Encuentro de orgullo

Aunque la Liguilla luce inalcanzable, la directiva de Pumas desea cerrar el torneo derrotando al América

Jorge Borja Navarrete posa con el trofeo de la Segunda División Premier
Jorge Borja Navarrete posa con el trofeo de la Segunda División Premier (Iván López )

Ciudad de México

Contra América, Pumas cerrará su participación del Clausura 2016. Universidad Nacional requiere de una goleada de antología (de más de 10 tantos) para ingresar a la lista de los ocho mejores calificados, situación complicada; sin embargo, Jorge Borja Navarrete, presidente del Patronato del club, resaltó la importancia del encuentro en sí, de la tradición e importancia del mismo, incluso sin que haya nada en juego, solo el honor.

"Se tiene que ganar sí o sí contra América, como siempre. El esfuerzo se ha hecho para que Pumas se mantenga en los primeros puestos a lo largo del torneo; no contamos con los recursos de otros equipos, y eso hace más complejo todo, pero se nota el trabajo (Libertadores). La mayor apuesta sigue siendo La Cantera. Ahora, el estado de las fuerzas básicas es sano, va mejor".

Contento, en parte, por el semestre de Universidad, donde el equipo se mantiene con aspiraciones en la Copa Libertadores, instalado en cuartos de final, así como el campeonato de Pumas Premier en la Segunda División, Borja Navarrete resaltó, precisamente, el aporte y la espera para consolidarse de jóvenes canteranos, para el futuro inmediato de la institución.

"La Cantera es fruto de un trabajo continuo, intenso, de oportunidades para los jóvenes. El título de la Segunda División es una muestra de cómo se están llevando a cabo en fuerzas básicas. El talento de estos chicos tiene que dar para nutrir al primer equipo", dijo en entrevista.

El Clausura 2016 ha representado un torneo en el que los canteranos de Universidad no han tenido oportunidad en el primer equipo, debido al sobrecupo de foráneos y a que distintas posiciones están ocupadas. Aun así, Borja Navarrete insistió en que es el sistema de competencia (torneos cortos, un campeonato por semestre), el que dificulta la incursión de los prospectos.

"El mayor problema para los canteranos es el sistema de competencia, los torneos cortos no permiten que haya espacio para que se incrusten los jóvenes. El futbol mexicano está muy abierto al número de nacionalizados, de extranjeros. Ni modo. Así están las reglas. El entrenador tiene que tomar determinaciones con este escenario, porque si los resultados no llegan, la presión aumenta para él semana a semana".

GESTIÓN AGRIDULCE

A casi cuatro años de haber iniciado su labor al frente del Patronato, Borja Navarrete aceptó que ha vivido de todo un poco con Pumas, en una silla donde las críticas no esperan, pero en la que también se disfrutan bastante los triunfos; hizo hincapié en el aporte de la directiva que encabeza Antonio Sancho y en el trabajo de Guillermo Vázquez y su cuerpo técnico, para darle estabilidad al equipo.

"La presión es mucha en este puesto, Pumas es un equipo muy mediático y genera diferentes opiniones. La realidad es que no estoy satisfecho al cien por cien con lo que se ha logrado en esta gestión, pero se ha hecho mucho con los recursos que tenemos. Antonio Sancho y Guillermo Vázquez han venido a refrendar lo que buscábamos desde el inicio de este ciclo".

LA TARDE DE DANTE

Corría la Jornada 7 del Apertura 2014, en la cancha del estadio Azteca, cuando Dante López se enfundó en la vestimenta de héroe para Pumas. Aquella tarde, el atacante sudamericano completó una actuación que le brindó el triunfo a los auriazules ante el acérrimo rival, en recinto ajeno. El paraguayo se despachó con el único tanto que sepultó las intenciones de las Águilas.

Dirigidos entonces por José Luis Trejo, los felinos consiguieron un resultado inesperado, que desde ese 2014 no se ha repetido en fase regular.

Pumas se ha medido en esta instancia a las Águilas en dos ocasiones más, sin lograr un marcador similar (una derrota y una igualada), por lo que aguarda para que Ciudad Universitaria, este mediodía, pese a su favor y les brinde lo necesario para cerrar su semestre con una satisfacción; es un duelo por el orgullo.