Ileana Dávila hace historia en Pumas en el equipo femenil

Desde el banquillo de Pumas Femenil y la categoría 2006 de varones, Ileana Dávila tiene una historia de esfuerzo, sacrificios y éxitos; Universidad le abrió las puertas y la impulsa 

Ciudad de México

El futbol tiene distintos tipos de personajes y entre muchos, existe una clase que se distingue del resto, pues sin importar las adversidades o la lógica, sobresalen del resto por su tenacidad y capacidad para sortear los escenarios no favorables... Ileana Dávila es una de estos ejemplos. Hace menos de un año, tenía la esperanza de consolidar sueños que parecían imposibles, que hoy, son parte de su día a día. Se trata de la primera entrenadora en cualquier categoría para Pumas y además, de la responsable del cuadro femenil de Universidad Nacional.

Ileana eligió al futbol como su deporte predilecto y desde muy joven se decantó por perfeccionar sus conocimientos, en pro de prepararse; quería destacar… ¿Su profesión? Entrenador profesional. Meses atrás, llegó convencida de que las barreras están para romperse y tocó, literalmente, las puertas de Pumas, un equipo con el que se identifica, para pedir una oportunidad, pero no como estratega: “Me entrevisté con Rodrigo Ares de Parga (Presidente del club) y le dije que quería ser utilera del primer equipo, para vivir de cerca la experiencia. Primero se sorprendió y después me dijo que estaba loca (Risas)”, comenta.

“Mis niños y las chavas son dos equipos totalmente diferentes y estoy feliz de poder aprender con ellos, de estar a su cargo”


Pero le dieron la oportunidad, y no en la utilería del escuadrón estelar, sí, de comenzar a escribir su historia en los banquillos, por lo que a inicios de este 2017, al frente de la categoría 2006, Ileana comenzó su trayectoria como DT. Formando el carácter de jovencitos y ayudándolos en su desarrollo futbolístico, Dávila se siente plena, en su hábitat: “Estoy muy contenta y agradecida; tengo a mi cargo a un grupo de chicos muy despiertos, con hambre e ilusión y lo contagian”.

Y bien dicen los que saben, que no existen las coincidencias, que hay que estar en el lugar exacto y en el momento preciso… E Ileana lo estuvo. Tenía poco de haber sido nombrada la responsable de la categoría más joven de La Cantera, cuando en el futbol mexicano de Primera División se aprobó el proyecto de la Liga Femenil, lo que implicaba que la mayoría de los 18 implicados en el máximo circuito, tendrían una escuadra alterna de mujeres. Dávila sería la elegida para darle forma desde el área técnica a este conjunto.

“Mis niños y las chavas son dos equipos totalmente diferentes y estoy feliz de poder aprender con ellos, de estar a su cargo y con ello seguirme preparando de su mano y esperando que por supuesto, obtengamos resultados importantes en ambos conjuntos y que con ello lleguen más cosas positivas. Esto es lo que amo y me divierto muchísimo haciéndolo. Soy muy afortunada por estar aquí”, reveló en entrevista con La Afición.

Y no, no ha sido una casualidad. Ileana, de 42 años, ha forjado una vida ligada al balompié y aunque no lo ejerció de manera profesional como jugadora, sí ha comenzado de inmejorable manera en el timón de Pumas: “Estudié y me titulé en la escuela para entrenadores de la Federación Mexicana de Futbol y después estuve buscando la oportunidad que ahora, gracias a Dios, tengo. Daba clases en universidades, pero lo que quería era esto, y estoy muy agradecida”. 

De trato sumamente amable, fluidez al hablar y las metas bien claras, Ileana analiza el futuro inmediato de sus chicas, pues en un mes y un día, Pumas Femenil abrirá el telón de la Liga de damas a nivel profesional, frente a las Tuzas del Pachuca; Dávila considera que las semanas le han servido a su grupo y es consciente de que, como al primer equipo las auriazules deben refrendar su historia en el terreno de juego… Al límite de la cancha, ella hará lo propio.

"Le pido a la afición de Universidad que nos apoyen, que nos vean jugar y que se den cuenta de que el equipo femenil juega con el corazón”


“Estamos trabajando muy duro, seguimos en la búsqueda de talento, porque tenemos una base, pero no podemos descartar a nadie; aquí, todas las chicas tendrán una oportunidad. Me ilusiona que son muchachas que se entregan siempre, todos los días, en todos los entrenamientos; le pido a la afición de Universidad que nos apoyen, que nos vean jugar y que se den cuenta de que el equipo femenil juega con el corazón, ese me gustaría que fuera el sello”.

REIVINDICAR LA IMAGEN

A inicios de mayo pasado, en el torneo de la Copa Femenil que se organizó en las instalaciones de la FMF, en Toluca, Pumas e Ileana Dávila tuvieron oportunidad de vivir de cerca la exigencia que se necesita en el alto rendimiento y se enfrentaron a rivales complejos, quedando lejos de los puestos de honor: “Fue un torneo complicado, empezamos venciendo a Tigres por 4-1, pero después llegaron rivales como América, con Leo Cuellar en el banquillo y toda su experiencia, que nos hizo ver mal (quedaron 5-1) y cerramos contra Monterrey (2-4). Deseo que podamos revertir esa imagen”, considera la estratega.