Pumas devora 1-3 a La Fiera

En León, los universitarios lograron otra victoria en la Liga, esta vez por 1-3, que los afianza en la cima del Torneo Apertura 2015; Sosa, Fidel y Cortés fueron los anotadores universitarios

CIUDAD DE MÉXICO

Pumas llegó a la cancha de León con la encomienda de refrendar su liderato en la Liga, con la obligación de hacer valer el poderío de su ofensiva y de paso, poner distancia con León, un cuadro de desempeño bipolar a lo largo del certamen, pero que le sigue los pasos, muy de cerca, a los universitarios. Era el momento idóneo para lograr un golpe de autoridad y, con esfuerzo, lo consiguió (1-3).

Los auriazules comenzaron con intensidad, con autoridad en un campo hostil, siendo verticales y proponiendo ir al frente y la recompensa llegó al tercer intento de un embate. Ismael Sosa culminó una seguidilla de pases a profundidad, apenas cuando el cronómetro marcaba el minuto 4. El argentino incrustó en la red esmeralda un potente tiro para cantar el primer tanto del juego.

Los de CU, con la mínima ventaja, siguieron con el plan ofensivo y eran dueños del balón, no lo prestaban. No habían pasado ni 10 minutos cuando la parcialidad de Pumas ya entonaba a coro los 'olé' desde la grada. La visita practicaba un juego ofensivo, práctico y efectivo.

Pero León no se conformó, buscó la suya e hizo lo posible por acortar distancias; su mediocampo, con 'Gullit' Peña, Luis Montes y Elías Hernández, comenzó a hilvanar jugadas de verdadero peligro, avisos que, conforme el duelo se hacía maduro, se tornaban en serias posibilidades de descuentos en el marcador. Era un duelo abierto.

Las pulsaciones disminuyeron, los roles cambiaron. Pero Pumas es un escuadrón que se refugia en el vértigo y gracias a eso, al 29', logró que la combinación adecuada de su aparato ofensivo para que consiguiera que se le marcara una pena máxima, que instantes después desperdició Eduardo Herrera. El fallo le dio vida a La Fiera, que en el cierre de la primera parte intentó, de cualquier modo, igualar el electrónico.

Para el complemento, de nuevo, Universidad aguantó y encontró su recompensa al 56', en el segundo gol de la noche. Esta vez fue Fidel Martínez quien irrumpió a velocidad por la banda izquierda, se coló hasta el área esmeralda, ahí, cruzó su disparo y gritó con euforia el incremento de la ventaja para los Pumas. La visita ganaba bien, de nuevo con autoridad.

Memo Vázquez planteó un partido inteligente, un duelo de matar o morir, consciente del estilo del sinodal en turno, y de la importancia que los del Bajío tienen en piezas medulares, que desequilibran al que sea. Con el 0-2 en la pizarra, el timonel auriazul retrocedió sus líneas, aguardando las respuestas del rival, pero también el final del encuentro.

Los últimos minutos se vivieron al máximo sobre el terreno de juego; cada entrada reflejaba la intensidad con la que los protagonistas del juego peleaban por su causa. En ese tenor, Fidel Martínez abandonó el campo expulsado, dejando a su equipo con el cierre del compromiso y la necesidad de jugar con el cuchillo entre los dientes.

Hubo tiempo para más. En una buena triangulación, Javier Cortés se conectó con Dante López. El volante de contención quedó solo ante la salida del arquero esmeralda y definió para el 0-3 de los universitarios.

La remontada esmeralda, difícil, no llegó aunque Carlos Peña marcó el 1-3 en el cierre del partido; Pumas consolidó una victoria valiosísima en León, llegó a 28 unidades en el torneo y prácticamente está calificado a la Liguilla; los del Bajío se quedaron atrás, con 24 puntos. Universidad se fue a casa con la tranquilidad de haber cumplido y la ilusión de la fase final. Por si fuera poco, el equipo sigue como líder general.