La heredera del gafete en Pumas

Deneva Cagigas es la referencia inmediata del cuadro universitario Femenil, la extensión de Ileana Dávila, su entrenadora, sobre el terreno de juego, además de que funge como la líder de esta camada 

Deneva Cagigas, capitana de Pumas
Deneva Cagigas, capitana de Pumas (Imago7 / Iván López)

Ciudad de México

Portar la cinta de capitán en cualquier equipo, es una encomienda de altos vuelos, una situación que no es apta para cualquiera. En Pumas, mencionar de los líderes que llevaron el gafete es hacerlo de futbolistas icónicos, de elementos que trascendieron de la cancha y se convirtieron en referencia para la tribuna; a sus ejemplos de entrega, en la mayoría de los casos, también les acompañó el éxito deportivo… Se pueden enumerar a los hombres que fueron imagen de esto: Darío Verón, Joaquín Beltrán, Claudio Suárez, entre otros.

Pero en la escuadra femenil de Universidad, también hay una encargada de esta encomienda. Su nombre es Deneva Cagigas, de 22 años y una imagen fuera del campo, que contrasta con la que emplea dentro del terreno de juego. Se trata de una defensa central, que emulando a sus ejemplos en el equipo varonil, pone enjundia y sacrificio para posicionar a Universidad en el mejor escenario posible. Así lo demostró en su debut contra Pachuca, remando contracorriente.

El duelo ante las Tuzas no fue sencillo. Los primeros 45 minutos parecían indicar que Pumas tendría posibilidades, en caso de apretar, de consumar un inmejorable primer triunfo, pero las locales en el Hidalgo salieron con el cuchillo entre los dientes para el complemento, consiguieron la cohesión necesaria entre líneas y lo reflejaron en el marcador. Las azul y oro cayeron por marcador de 3-0, pero en cada embate, en cada tanto en contra, se apreciaba la figura de Deneva alentando a las suyas, pidiendo concentración y tomando indicaciones de Ileana Dávila, su técnica.

No es nuevo este comportamiento profesional. Cagigas ha crecido futbolísticamente entre el rigor y disciplina que solicita el futbol y la pasión por desarrollar este deporte. Hace algunos años, en cierta ocasión defendió los colores de un seleccionado azteca inferior; también ha participado varias veces en la Olimpiada Nacional, donde destacó al ganar la medalla de Oro con Quintana Roo en 2013 y 2014 en la categoría Juvenil Superior Sub 20 en etapas regionales y fue destacando en este escuadrón que arribó a CU.

Hoy, la herencia del gafete de capitán parecer haber recalado en la jugadora indicada, al menos en su fervor con el que defiende los colores de Universidad. Sin duda, será un torneo complicado. El equipo que dirige Dávila requiere de ciertas mejoras para pensar que puede contender por el campeonato del primer torneo femenil en México, así lo detalló la propia entrenadora después del duelo ante Pachuca: “Vamos a dejar el alma y el corazón en cada partido, no podemos hacer otra cosa, ese es el sello de Pumas y lo replicaremos”.

En cuanto a lo que respecta a la cancha, Dávila sabe que cuenta con un buen plantel, competitivo y ha dejado en Deneva la responsabilidad de conducir a sus compañeras; si una imagen se repetía en el estadio Hidalgo, era la constante comunicación de la directora técnica con su zaguera; en el primer lapso, al parecer con mayor soltura, Cagigas comandó una línea de tres defensas, en la que ella la líbero, la encargada de darle salida al juego, pero en el complemento y ante el asedio enemigo, cambión a cuatro en el fondo: “Queríamos recuperar la pelota y la tranquilidad”, comentó Ileana en conferencia.

La realidad parece indicar que no será un certamen de debut sencillo para Universidad. Tendrán que hacerse fuertes en casa, en La Cantera, donde disputarán sus juegos y sobre todo, rescatando los aspectos positivos, como la constante garra de Deneva, la referencia inmediata de Pumas Femenil para el Apertura 2017: “Trataremos de darle vuelta a la página, de sumar en casa y no rezagarnos en nuestro grupo”, consideró la estratega, que prevé un mejor desempeño ante Toluca, su más cercano rival.

PLANTEL MODESTO
Contrario a otras nóminas, Pumas Femenil cuenta con un armado de plantel modesto, sin grandes estrellas ni gente de experiencia internacional, pero sí, con jóvenes como Deneva, que surgen desde abajo y con la intención de ganarse un puesto a base de argumentos en la grama. El certamen no será sencillo para ellas, pero como ocurre con cualquier combinado universitario, sus integrantes tendrán que apelar a la esencia histórica de este club, para pelear por el campeonato.