La aduana de los grandes

Solo América, Chivas, Cruz Azul y Tigres, en 18 años de participar en la Libertadores, han logrado superar los cuartos de final; hoy, Pumas tratará de dar el primer paso para emparejarlos, en Ecuador


Ismael Sosa
Ismael Sosa (Mexsport)

Ciudad de México

Desde 1998, que inició la participación de escuadras nacionales en la Copa Libertadores, solo ocho veces se han superado los cuartos de final del torneo. En tres de estas ocasiones, conjuntos mexicanos arribaron hasta la final del certamen. Hoy, Pumas espera dar el primer paso en la ida de esta instancia, ante el humilde Independiente del Valle de Ecuador, para aspirar al título continental.

América, Chivas, Cruz Azul y Tigres dieron muestra, en distintas ediciones, de su buen armado y poderío en la cancha, para imponer condiciones y rebasar la quinta llave del torneo.

Las Águilas lo lograron en los años 2000, 2002 y 2008, pero las semifinales fueron su máxima instancia; Chivas consiguió lo mismo en 2005 y 2006.

Cuatro años después, el Rebaño Sagrado se instaló en automático en los octavos de final, debido a que en 2009, había sido eliminado en idéntica instancia por default, gracias al brote de influenza en México. Aquel año, a los rojiblancos les alcanzó para colarse hasta la final, donde sucumbieron frente al Internacional de Porto Alegre (5-3 global).

Cruz Azul, en una final épica ante Boca Juniors, sucumbió en 2001; Tigres, por su cuenta, apenas el año pasado, contra River Plate conoció su escasa suerte y se quedó a minutos del título continental. Para Universidad, su objetivo se encuentra en refrendar el paso de cualquiera de estos últimos dos cuadros, pero con mayor fortuna.


Para ello, Pumas deberá solucionar la ecuación que supone el Independiente del Valle de Ecuador, un cuadro enigmático, que se encuentra en cuartos de final después de haber eliminado al monarca River Plate de Argentina.

El equipo que dirige el uruguayo Pablo Repetto es un plantel sin estrellas, con juego de conjunto que prefiere la tenencia de la pelota, a desbocarse al frente, buscando goles para nutrir el marcador.

Destaca de sus filas Junior Sornoza, un mediocampista de contención que lo mismo puede jugar pegado a la banda derecha.

De su pasado destaca una breve estancia –mediados del 2015– con Pachuca, donde disputó 10 enfrentamientos y marcó un gol.

Ahora, con 22 años, convertido en bastión de su equipo, luce como en la Bella Airosa no lo logró. Por sus botines pasa gran parte del flujo del juego.

En el arco se ubica su capitán, un frecuente seleccionado ecuatoriano, Librado Azcona. El cancerbero permitió apenas cuatro goles en la fase de grupos, en un sector donde compartía créditos con el Colo Colo de Chile; Melgar de Perú y Atlético Mineiro de Brasil.

Ante Universidad, espera ser la misma muralla infranqueable. En Pumas saben que el momento de Independiente no es casualidad.

Para mayores complicaciones, Pumas tendrá que sortear un escenario impredecible, como el estadio Olímpico de Atahualpa, ubicado en Quito; esta no es casa del Independiente, pero ante la respuesta de su gente, la directiva apostó por un recinto de mayor envergadura, dejando atrás el Rumiñahui. Pero, lo que realmente debe preocupar a los felinos es el apoyo de la fanaticada enemiga, efervescente por el reciente paso del equipo en la Libertadores.

En Ecuador, Colo Colo, Melgar y Atlético Mineiro no pudieron obtener un triunfo; los chilenos, en el mejor de los casos, consiguieron un empate a un gol en el inicio de la competencia.

River, sin embargo, en los octavos, pese a su condición de favorito, cayó por 2-0, con gol defi nitivo de Sornoza (penal al 91’). Cualquiera que sea su casa, pesa y frente a Universidad no será la excepción.

Sin duda, la mejor herramienta de los de CU para romper el trabuco que suponen los ecuatorianos será su ataque, compuesto por Ismael Sosa (seis conquistas en la Copa), Eduardo Herrera (2), Luis Quiñones (2) y Matías Britos (1).

Aunque hay que recalcar que de visita, a Universidad Nacional le ha pesado marcar; apenas registra cinco tantos, de 19, fuera del estadio Olímpico del Pedregal. Esta noche, tratará de traspasar la aduana de los grandes, dar el primer paso hacia semifinales.