La deuda de Torales

El paraguayo se pone como meta jugar a su máximo nivel durante el Apertura 2015, y ayudar a Pumas a volver a los primeros sitios del balompié nacional; acepta que no cumplió las expectativas

Silvio Torales
Silvio Torales (Michel Trevilla)

CIUDAD DE MÉXICO

Silvio Torales no rehúye a su presente y pasado inmediato; lo encara, pese a las vicisitudes. El paraguayo llegó a inicios del 2015 para reforzar la contención de Pumas, pero en el torneo anterior no alcanzó el nivel mostrado en su club de procedencia (Nacional de Paraguay). Aguarda ansioso por el comienzo del siguiente certamen, para quitarse la carga de conciencia y mostrar sus capacidades en el terreno de juego, vestido de auriazul.

"No hice lo que venía generando con mi antiguo club anterior, ahora ya no me cuesta la altura en los entrenamientos, ni el ritmo de juego. Antes me sentía lento, pero la buena pretemporada ha ayudado a cambiar todo eso. Las críticas ahora son lo de menos, me enfoco en seguir trabajando de la mejor manera que me sea posible".

Sobre el armado y diseño de Universidad Nacional para el Apertura 2015, Torales Castillo ve con buenos la incorporación de los refuerzos (Fidel Martínez, Marcelo Alatorre y Alejandro Castro); el guaraní aseguró que la competencia le dará forma a un conjunto felino con la intención de revertir la irregularidad mostrada en el CL15.

"Veo muy bien al equipo; los refuerzos llegan en buen instante, para apuntalar a la institución. Este torneo que viene estoy seguro que nos irá mejor, tanto en lo colectivo, como a mí. No hay pretextos para que las cosas no salgan como uno desea. Debo de seguir trabajando a tope, para que cosas buenas sucedan. Espero poder mostrar mi mejor versión en el siguiente certamen. Mi trabajo es aportar al club".