En 2010, jugó junto a él la Copa del Mundo por México.

Destacó por su desequilibrio, velocidad y golpeo de balón. En CU, ascendió como la espuma, consumió categorías a la misma rapidez con la que conducía la pelota, y aunque, ya de profesional, el futbol le deparó ciertos altibajos, ahora, de regreso en casa, los que mejor le conocen le auguran el éxito. "Seguramente tendrá la oportunidad de volver a ser el de antes", relata Miguel España, técnico que lo debutó en Primera División (2005)... Suceda o no, Barrera no dejará de ser el orgullo de su barrio y menos, de doña Esther.

SEGUNDA GRAN PRUEBA

Sin embargo, muy pronto, a Barrera se le cruza en el camino un duelo que no desea perderse, ante un rival, por si fuera poco, de historia y mitos: Cruz Azul, uno de sus ex equipos, el que lo regresó de Europa en 2012. Ahora, Pablo espera resarcir los daños con una destacada actuación y un triunfo este sábado.

"Trataré de ayudar al equipo en todo lo que pueda, pero no hay nada como el triunfo, eso será lo único que valga cuando termine el partido. Sería una bonita recompensa en un duelo tan importante; allá dejé buenos amigos, recuerdos de todo tipo, pero siempre tratas de quedarte con lo positivo. Cruz Azul será el rival de este fin de semana y como tal, espero vencerlo".

En La Noria, Pablo Barrera permaneció por tres años, donde formó parte de las plantillas que consiguieron la Copa Mx (Clausura 2013) y el título de la Concachampions en 2014, que llevó a Cruz Azul a disputar el Mundial de Clubes, pero su nivel distó mucho de lo que mostró en sus inicios con Pumas, por lo que acepta su deuda celeste: "Cruz Azul es una institución en la que se le da todo al jugador, en la que los resultados tienen que ser inmediatos".

De La Máquina espera poco, Barrera no se fija en detalles y dice no necesitar un recibimiento decoroso en el estadio Azul, ese recinto que no logró conquistar: "Yo iré pensando en ganar. La obligación de este sábado es salir del Azul con los tres puntos".