"Pumas un equipo único": Abraham González

El contención español visualiza su estancia en Universidad como algo especial; desea dar resultados inmediatos y ser campeón en México, país con el que ha mantenido una conexión permanente desde sus inicios 

Abraham González, mediocampista de los Pumas
Abraham González, mediocampista de los Pumas (Imago7)

Ciudad de México

Abraham González llegó hace un par de meses a México, pero ya está adaptado a la esencia de la capital del país, al tránsito constante y a las costumbres que forman parte del acontecer diario: "Es una ciudad muy grande, más que Barcelona, y he tratado de aprender a lidiar con el tiempo de traslado de un lugar a otro. Tardas mucho", asegura. Además de brindarse en el campo, con Pumas, ha intentado familiarizarse, hasta el más mínimo detalle, con lo que le rodea: "Ya probé los tacos de chicharrón con bastante salsa, y me gustaron", confiesa.

Llegó para fortalecer el mediocampo de Pumas, y pese a la última y más reciente derrota del equipo de Paco Palencia, ante Xolos, González ha caído con el pie derecho. Desde su arribo, y portando el '10' en el dorsal, no ha soltado la titularidad. A dupla con Javier Cortés, el ibérico ha ofrecido sacrificio, garra, empuje, técnica y solvencia en la contención: "Cuando me llegó la oferta del equipo, no me lo pensé dos veces; venir aquí era una oportunidad importante. Pumas es un equipo único", comenta en entrevista.

Formado en La Masía del Barcelona, donde compartió créditos con Jonathan dos Santos y una constelación de estrellas, Abraham tiene un vínculo especial con México. Luego de cuatro años (2009-2013) deambulando en categorías inferiores en el balompié español, fue Javier Aguirre, otro connacional, quien le dio confianza y le llevó al Espanyol, donde coincidió con Héctor Moreno: "Con todos ellos mantengo contacto y obvio que les pude consultar para decidir venir acá. No me lo podía perder; Héctor me habló maravillas".

¿Cuál fue la principal razón para que vinieras a Pumas?

Ya conocía a Palencia, había hablado un par de veces de futbol con él en los campos del Espanyol, y la realidad es que el interés de la directiva y del propio Paco me hicieron analizar la propuesta. Me gustó, me atrajo. Pumas es un equipo como pocos y no podía decir que no.

Hasta ahora, ¿qué te ha parecido el nivel de la Liga mexicana?

La Liga es muy competitiva, tiene mucho nivel; quizás en España no se sabe tanto de México, pero la realidad es que es una competencia intensa, y a la que me voy adaptando poco a poco. Ha sido una grata sorpresa en todos los sentidos.

¿Cuál es el estado anímico del vestidor?

Estamos muy tranquilos. El trabajo del míster y del grupo, en general, han sacado a flote las cosas y así seguiremos, mejorando. Si bien es cierto que no hemos encontrado constancia en el triunfo, sí hemos acumulado puntos importantes y resultados valiosos. Me parece que vamos en ascenso, y falta el cierre de la Liga. Estamos en un momento importante.

¿Te has puesto algún objetivo a cumplir con Pumas?

Quiero disfrutar del juego, como lo estoy haciendo, aportar todo lo que pueda al equipo y por qué no, pensar en algún título. Sería bonito salir campeón aquí.

¿Cómo te has adaptado al sistema de Paco Palencia (4-2-3-1)?

A mí me parece que es un esquema ofensivo, que Paco pretende mantener el equilibrio en todas las zonas del campo, pero priorizando las funciones en ataque. Así lo hemos intentado. En aspectos de trabajo, todos corremos, todos nos sacrificamos en pro de conseguir un buen resultado.

¿Cómo resumirías tu pasado en España?

Viví de todo. Siempre estaré agradecido con el Barcelona, por todo lo que aprendí estando ahí, así como del resto de los equipos y por supuesto, mención aparte, la del Espanyol, de donde vengo, donde me curtí como futbolista profesional. Es mi casa y estoy orgulloso de haber portado sus colores. Llego maduro a México y en un gran momento de mi carrera.