El estilo Palencia

En los primeros dos encuentros del AP16, Pumas ha quedado a deber en cuanto a poderío ofensivo y cohesión de líneas; Paco reconoce el malestar

Francisco Palencia, entrenador de Pumas
Francisco Palencia, entrenador de Pumas (Imago7)

Ciudad de México

Con 180 minutos disputados en el Apertura 2016, Pumas ha dejado ver un poco del estilo de Francisco Palencia. Más allá de los aspavientos constantes, de los gritos que el timonel produce desde el banquillo y las interminables poses o gesticulaciones, su oncena, hasta el momento, ha quedado a deber en cuanto a la producción ofensiva; sin embargo, la cosecha de puntos no refleja esta realidad para Universidad, al sumar cuatro de seis unidades.

Palencia desea un futbol ofensivo, salir jugando desde su área y crear sociedades del mediocampo hacia adelante, para que el volumen de juego no resienta el aporte individual, quiere que todo se consiga en equipo. Pero de momento, sus pupilos han estado alejados de las pretensiones y Paco es claro al reconocerlo. Si bien han sumado buena cuota, esto no exenta de las falencias y la preocupación del entrenador.

"El inicio del torneo no ha sido sencillo y ahora, acumular cuatro puntos de seis, no está mal, aunque reconozco que nos falta mejorar muchísimo. El equipo se paró bien defensivamente, pero adelante quedamos a deber. El resultado es valioso, por la calidad del rival. Las expectativas del juego eran bastante altas, pero la realidad es que no hubo tantas acciones de gol para ambos. No hemos estado coordinados", resaltó Palencia después el empate sin goles contra La Máquina.

Ante Chivas y Cruz Azul se pasó la prueba. Un triunfo y un empate dibujan el camino de Pumas, pero la realidad es que frente al Rebaño, pese a la intensidad, sobre todo del primer tiempo, Universidad padeció en la creación de ataque; Matías Britos, Pablo Barrera y Abraham González intentaban participar, con sus recursos, pero sin la capacidad de desequilibrar en conjunto. Esfuerzos aislados. El autogol de Jair Pereira, a la postre del triunfo, llegó con un trazo largo del '10' auriazul, que nunca metió en problemas a Rodolfo Cota.

El resultado ante el Rebaño y la adrenalina del regreso de Palencia a Ciudad Universitaria, así como lo de su debut en el máximo circuito, empañaron un poco el rendimiento real de Pumas, pero incluso en la conferencia posterior al juego, el novato entrenador se animó a recalcar: "Nos hacen falta corregir detalles, ser más cercanos a lo que pretendemos", y tendrían noventa minutos frente a Cruz Azul para confirmarlo. No ocurrió.

En el Azul, la postura de Universidad Nacional fue especulativa durante gran parte del encuentro. Luego de los primeros 45 minutos en los que solo se registró un acercamiento por cuenta de Javier Cortés con un tiro que pasó por encima del arco de Jesús Corona, la visita aguantó cierto vendaval celeste. La figura fue Alejandro Palacios con sus atajadas. El complemento fue mero trámite, porque consistió en lo mismo, aunque Palencia buscó opciones refrescando Tomás Boy sobre el planteamiento de Paco Palencia.

LA TERCERA PRUEBA

Este domingo, de nueva cuenta en el Estadio Olímpico de CU, Pumas recibirá rival. León y su comienzo sin puntos apuntan a no ser un sinodal sencillo, pero justo ante este escenario Universidad deberá de confirmar que si bien los resultados anteriores pudieron ser ocasionados por circunstancias ajenas, el equipo está en forma para mantener la inercia de triunfos y más, en casa. Palencia tendrá un duro examen con Luis Fernando Tena.

Precisamente con El Flaco Tena, Palencia debutó como profesional en diciembre de 1994, ante Correcaminos, vistiendo los colores de Cruz Azul. Y con Luis Fernando en la banca de los cementeros y Paco en la cancha, La Máquina levantó su más reciente campeonato, en el lejano Invierno 97'. Este fin de semana, estos dos se reencontrarán en circunstancias completamente diferentes, pero con la misma intención de siempre: ganar. De paso, ya es hora de que aparezca el estilo de Palencia.