El desplome de Pumas

Universidad Nacional llegó al sitio número 15 de la tabla porcentual este fin de semana y luego de dos derrotas en final en el AP15; desde su último título, esta estadística es el punto más bajo en cuestión del descenso.


Matías Britos, la cara de la frustración; ha marcado 2 goles en el torneo
Matías Britos, la cara de la frustración; ha marcado 2 goles en el torneo (Mexsport)

Ciudad de México

El inicio del Torneo Apertura 2015 no ha sido sencillo para Pumas. El cuadro de la UNAM no ha mantenido regularidad a lo largo de las primeras tres fechas del presente certamen y dos derrotas han empañado sus aspiraciones, en igual número de compromisos. Guillermo Vázquez sigue sin encontrar la fórmula correcta que le brinde al equipo la estabilidad anhelada, y peor aún, el descenso se encuentra al acecho. Está a la vuelta de la esquina.

Desde el último título de Liga de los universitarios, en el Clausura 2011 -también con Memo en el banquillo-, los felinos han arrastrado la inestabilidad de semestres complejos, pero sobre todo han sumado derrotas. Hoy, la tabla de cocientes porcentuales los ubica en el sitio número 15, un punto que, de los anteriores ocho torneos, no habían conseguido con apenas tres partidos disputados.


El actual escenario tampoco lo habían registrado en ningún cierre de competencia, de igual forma, desde la obtención del campeonato en el 2011. Los números ubican ahora a Universidad Nacional con su peor registro desde entonces; durante el Apertura 2013 y el Clausura 2014, estuvieron cerca de lo que en este momento tienen como presente (terminaron la tercera fecha en el sitio 13 en los cocientes).

Ahora, solo Puebla, Morelia y Chivas se encuentran en una peor ubicación que los de CU. La Franja registra 79 puntos en los últimos 70 partidos, y tiene un encuentro pendiente; los purépechas ostentan 80 unidades en 71 cotejos y El Rebaño 76, como el último y más cercano a la quema, en 71 duelos. Los dirigidos por Memo suman 85 y de acrecentarse la mala racha en la Liga, la pelea por la permanencia sería el día a día de la institución.

“No nos queda más que aguantar, porque está empezando el torneo; hay que unirnos más como equipo y desarrollar mejor las cosas dentro de la cancha. Contra Puebla, se tuvo un desgaste, se fue bajando el ritmo y después por más que quisimos, ya no conectamos y ellos, con un gran gol, definieron el marcador a su favor; pudimos hacer mucho más si el equipo concretaba las oportunidades que tuvo”, refirió Vázquez, después del partido ante La Franja.


LAS DUDAS DEL CENTRO

Con una plantilla más competitiva que la del semestre anterior, reforzada en casi todas sus líneas, y con la obligación de clasificar a la Liguilla y a la vez sumar 26 puntos durante la fase regular, Memo no ha encontrado su once inicial ideal y las dudas han generado varias rotaciones, en los primeros 270 minutos del AP15.

La incertidumbre gobierna en el mediocampo. Las bajas de nivel de Silvio Torales y David Cabrera, sumado a la inexperiencia de Kevin y Jorge Escamilla, han mermado sus oportunidades poco a poco en la contención. Alejandro Castro ha sido bastión ante este escenario; la improvisación de posiciones se ha dado. En el segundo tiempo contra Toluca, Vázquez le dio ingreso a Javier Cortés, nominal volante por derecha para incluirlo como el segundo escudo de la media, y así volvió a alinear ante Puebla

Las modificaciones y la presión de no ganar, han comenzado a causar estragos en el primer equipo. Al término del compromiso frente a La Franja, David Cabrera y Matías Britos protagonizaron una riña, que solo quedó en palabras debido a la intervención de otros compañeros.

El presente no es alentador en el Pedregal y esta semana tendrán dos pruebas más de calidad: mañana frente al Atlas y el sábado, ante Pachuca