Nicolás Castillo, el ariete más certero en Pumas

En un año en Ciudad Universitaria, el chileno ya se ha convertido en el centro delantero con mejor cuota anotadora, en torneos cortos; dejó atrás las marcas de Solari y Olalde

Nicolás Castillo
Nicolás Castillo (Imago7)

Ciudad de México

Innumerables lesiones de tobillo, incluidas recaídas y ciertas bajas de nivel, no han sido suficientes para mermar la capacidad de Nicolás Castillo de cara al arco enemigo. En un año dentro del futbol mexicano y en las filas de Pumas, el ariete chileno apenas ha podido disputar 21 encuentros de Liga de los 35 posibles… Sin embargo, la escasa continuidad no ha mermado su permanente idilio con las redes enemigas. Hasta ahora, registra 15 dianas, con una efectividad del 71%, superior a las cifras que en su momento consiguieron delanteros que dejaron huella en el club, como Esteban Solari, Jesús Olalde o Bruno Marioni.

En su primer semestre en México, el que mayor actividad hasta ahora ha registrado, Castillo sumó once apariciones y ocho tantos. Nico jugó como titular en diez ocasiones y se ausentó en dos etapas: en la segunda jornada, ante Cruz Azul, además de marcar el gol del triunfo (1-0), se fue expulsado, ausentándose del duelo posterior; hasta la fecha once, ante el América, el andino registraba sus ocho dianas, pero a partir de entonces, se ausentaría por más de cinco semanas, acusando recibo de una lesión en el tobillo derecho. De hecho, en la derrota ante Las Águilas, el propio atacante confesaría que: “Jugué infiltrado” y aún así marcó doblete (2-3 en CU).

La ausencia de Nico, aunada a la de Pablo Barrera, colocaría a Pumas en dificultades mayúsculas, sumando varias derrotas a cuestas. Castillo volvería para la fecha 15, cuando en el Pedregal, Universidad sucumbía por 0-2 ante Veracruz, era el resultado que menos esperaban y les favorecía para sus aspiraciones a la Liguilla. El chileno entró al 45’, pero al 90’ se marchó expulsado por una entrada por detrás hacia Egidio Arévalo. La debacle estaba prácticamente consumada. La última jornada, ante el Puebla, de nuevo en casa, el delantero retomaría la actividad, pero sin éxito para marcar diferencia y consumando la eliminación del equipo de la Liguilla.

El receso de verano traería consigo una nueva desilusión. Castillo había sido tomado en cuenta para formar parte de la nómina chilena de cara a la Copa Confederaciones de Rusia, pero resentirse una vez más de la lesión que mantenía simplemente al margen del tobillo, le impidió integrar la lista definitiva para disputar el torneo. Al reinicio de la Liga, a mediados de julio, Nico estaba de vuelta para ser considerado de lleno en Pumas y una vez más, volvería a ser indispensable para Francisco Palencia, entonces entrenador del conjunto auriazul. En las primeras seis fechas, hasta el despido de Paco, el sudamericano había conseguido cinco dianas, influyendo en dos triunfos directos.

Se dijo que Castillo fue uno de los principales opositores a la salida de Palencia, entrenador que le trajo a México y que le permitía cierto tipo de libertades, que Nico retribuía en alto rendimiento. Fue desde el cese de Paco, que el ariete parecía haber perdido el interés por jugar en Pumas, esto sin mencionar el desfile de entrenadores como Sergio Egea y David Patiño; se ausentó de la séptima fecha del Apertura 2017 debido a molestias musculares, retornó para la octava, ante Tijuana, pero se fue en ceros… De ahí, no volvería sino hasta la jornada 12, frente al Cruz Azul, debido a la lesión del tobillo. En CU se comentaba que preparaban su salida.

Ya estaba David Patiño al frente de la nave, cuando Castillo vivía un melodrama aparte. En la fecha 15, ante Puebla y protagonizando una nueva expulsión, dentro de los ocho minutos que ingresó al terreno de juego, Nico vivió sus últimos instantes del semestre anterior. La historia tomaba tintes de despedida anunciada; sin embargo, ya con Pumas eliminado de nuevo de Liguilla, a finales de noviembre, el chileno viajó a Portugal, para operarse, por fin, de la fractura prolongada. La intención, trascendía, era permanecer en México, recuperar el nivel y ser fundamental en el repunte de Universidad Nacional.

En el receso invernal poco se dijo de una posible salida de Nico, lo que quedaba claro, desde que llegó, es que al mercado nacional no saldría, como el propio Rodrigo Ares de Parga ya lo había anunciado en su momento. Patiño se encargó de traer refuerzos acordes a las necesidades de Pumas y con ello llegaron Alejandro Arribas, Yuber Asprilla y Matías Alustiza, este último, pensado en ser un complemento para Castillo y es que en lo futbolístico, más allá de lesiones e indisciplinas, el chileno había carecido de un socio que le ayudara a generar producción en ofensiva y con ello, que su mejor versión apareciera. “Nos entenderemos bien”, dijo el argentino.
Han pasado los primeros 90 minutos del Clausura 2018, el tercer torneo de Nico en México, el certamen en el que Pumas, acorde a su historia y discurso reciente, tiene que volver a los primeros planos y con ello, ya hay conclusiones tangibles. A pesar de no jugar juntos todo el partido (Matías ingresó al 45’), quedó claro que la dupla Alustiza-Castillo brindará dividendos a Universidad Nacional y también, que el andino se ha recuperado de toda dolencia o problema físico. Ante Pachuca logró un rendimiento muy alto y no solo eso, condujo al equipo a un resultado invaluable, sumando dos goles más a su cuenta, incrementando sus números.

“Siento una gran felicidad por el equipo, remontaron un resultado adverso en una cancha complicadísima; es mérito total de los jugadores. Se mantuvo la estabilidad emocional, luego de un primer tiempo en el que nos vimos ampliamente superados”, dijo David Patiño después del encuentro de la fecha inaugural. “Estoy feliz por los tres puntos que nos llevamos a casa; el primer gol de Nico, el del 2-1, nos brindó la esperanza de que podíamos lograr un mejor resultado y gracias a la insistencia de todos, lo logramos. Creo que haciendo las cosas de esta manera, recuperaremos la esencia de Pumas”, refirió Alustiza.

Hoy, Nico cuenta con el respaldo de un plantel armado a su favor, pensado en que a él le genere la mayor cantidad de opciones posibles, así como el aval de una estadística que indica la ferocidad  y temple con el que Castillo cuenta. Con 21 encuentros y 15 anotaciones, ya es el mejor nueve para Pumas en torneos cortos, así lo indica su historial, que aunque breve, contundente en la efectividad para marcar goles. Ahora, la labor del andino será seguir incrementando sus estadísticas y con ello, colaborar en pro de los universitarios; la misión es retornar a Universidad Nacional a pelear por el título y al menos por ahora, parece contar con argumentos.

LOS ÚLTIMOS NUEVES


NOMBRE                             J          G         EFECT.
Nicolás Castillo                   21       15       71%
Esteban Solari                      40       25       62%   
Jesús Olalde                         86       49       56%   
Bruno Marioni                     57       27       47%
Eduardo Herrera                  151     40       27%   
Dante López                         181     34       18%                          

*Solo son números de Liga y Liguilla en torneos cortos.

DURANTE LA PRIMERA FECHA


CATEGORÍA                       RESULTADO                       ENTRENADOR
Primera División                 Pachuca 2-3 Pumas             David Patiño
Liga Femenil                        Cruz Azul 1-0 Pumas          Ileana Dávila
Segunda División                Pumas            2-2 Real Zamora     Ismael Íñiguez                     
En Sub 20                             Pachuca 2-0 Pumas             Israel López             
En Sub 17                             Pachuca 1-1 Pumas             Jordi Almirall
En Sub 15                             Pumas 2-0 Tijuana              Hugo García