¿Debe seguir David Patiño en Pumas?

El estratega no completará el objetivo numérico en el cierre del Apertura 2017, pensando incluso, que ganara su último encuentro; la duda sobre su continuidad se ha incrementado

David Patiño, director técnico de Pumas
David Patiño, director técnico de Pumas (Mexsport)

Ciudad de México

A veces el destino y el futbol pueden no ser justos. Para David Patiño, asumir en el timón de Pumas significó una larga espera, con intervalos de dos interinatos, en los que apenas sumó un par de días por estancia. Tuvo que estar en el equipo del Pedregal en la peor crisis deportiva de su historia, cesar a Francisco Palencia y Sergio Egea, para que entonces sí, la directiva le confiara las riendas del escuadrón estelar. "Fue una larga espera, pero hoy puedo decir que todo eso valió la pena", aseguró en su solitaria presentación ante los medios.

En la misma tertulia, Patiño se comprometió a obtener el 50 por ciento de los puntos que disputaría (18 unidades). Parecía que cumpliría con lo que el estratega decía, pues comenzó con el pie derecho, luego de sumar un empate y un triunfo en los iniciales 180 minutos. Poco después, todo se fue a la baja, incrementando un par de derrotas a cuestas, contra Monterrey y Puebla, respectivamente; la incertidumbre se incrementó con este tropiezo y las formas exhibían a un equipo sin identidad sobre la cancha, que carecía de fuerza para obtener mejores resultados.

Pumas llegó a la penúltima fecha con la obligación de sumar tres puntos para que se cumpliera los objetivos. La tarea no era tan compleja, pensando en que recibían a Santos en CU. No lo lograron. Poco más de 90 minutos en el terreno de juego, consumaron un empate por 2-2. Hoy, la situación es más compleja. Ni venciendo a Querétaro, en La Corregidora, Patiño aseguraría su permanencia en el banquillo, al menos en el papel y por lo dicho antes por el mismo estratega. Sin embargo, el destino final podría ser uno diferente al ya marcado.

LO POSITIVO

1. CONOCE LA CANTERA

Desde inicios del 2013, David Patiño ingresó a las filas de Pumas, con la filial del Ascenso, ahora extinta. El timonel pasó a los pocos meses a la categoría Sub 20, donde fogueó a la mayoría de prospectos que ahora integran el primer equipo, como Brian Figueroa o Alan Mozo. De hecho, a lo largo de su actual gestión, si algo ha tenido continuidad, han sido precisamente los jóvenes, como el caso de Alan Acosta, que suplió alternamente a Pablo Barrera. "Hay mucha calidad en La Cantera y mi labor será darle juego a los jóvenes que están ahí", aseguró al ser presentado y hasta ahora, lo cumplió.

2. CONGRUENCIA TÁCTICA

A diferencia de Palencia y Egea, Patiño se dejó de experimentos y colocó a los futbolistas en puestos donde mejor rendían. Para empezar, subió a Jesús Gallardo como extremo, le devolvió las funciones de recuperador a Marcelo Díaz, montando un lógico 4-3-3, aunque el único pendiente era el centro delantero, pues no contó con las labores de Nicolás Castillo, que ha permanecido lesionado. En su puesto, David improvisó con Mauro Formica, situación que no le ha arrojado dividendos.

3. LA IDENTIFICACIÓN

Dirigir a Pumas no es una situación sencilla, todo lo contrario. Previo a la incorporación de cualquier timonel en CU, se requiere de cierta identificación con la tribuna, de que la afición le reconozca como uno más. Es un modus operandi del equipo, una costumbre, que les ha llevado a conquistar los mejores resultados con antelación. Sobran los ejemplos de directores técnicos que a pesar de tener un buen currículum, no cuajaron, además de que los resultados no los acompañaron. Patiño tiene a su favor un pasado reconocido como destacado elemento cuando fue futbolista auriazul.

LO NEGATIVO

1. LA INEXPERIENCIA

Como entrenador de Primera División, David Patiño no completa ni 15 encuentros, por los mismos antecedentes de refugiarse en las divisiones inferiores de Pumas. Previamente, estuvo al frente de Morelia de manera interina y luego deambuló por escuadrones del Ascenso, como Veracruz y Mérida. Este sería un factor determinante a la hora que Rodrigo Ares de Parga y compañía definan si el timonel se mantiene o se marcha. "Estoy seguro de que con trabajo y continuidad, Universidad puede retomar conceptos históricos", advirtió el timonel después de su último resultado.

2. RENOVACIÓN DE PLANTILLA

A partir del siguiente torneo, está claro que Pumas tendrá que renovar ciertos aspectos de su plantilla. Refuerzos como Joffre Guerrón, Néstor Calderón y hasta Mauro Formica, han quedado a deber para marcar una diferencia notable. Se dice que Ismael Sosa está en camino y que Tigres estaría dispuesto a pagarle le mitad del sueldo para que Chuco retorne al Pedregal y recobre su nivel, mismo caso que Luis Fuentes, que está a préstamo en Monterrey y que volvería a su casa. Esto sin mencionar las reconversiones de ciertas líneas.

3. PELIGRO DE DESCENSO

El último y más importante punto a considerar, en detrimento de la continuidad de Patiño sería la posible problemática del descenso. Si Pumas vuelve a sumar un certamen como el que está a punto de concluir, para el Apertura 2018 padecería y muy en serio, los problemas porcentuales. Para esto, se requerirían los servicios de un timonel experimentado, de una plantilla más sólida y la paciencia de una directiva que sepa valorar la instancia que pueden vivir.