La evolución de Britos

A más de dos años de su llegada al Pedregal, el uruguayo su primer triplete este domingo; en el nuevo esquema de Pumas, los goles serán su responsabilidad en CU

Matías Britos
Matías Britos (Imago7)

Ciudad de México

A mediados de junio de 2014, la directiva de Pumas anunciaba la salida de Martín Bravo, su goleador y la llegada de Matías Britos, un futbolista que hasta entonces había mostrado un desempeño destacado con La Fiera, pero siempre siendo comparsa de una orquesta en la que Mauro Boselli era la voz principal;atacante que funcionaba como mediapunta y a veces pegado a la banda izquierda, con gol y recurrente en jugadas de sacrificio, ese era el charrúa.

Brito llegó a Ciudad Universitaria, pese a todo, en un mar de dudas, plagado de cuestionamientos y con la sensación desoladora de los fanáticos puma, por la ausencia de su máximo anotador por aquel entonces. En su conferencia de prensa, al lado de Eduardo Herrera, que volvía a la institución, se le preguntó de todo, pero no se pudieron evitar las comparaciones con Bravo, que recalaba en León; “Yo vengo a hacer mi historia”, decía Matías ante los micrófonos.

El primer semestre fue duro. Las primeras cuatro jornadas del Apertura 2014 las jugó con asiduidad, pero a partir de entonces, las molestias en las cervicales comenzaron a ser recurrentes. Se avecinaba lo más complejo: una operación y el uso de una prótesis para poder mantenerse en activo. Después de la cuarta fecha, ya con Memo Vázquez como entrenador, sumó 89 minutos repartidos en cinco encuentros.

En octubre de ese año, se internó en el quirófano; la paciencia de una afición que aún no disfrutaba de su futbol y los goles que todavía no habían llegado, así como la desesperación propia, ante la falta de referentes, incrementaron la presión sobre Britos. Su segundo semestre como universitario vivió una revancha a medias. Comenzó a tener actividad hasta febrero, precisamente contra León, vio acción ocho minutos.

Con el torneo en marcha, e ingresando como relevo, alternando a veces con la Sub 20, Matías recuperó la confianza. Cerró el Clausura 2015 como titular, con cuatro anotaciones en su cuenta y un pendiente por cumplir al semestre posterior. Para entonces, se había ganado el respeto de su afición. Lo mejor estaba por venir. En el AP15, Memo Vázquez lo utilizó como mediapunta, y ahí se acopló a la perfección con Ismael Sosa por la derecha, Fidel Martínez por la izquierda y Eduardo Herrera como eje de ataque.

Siete goles en 23 encuentros, entre Liga y Liguilla; tres asistencias y más de mil 500 minutos en la cancha, resumieron la mejor campaña de Britos Cardoso como elemento de Pumas. El subcampeonato en Liga, aunado a la calificación a la Libertadores y Concachampions para los siguientes meses, la conclusión de un torneo para recordar. “En los siguientes meses tenemos que apostar por ganar todos las competencias que nos toque enfrentar”, dijo a inicios del 2016.

Si bien el primer semestre fue complicado, y aunque destacó en la Copa Libertadores, en el certamen local Britos alternó por disposición técnica. Cerró la gestión de Vázquez empleándose hasta como contención. La entrega, la determinación y la voz de mando, fue sus principales cualidades para ser ubicado al lado de Alejandro Castro y Javier Cortés en un 4-3-3. Pero su contantes movilidad le devolvió un papel en el ataque.

ALIADO DE PACO
Britos es de los futbolistas que mayor comunicación tiene con Palencia durante los partidos. Pese a que se identificaba con la forma de juego de su antiguo timonel, Matías ha sido uno de los principales pilares positivos en el cuadro de Paco. Hasta el pasado domingo, antes de saltar a la cancha, con Pumas no había jugado como el encargado de conseguir los goles. Fue la baja de nivel de Eduardo Herrera la que le abrió el panorama en este puesto.

Y contrario a lo que podía pensarse, y las dudas, las mismas de su llegada, mostró pegada. Britos se metió entre los centrales, desquició al joven César Montes y acabó con la paciencia de José Basanta. Matías marcó tres goles ante la ausencia del encarado y especialista en esta zona. La apuesta le funcionó a Palencia, pero sobre todo al uruguayo, que, al parecer, se mantendrá en este puesto, por lo menos por otro fin de semana.


Tabla (1)
SUS NÚMEROS
TORNEO                 J          MIN.   GOLES
Apertura 2016          6        525      3
Clausura 2016          14       932      4
Apertura 2015          23       1,648   7