Descubriendo a Gallardo

El joven volante por izquierda de Pumas, que Juan Carlos Osorio llamó como relevo a la selección, tiene una historia apegada al constante sacrificio; lo debutó Memo Vázquez

Jesús Gallardo, lateral de Pumas
Jesús Gallardo, lateral de Pumas (Imago7)

Ciudad de México

Hace 22 años nació en Tabasco. Se trata del más reciente convocado a la selección nacional por cuenta de Pumas. Es Jesús Gallardo. Juega por la banda izquierda y con Paco Palencia ha encontrado la regularidad que cualquier talento nacional necesita para sobresalir. Pero no ha sido sencillo. Hoy, concentrado con el Tri para enfrentar a Nueva Zelanda y Panamá, puede disfrutar de una pequeña recompensa a todo sacrificio brindado.

Creció con limitaciones económicas en la Heroica Cárdenas, el municipio más grande de Tabasco. A los 17 años inició su carrera de manera más seria, para comenzar a darle forma a su sueño de ser futbolista profesional. A mediados del 2011 integró las filas de Jaguares de la 48', un equipo de Tercera División, filial del cuadro chiapaneco, pero con sede en la tierra tabasqueña. Después de 32 partidos y ocho anotaciones, su camino tomaba otro rumbo: Pumas y la Ciudad de México.

La historia de Jesús Gallardo con Universidad Nacional comenzó en 2013, llegó a la capital para integrarse a la filial de la institución en Naucalpan. Un visor de los felinos lo localizó en la Liguilla de la Tercera División, cuando Jaguares se midió al Tecamachalco. Entonces ya desplegaba parte de los recursos que se le han visto en el campo: velocidad, definición, juego a uno o máximo dos toques.

Pasó de la filial de Naucalpan a la Sub 20 en menos de seis meses y para cuando Guillermo Vázquez tomó al equipo, en agosto de 2014, Gallardo era de los mejores prospectos a la mano. Consciente de las carencias de la plantilla estelar que comandaba y formador de futbolistas como siempre lo ha sido, Memo le brindó oportunidad de entrenarse con el primer equipo, para verlo de cerca. Y pasó la prueba, porque a finales de septiembre de 2014, Gallardo debutó con gol en la Copa Mx, ante Toluca. Si bien no tenía cabida para integrarlo de lleno al cuadro del máximo circuito, Jesús contaría para Vázquez. Ese mismo semestre, en la fecha 17 del Apertura, en los últimos instantes de un encuentro ante Monterrey (4-2) y con el dorsal '88', el tabasqueño veía sus primeros minutos en futbol mexicano. Era el inicio de un sueño.

Después de que en el primer semestre del 2015 Pumas tuviera que recurrir a abrir la chequera para llevar futbolistas que sirvieran como solución, ante la inexperiencia de los canteranos, Gallardo se fue apagando, las oportunidades cada vez eran menos con el primer equipo e incluso, en el trayecto hubo desencuentros con Memo, como cuando en el CL15 le sustituyó al minuto 32', en medio de regaños desde el banquillo.

Sin embargo, la llegada de una nueva directiva, con la encomienda de brindarle a La Cantera un papel estelar, además de un técnico como Palencia, con afinidad por Gallardo le abrió las puertas. Paco se la jugó con Jesús. El novel entrenador le eligió por encima de otros jóvenes y lo ha ido llevando. Hasta ahora, lo ha incorporado a 11 de 12 partidos posibles, siendo titular en nueve ocasiones. La suma arroja resultados: dos goles y tres asistencias.

"Paco me ha dado mucha confianza, es un técnico que habla demasiado conmigo, que pregunta cómo estoy y qué siento con algunos temas, incluso fuera de lo futbolístico", asegura Gallardo. "Me defino como un futbolista que trata de darlo todo en el campo, que le gusta entregarse y que su equipo gane siempre. Lo que hago, lo hago por mi familia", remata.

Si bien tiene un perfil discreto lejos del terreno de juego, Gallardo es distinto sobre la cancha. Puede ser empleado como lateral, mediocampista y ofensivo por izquierda. En este torneo, ha dado muestra de que los centros son su especialidad, ya sea por elevación o rasos, como el que propició el único tanto frente a Jaguares el domingo pasado. Es el presente de Pumas.