La recompensa de David Patiño

El estratega auriazul debuta este fin de semana al frente de Pumas, por fin, después de tres interinatos; Universidad visita Aguascalientes, para medirse al Necaxa, esperando un triunfo

David Patiño, director técnico interino de Pumas
David Patiño, director técnico interino de Pumas (Imago7)

Ciudad de México

Este fin de semana comienza la real gestión de David Patiño con Pumas. El nombramiento del entrenador interino será hasta el final del torneo, con la única encomienda de rescatar la mayor cantidad de puntos posibles, en un semestre en el que Universidad ya registra su peor arranque en los certámenes de corta duración, con ocho descalabros... Con toda la estadística desfavorable, el timonel aguarda por lo mejor en el horizonte: "Tomo este lugar porque sé que puede sacar las cosas adelante", dijo en su presentación, hace unos días.

La crisis es profunda en el Pedregal. Luego de la destitución de Francisco Palencia, después de la derrota ante Morelia, en la sexta fecha, Sergio Egea se hizo cargo de las riendas del primer equipo, pero como el mismo timonel lo advirtiera después: "Nunca se consiguió ser el revulsivo que necesitábamos". El argentino sumó cuatro descalabros y un empate en sus únicos cinco partidos al mando. Inmediatamente, regresó a su puesto como directivo del club. Ahí, apareció Patiño.

David es un tipo institucional, que le ha dedicado los últimos años de su trayectoria y su vida a Pumas, a su escuadra Sub 20, formando talentos y mejorando la producción y proyección de prospectos a futuro. Aunque su arribo se dio en condiciones diferentes. A inicios del 2013, Patiño tomó las riendas de Pumas Morelos, con la meta a mediano plazo, de hacerse cargo del escuadrón estelar; sin embargo, hubo un ligero cambio de planes en el proceso.

A los seis meses en el equipo filial del Ascenso Mx para Universidad Nacional, Pumas Morelos fue disuelto; varios jóvenes tuvieron que buscar acomodo en diferentes escuadras para continuar con su carrera. Patiño fue reubicado en la categoría Sub 20, para asumir nuevas labores. En este proceso, varias veces fue requerido para contribuir con su presencia en el cuadro de Primera División, solo para hacerse cargo de algunas sesiones de entrenamiento, luego de cesar a entrenadores como Antonio Torres Servín, José Luis Trejo o ahora, con la crisis que enfrentan en CU.

Patiño ha aguantado de todo, sacrificando tiempo valioso que pudo seguir invirtiendo en su carrera, pero en otras latitudes, con diferentes aspiraciones; sin embargo, su mayor deseo siempre ha sido el hacerse cargo de Pumas, dejando de lado las circunstancias que rodeen su designación: "Para mí, esto es un sueño, una posibilidad invaluable de asumir lo que siempre he deseado", comentó el día que compareció prácticamente solo para encarar su más reciente reto: "Nos vamos a partir la madre en la cancha", remató sin preámbulo.

En lo deportivo, Pumas enfrenta una realidad cruenta, que le apremia hasta en la cuestión porcentual. Patiño deberá encontrar una victoria urgente, misma que no llega para Universidad desde el pasado 13 de agosto, cuando en CU se impusieron a Lobos BUAP (2-0). El posible ayudaría a los de azul y oro a recobrar la confianza, pues como el propio Abraham González lo advirtió en su momento: "El grupo ha padecido mucho las derrotas, ha sufrido demasiado y nos ha pegado en lo anímico", comentó uno de los líderes del vestidor hace un par de semanas.

En cuanto al rival, Necaxa es un cuadro enigmático, que con Ignacio Ambriz al frente, ha encontrado, por lapsos, un futbol diferente y efectivo. Hoy, los Rayos se ubican con 17 puntos en la séptima posición de la tabla, con un panorama muy distinto del que vive Pumas. De hecho los resultados favorables se han multiplicado en casa, donde en seis ocasiones, solo han pedido una vez, frente a León, en la cuarta jornada. El escenario no es el mejor para Universidad Nacional.