Pumas, eliminado de Libertadores por Independiente

El equipo ecuatoriano echó a Universidad en su estadio y jugará la semifinal ante Boca Juniors; la otra serie se disputará entre Atlético Nacional de Medellín y Sao Paulo de Brasil (3-5 penales)

Ciudad de México

El cuento terminó. Pumas quedó eliminado de la Copa Libertadores ante Independiente del Valle, luego de caer en penales por 3-5. Los 180 minutos arrojaron un 3-3 global, insuficiente para Universidad Nacional. Los de Guillermo Vázquez dejaron ir una ventaja de dos anotaciones en el primer tiempo, para que luego Junior Sornoza acortara distancias. Ismael Sosa, héroe y villano. El Chuco erró su disparo desde los once pasos.

Bastaron tan solo unos instantes para que Pumas se acomodara en la cancha. Independiente del Valle facilitó la labor ofensiva de los de casa. Universidad dio un par de avisos antes de concretar el primer tanto del encuentro. Lo elaboró y definió Ismael Sosa apenas al 15', luego de un desborde por la banda derecha para definir cruzado ante la salida del arquero enemigo.

Con la inercia del 1-0, Sosa volvió a ser partícipe de la jugada que marcó el segundo tanto para Pumas. Universidad era superior. El argentino recibió una pelota a modo, cruzada, de Híbert Ruiz en los albores del área de los ecuatorianos y la prendió como venía. Segundos después, el estadio Olímpico cantaba el 2-0, a la par de aplaudirle al Chuco su desempeño.

Los sudamericanos trataron de responder, pero el mediocampo de Universidad Nacional deshizo cualquier clase de peligro; Pumas seguía refugiando su accionar en el traslado de la pelota, juego rápido, a uno o dos toques. En ofensiva, la estrategia funcionaba excelente, aunque era esta línea la más carente del toque adecuado para incrementar el marcador.

El silbatazo del peruano Víctor Carrillo llegó en un nuevo embate universitario. El nazareno mandó a Pumas al vestuario con un importante estímulo anímico y la ovación de su público. Restaban 45 minutos para concretar un objetivo histórico dentro de la institución, el pase a las semifinales de la Copa Libertadores.

El plan del segundo tiempo consistía en aguantar el marcador y tratar de concretar, si se podía, un tanto más. La zaga auriazul se mantuvo a la altura, con un Darío Verón atento a cualquier detalle para erradicar el peligro. Pikolín también ejerció con gallardía sus cualidades, para mantener el cero en el arco. Independiente trataba sin éxito.

Antes del 60', los ecuatorianos se quedaron con 10 hombres, gracias a la expulsión de Luis Ayala, pero aún así insistían en sumar elementos al ataque. Apostaban al filo del límite y de algún modo, habían logrado intimidar a Universidad, que ya no componía llegadas del mismo calibre del primer tiempo. Guillermo Vázquez, ante este escenario, mandó a Fidel Martínez a la cancha.

La recompensa llegó. Independiente del Valle consiguió el ansiado gol al 67', el 2-1, en un tiro libre que Junior Sornoza convirtió en festejo. Pikolín fue testigo de la caída de su marco. La anotación enmudeció al estadio Olímpico. La diana representaba el alargue del encuentro (3-3 global), los disparos desde los once pasos para decidir al semifinalista del cotejo. Era un guión inesperado.

La ansiedad hizo presa a Pumas. Conforme avanzaba el cronómetro, los trazos más sencillos se convirtieron en una angustiante agonía. Universidad se desdibujaba en su cancha, ante un rival que había sido inferior en el primer tiempo. Se sentía el riesgo en cada pelota que fabricaban en cualquier línea del campo. Habían tenido el pase en sus manos y se fueron a penales.

Desde el manchón, ejecutaron Ediardo Herrera, Daniel Ludueña, Ismael Sosa e Híbert Ruiz, pero fue el Chuco quien falló su disparo. Independiente no perdonó y sus cinco oportunidades las metió al arco de Alejandro Palacios. Universidad fue semifinalista por 45 minutos y nada más. No le alcanzó en la tanda de matar o morir. Boca Juniors se medirá ante del Valle. 3-5 en penales.