"Deseo ser un referente en Pumas": Van Rankin

El futbolista mexicano no se achica frente al reto de convertirse en un futbolista relevante; hoy es el tercer capitán

Josecarlos Van Rankin, jugador de Pumas
Josecarlos Van Rankin, jugador de Pumas (Mexsport)

Ciudad de México

Habría que retornar hasta mediados del 2002, cuando el primer equipo vivía en bonanza y la comunión con su gente era sumamente especial, pues tenían a Hugo Sánchez en el banquillo, para conocer la historia de Josecarlos Van Rankin con Pumas.

En una de las múltiples visorias que realizaba la gestión de fuerzas básicas, un muchacho delgado y tímido fue seleccionado por su técnica individual y tenencia del balón. Era un mediocampista de contención y prospecto a seguir del club.

"Desde los nueve años llegué aquí, recuerdo perfecto aquel día; éramos muchísimos niños. El ascenso, el camino ha sido muy complicado hasta hoy, pero hay que ser constante para estar ahí y pelear por un puesto, no ha sido fácil. Disfrutas lo que haces, sin duda, pero no puedes confiarte. Aquí nadie tiene un sitio seguro. He tenido altibajos, como todos, pero la mayoría de los entrenadores que he tenido en Pumas me han dado minutos. Deseo seguir creciendo en mi equipo, ser alguien importante".

Si bien empezó su trayectoria como un mediocampista defensivo, las necesidades de los equipos filiales de Pumas, así como sus cualidades, lo ubicaron pronto en un puesto diferente, de mayor vértigo y riesgo, como lateral por derecha, una posición compleja en Universidad: "En cualquiera de las dos posiciones que he jugado y en la que me pongan, me siento bien; de chico me desarrollé como contención y fue a partir de la Sub 20 de Pumas que comencé a desempeñarme como lateral. Es un proceso que me tocó vivir y adaptarme".

Van Rankin ha sido centro de críticas por distintas situaciones que han apremiado y se han acrecentado recientemente. El estilo y rapidez que exige Palencia a la hora de atacar al rival en turno, va en detrimento con las labores defensivas de su cuadro bajo, donde Josecarlos ha pagado por ciertas desconcentraciones, pero también, afianzándose como inamovible: "He encontrado estabilidad en mi puesto, Paco es un entrenador que tiene manejo de grupo, que sabe acercarse al jugador. Creo que nos va a ir muy bien, espero que estemos peleando por la Liguilla y el campeonato”.

En cuanto al presente del club, no ha sido el rendimiento que la afición esperaba de Pumas. La presión se ha incrementado para Francisco Palencia, pues a su mando, el equipo parece no encontrar el ritmo necesario para disputar los primeros puestos; sin embargo, dentro de la plantilla piensan lo contrario, no pierden la fe de que el repunte llegue tarde o temprano y que, una vez más, retornen los óptimos resultados en el Pedregal. A consideración de Josecarlos Van Rankin, tercer capitán del equipo,

Universidad no dilatará en cosechar mejores dividendos. “Es un difícil comienzo el que hemos tenido, pero yo creo que el equipo ha mantenido ciertos valores, como el orden defensivo, situación fundamental para pensar que nos irá mejor en cuestión de algunas jornadas. Ahora viene Lobos BUAP y será una buena prueba para saber hasta dónde podemos hacer mejor las cosas”, comentó en entrevista con La Afición , de cara a la cuarta jornada del AP17 . 

SU GRAN PENDIENTE

Los comienzos de Van Rankin fueron de la mano de varias convocatorias a selecciones mexicanas con límite de edad; con estos combinados, Josecarlos figuraba como uno de los posibles elementos que serían parte de la columna vertebral del Tri de los Juegos Olímpicos de Río el año pasado, pero una baja de nivel y la poca confianza del mismo Raúl Potro Gutiérrez, el estratega nacional, le mermaron de disputar esta justa. Hoy, a la distancia de un recuerdo complicado, esto despertó un sentimiento distinto, una revancha.

“Claro que pienso en la selección, cómo no hacerlo, es una meta, una aspiración. Viví un trago amargo con el proceso de los Juegos Olímpicos, al quedarme tan cerca y tan lejos de aquel torneo. Quizás no atravesaba por un buen momento futbolístico, eso lo tengo claro, pero sí te genera malestar y más que eso, la necesidad de volverte a construir una posibilidad similar. Ahora pienso de esta manera”.