Pumas reparte puntos con Atlante en Copa MX

Universidad inició su participación con un empate por la mínima; José Luis Trejo utilizó una alineación plagada de suplentes, y Eduardo Herrera marcó el único tanto auriazul

Pumas recibió al Atlante en CU
Pumas recibió al Atlante en CU (Mexsport)

Ciudad de México

Con una alineación plagada de jugadores que no han tenido actividad en la Liga, en su mayoría jóvenes surgidos de la cantera auriazul, Pumas arrancó su actividad dentro de la Copa MX ante el Atlante.

El Olímpico Universitario lució poca asistencia debido a lo complicado del horario y al ser un juego a media semana. Sin muchos aspavientos, las dos escuadras consiguieron un empate a uno, con goles marcados en el primer tiempo.

José Luis Trejo cumplió con su palabra. El estratega advirtió después del encuentro contra Chivas que utilizaría a sus suplentes en el torneo, para darle rotación a su plantilla. Leandro Augusto lució el gafete de capitán y fue el encargado de dar las órdenes y poner la experiencia en el terreno de juego; Daniel Ramírez, Diego Lagos y Eduardo Herrera formaron parte del aparato ofensivo.

Desde el inicio, Universidad monopolizó el esférico y no concedió oportunidad para que los Potros adelantaran sus líneas. Pumas intentaba, pero sin éxito adelante; los locales insistían, pero sin la efectividad necesaria en sus embates. Poco a poco, Atlante equilibró el partido y contrarrestó la posesión del rival con ataques eléctricos, que no encontraban destino en el último toque.

La recompensa llegó para la visita antes de los primeros treinta minutos del cotejo. Al 29', en una jugada compleja, Leonardo García, defensor felino, trabó a Omar Marrufo dentro del área chica; Jorge Isaac Rojas, el árbitro, no dudó y de inmediato marcó penal.

Atlante no desperdició la oportunidad de adelantarse en el marcador y por conducto de Sonny Guadarrama anotaron el primero de la noche. Los Potros ganaban con lo justo.

Trejo dio indicaciones y Universidad apretó el acelerador. Bastaron 10 minutos de un desempeño más intenso para que Eduardo Herrera, con un certero remate de cabeza, emparejara los cartones de encuentro que vivía sus últimos instantes en la primera parte.

El gol revivió a los auriazules, pero sobre todo animó a la tribuna. El empate por la mínima culminó con un primer tiempo lleno de contrastes en Ciudad Universitaria.

La segunda parte cambió de lo descrito en la primera. Pumas ingresó al terreno de juego con la misma inercia con la que abrochó los 45 minutos iniciales, pero su insistencia se fue difuminando conforme avanzaba el cronómetro. El partido se volvía maduro y Universidad mantenía la posesión, pero no así la fuerza para atacar al Atlante.

Los Potros supieron sufrir y aguantaron cada embestida del rival. Al 70', los azulgranas perdonaron la opción más clara del encuentro para su causa. Luego de una efectiva triangulación, Francisco Estrada quedó solo y con Alfredo Saldívar vencido en el área de Pumas. Pese a tener el arco abierto falló el disparo; dejó ir la oportunidad de adelantar a su escuadra. Entonces se cambiaron los papeles y fue el local el que negociaba el empate, aguantando el balón.

El juego finalizó con el empate a un gol y con poco más de 7 mil aficionados en las gradas. El compromiso dejó agradables sensaciones de los habituales suplentes en la escuadra del Pedregal y la esperanza de mantenerse en la pelea por los dos torneos del futbol mexicano.

El desempeño de los universitarios le otorgó la certeza a José Luis Trejo de que en el banquillo tiene material suficiente para buscar mayores variantes en la Liga, más allá del resultado ante los Potros.