La dependencia de Pumas por Nicolás Castillo

Tal como en el torneo anterior, parece que el chileno cargará con la responsabilidad de convertir goles y sumar puntos a favor de Universidad.

Nicolás Castillo, delantero de Pumas
Nicolás Castillo, delantero de Pumas (Imago7)

Ciudad de México

Nicolás Castillo es sinónimo de gol para Pumas. Eso lo ha dejado claro el delantero chileno en los escasos meses que lleva con Universidad Nacional. Del Clausura 2017 y el penúltimo lugar que ocupó el equipo del Pedregal en la clasificación general, las actuaciones del andino fueron lo más destacado, tanto así que sus ocho anotaciones lo ubicaron entre los máximos referentes del torneo, aun ausentándose en las jornadas finales del semestre. Ocho tantos le hicieron de un sitio en el cariño de su afición.

Sin embargo, su rendimiento, pese a que parece que se mantendrá óptimo, también marca un detrimento relevante para Pumas. Universidad, a lo largo del CL17, dependió al máximo de lo que podía conseguir su centro delantero en el marcador y el área rival.

Las ocho anotaciones de Castillo equivalieron a 45% de las 18 que totalizó la oncena de Paco Palencia, además de que el robusto atacante se hizo presente en tres de las cinco victorias que los del Olímpico de CU consiguieron en dicho certamen, consumando puntos a favor.

Nico Castillo participó en 11 encuentros en su primer torneo en México, sumando ocho dianas, con un promedio de 0.72 por juego, pero ni sus sobresalientes números ayudaron a Pumas a lograr un boleto a la Liguilla, pues una lesión en el tobillo derecho, que lo mantuvo fuera de las canchas un largo periodo, evitó que tuviera minutos en el cierre del semestre; aunado a ello, sumó un par de suspensiones que mermaron su actividad en momentos cruciales para su equipo. Universidad generó una dependencia absoluta de su referente en ataque. De hecho, de las 11 ocasiones que Nico saltó al terreno de juego con los universitarios, en cinco de las seis veces que no se hizo presente en el marcador, Pumas sucumbió ante el rival en turno; la otra ocasión que no mojó, los felinos empataron por la mínima ante Pachuca. Solo ante Tijuana y América, el esfuerzo de Castillo resultó insuficiente.

Contra los fronterizos, su doblete solo valió para el empate a tres, mientras que frente a las Águilas, de nuevo un doblete, sirvió para aminorar la cuenta (2-3). Hoy, pese a los refuerzos del club y el esfuerzo de la directiva por armar un mejor aparato ofensivo, pareciera que la responsabilidad de los goles sigue recayendo en Castillo, que por si fuera poco, ya le dio a Pumas sus primeros tres puntos en el Apertura 2017, ante Pachuca y con una solitaria rúbrica en CU.

Y si bien Nico ha demostrado tener un amplio repertorio de recursos para responder ante la presión. De los argumentos hasta ahora expuestos por Castillo, se puede hablar de un delantero dependiente de balones, que necesita que le acerquen la pelota, pues su hábitat en el que mejor se desarrolla es el área enemiga. Ahí es letal.

De los 11 tantos que Nico ha completado, nueve han sido dentro de la intimidad del rival, siempre a un toque, ya sea con voleas impensables o bien, con cabezazos contundentes; en lo que va del Apertura 2017, el chileno también dejó claro que la potencia le sirve para colocar el esférico con técnica y a balón parado. Nicolás Castillo requiere del respaldo de los suyos para seguir aportando, para potencializar sus virtudes; el dilema para Palencia y Pumas es que, al parecer, el arranque de su ataque ha sido aletargado.

De sus refuerzos, Mauro Formica apenas ha trabajado a la par de la plantilla y será complicado que tenga participación ante el Atlas, esta jornada, mientras Joffre Guerrón, que viene de varios meses de inactividad, va retomando poco a poco su nivel.

En cuanto al aporte de La Cantera, en ataque destaca la presencia del juvenil Bryan Figueroa, un media punta que tiene a cargarse a las bandas, donde es desequilibrante y ya dio prueba de ello ante Pachuca; esta jornada podría reaparecer Jesús Gallardo, que estaba concentrado con la selección mexicana que disputaba la Copa Oro. Este último es un extremo izquierdo de muchísima velocidad.