Ajustando la maquinaria

Con realidades distintas, el mediocampo de Pumas y América se enfrentarán el domingo en la cancha del Olímpico de CU, revisa como llegan ambas zonas para este emparejamiento 


El medio terreno de Pumas y América, atraviesa distintas realidades
El medio terreno de Pumas y América, atraviesa distintas realidades (Mexsport)

Ciudad de México

El medio campo tiene un peso crucial en cualquier equipo, se suele decir que quien gobierne el centro del campo estará más cerca de la victoria. De esa zona del campo puede salir el pase más precioso que genere una ocasión de gol o el más temido de los contragolpes.

En el caso de Pumas, su medio campo aún no encuentra el funcionamiento deseado, Guillermo Vázquez no acaba de dar con la tecla para encontrar el socio ideal de David Cabrera. Y en América, Gustavo Matosas también pasó por un periodo de ensayo y error, la inclusión de Osvaldo Martínez ha significado el balance deseado por el entrenador tanto para la recuperación como para el ataque.

PUMAS: SIGUE LA BÚSQUEDA

La improvisación y la rotación en el mediocampo ha sido la constante de Pumas en el torneo. Guillermo Vázquez no ha encontrado quién acompañe a David Cabrera en la contención.

Se pensó que la llegada del paraguayo Silvio Torales, sería el complemento del canterano auriazul, pero el guaraní ha sufrido un sinfín de lesiones musculares, que lo han alejado de su mejor nivel y ha fungido más como un relevo.

En el inicio de la Liga, ante Querétaro, Memo Vázquez utilizó a Cabrera y Javier Cortés en la contención, pero en el segundo tiempo le dio ingreso a Torales, jugando con tres escudos. En la fecha dos, ante Chivas, colocó a Silvio junto a David, pero su bajo rendimiento le dio salida al 46'. En ese momento, Memo reculó y volvió a colocar a Cortés (que había iniciado como volante) en ese sitio.

Contra Toluca, Vázquez prescindió de Torales e innovó con Josecarlos Van Rankin al lado de Cabrera, colocando a Cortés como lateral. Ambos, con experiencia en estas posiciones. Fue la mejor versión que se ha visto de Pumas y además obtuvo la victoria por 3-2. Una lesión de Cortés en la Jornada 4 regresó a Torales a la titularidad.

La dupla Cabrera-Torales repitió en el juego ante León, ese día Pumas recibió tres goles y el guaraní salió de cambio. Contra Tijuana, Cortés regresó al once titular, Memo recuperó la fórmula que le funcionó ante Toluca; sin embargo, el resultado no fue el esperado. Universidad sucumbió 3-0 ante los fronterizos y, de nuevo. El mediocampo fue la línea más endeble.

Mientras, Jonathan Ramis y Dante López han sido habituales como volantes, aunque también han tenido actividad los canteranos Omar Islas, por derecha, Jesús Gallardo por izquierda. Incluso Alfonso Nieto ha pasado pos puestos de medio campo. Con tantas modificaciones, el mediocampo sigue siendo la gran duda de Memo.

AMÉRICA: LLEGÓ EL EQUILIBRIO

La sala de máquinas americanista ha ido encontrando su mejor forma. Gustavo Matosas parece haber encontrado en Osvaldo Martínez al hombre que le dé equilibrio a su equipo. El mediocampista paraguayo tiene un gran despliegue se inmiscuye en las labores defensivas y también ha mostrado su capacidad para la creación de juego.

Cristian Pellerano es el hombre fuerte en las tareas defensivas, el paraguayo llegó en el presente torneo y solo se ha perdido el primer partido por una sanción. A Cristian le costó la adaptación, hubo días en los que no se daba abasto para la labor de escoba en el centro del campo, pero los ajustes que hizo el entrenador le dieron más seguridad.

Matosas también ha empleado en la cintura del equipo a Rubens Sambueza, Osvaldo Martínez, Moisés Velasco y Daniel Guerrero. Aunque con las variantes en el esquema, Michael Arroyo llegó a fungir como volante por ambas bandas. Los resultados no cuajaron y el ecuatoriano tampoco se sintió cómodo.

América fue encontrando su traje ideal en el medio campo con la inclusión de Osvaldo Martínez, el trío que forma junto con Pellerano y Rubens Sambueza le dan más equilibrio al equipo. Martínez y Sambueza solventan a Cristian cuando el equipo busca recuperar la pelota y en la creación de juego son dos elementos que tienen buena conducción, desequilibrio y toque fino. Merodean la zona de ataque y conectan de buena manera con los delanteros. La muestra más clara del equilibrio que ofrece Osvaldo se dio ante Jaguares, un gol y una asistencia.

Moisés Velasco ha fungido como comodín para cubrir alguna ausencia o para refrescar el equipo, mientras Daniel Guerrero sigue a la espera de más minutos. Y Michael Arroyo difícilmente volverá a jugar en el medio campo, pues la cuadratura que ha encontrado Matosas se refleja en el trío antes mencionado. La sala de máquinas americanista parece haber llegado al punto de engrane deseado.