Alberto Alvarado, de Pumas Naucalpan a Moldavia

Con el Zaria Balti, el centro delantero de extracción auriazul, espera cumplir la meta que en México se le negó: consolidarse en Primera División

Alberto Alvarado Morín, ex jugador de Pumas Naucalpan
Alberto Alvarado Morín, ex jugador de Pumas Naucalpan (Cortesía Alberto Alvarado Morín)

Ciudad de México

La historia de Alberto Alvarado Morín es atípica por distintas razones, no es una más. Se trata de un centro delantero mexicano, de 28 años, que a la par de su carrera futbolística estudió una carrera universitaria como médico veterinario; hoy, el deporte que practica desde que era un niño, le tiene en Moldavia, con el FC Zaria Balti, del máximo circuito, uno de los clubes más relevantes de este país, y uno de los pocos escuadrones que pelean por la internacionalidad, y ya esta temporada, jugó la fase previa de la Europa League.

Acostumbrado a ir contracorriente desde que incursionó en el profesionalismo, los andares Alvarado Morín no han sido sencillos. En Pumas siempre se alabó su facilidad de golpeo en primera intensión, sus condiciones físicas, pero tenía un gran problema: su posición era ocupada por extranjeros dentro de la plantilla estelar; si quería ser referente, tendría que esperar bastante. "En aquel momento no había mucha posibilidad de sobresalir, preferí buscar otros aires, empezar de cero; la directiva, en aquel momento, no le daba mucha oportunidad a los canteranos".

Con los universitarios permaneció por varios meses. Los días pasaban lento en el Pedregal, Morín perdió la paciencia y buscó nuevos aires, tratando de llegar más lejos, de acercarse a sus sueños. Se marchó a Saltillo, donde probó fortuna con un equipo de Segunda División en aquella localidad, hasta que en 2010 recaló con los Potros de la Universidad Autónoma del Estado de México: "Estuve mucho años allá, a la par de combinar mis estudios. Dejé al equipo meses antes de que subieran al Ascenso".

Y de nuevo se fue, pero a un sitio desconocido, sin su familia, una vez más, a probar fortuna: "Llegué a Finlandia con el FF Jaro, esa fue mi primera experiencia en Europa, tuve mucha continuidad, hice varios goles... Mi proceso de adaptación se dio casi enseguida. Había desarrollado toda mi carrera en México, pero cuando surgió la posibilidad de salir, no lo dudé en ningún momento. Llegué a prueba por tres meses y conseguí quedarme, mis condiciones le gustaron al entrenador en turno", dice vía telefónica.

En las filas del Jaro marcó 13 goles (12 en Liga y uno más en Copa) en un año de competencia, y en Finlandia coincidió con Manuel Rivera, el también mexicano, que ya tenía unos años allá: "Es un gran amigo, un tipo que me ha ayudado mucho"... Sus actuaciones no pasaron desapercibidas y en el pasado receso invernal, un visor del Zaria Balti se acercó con Alberto, para hablarle de la posibilidad de fichar con el club de Modalvia.

"Firmé por dos años y estuve poco más de una semana a prueba, fueron días muy duros y de pensar únicamente en el objetivo, que era quedarme en el equipo y convencer a los entrenadores; hicimos pretemporada en Turquía. Yo lo que ahora espero es seguir haciendo goles, que me gane un sitio en el once titular y aclimatarme rápido a todo lo que implica el cima y demás", reiteró el ariete mexicano.

Sobre la actualidad de la Liga Mx y la escasa oportunidad que se les brinda, en especial a los delanteros nacionales, Alberto, que lo vivió en carne propia, consideró que este ha sido un mal que se ha incrementado a lo largo de los últimos años, y que pone en peligro a la materia prima de los propios equipos: "Me tocó vivirlo en todos los clubes en los que jugué en mi país, y sé que actualmente está las reglas a favor de los extranjeros; yo creo que es algo que pone en peligro de extinción a los propios futbolistas nacionales".

MÁS MEXICANOS EN EL MUNDO

Actualmente, se tiene el registro de poco más de 50 futbolistas mexicanos, que, como Alvarado Morín, militan en Ligas impensables, en competiciones donde uno menos lo esperaría. Hace unos días, el joven Erik Ragnar, un mediocampista de 20 años de edad, fichó con el Vestmannaeyjar de la Primera División de Islandia; se suma a otros como Iván Fraire, que hace lo propio con el Green Archers, de Filipinas, o a Diego Nájera, que juega para el Encamp de Andorra.

Como ellos, Pedro Arce y Edgar Pacheco, quizás en Ligas más reconocidas, pero en países de lejanía en costumbres e idiomas, disputan un lugar, respectivamente, en el Veria de Grecia y en el Al-Najma de Bahrein... "Somos muchos los que buscamos un mejor destino lejos de casa, del lugar en el que nacimos y no lo veo mal, creo que es una opción más, una posibilidad para seguir con nuestros sueños", define Alvarado Morín.

Consigue tus boletos para la Liga MX