Se aferran a la Liguilla

Pumas venció a Tijuana y con 21 unidades, mantiene las esperanzas y posibilidades matemáticas de calificar a la fase final del torneo

Ciudad de México

No hay imposibles. Pumas sigue con vida en el Clausura 2016 y mantiene vivas las posibilidades de calificar a la Liguilla del certamen. Anoche, se aprovechó de Tijuana y con un 3-1 llegó a 21 unidades, para pelear por un boleto a la fase definitiva de la competencia. A este equipo le restan 180 minutos de fase regular, para conocer su destino, pero de momento, ilusiona a su afición.

Pasaron siete minutos en la cancha del Olímpico de CU para que Pumas se animara a probar a Federico Vilar. Lo hizo Fidel Martínez, con un disparo lejano, que el cancerbero atajó sin dificultad. Universidad había comenzado dominando el esférico, siendo un equipo propositivo y que profundizaba a Tijuana. Xolos contenía, en parte se conformaba, a la espera de un contragolpe fulminante.

Los de casa saltaron a su campo con un once atípico, extraño, en el que Alejandro Castro, reconvertido, fungió como líder de la defensa y Fidel Martínez, como el eje de ataque (Guillermo Vázquez elaboró un habitual 4-2-3-1). Estos Pumas, coparon la pelota, se adueñaron de ella y gobernaron a su antojo, pero sin fortuna de cara al arco enemigo.

Recargado en la banda izquierda, el talento de Luis Quiñones desestabilizó más de una ocasión a la defensa fronteriza; el colombiano llegó a línea de fondo a placer, se quitó a cualquier rival que le estorbara, pero se mantuvo errático en el toque definitivo; los dirigidos por Miguel Herrera seguían en la suya, replegados, aguardando.

Al 28', el propio Quiñones ingresó al área después de eludir a un par de rivales por velocidad, pero su tiro fue deficiente; segundos después, fue Daniel Ludueña quien exigió un lance de Vilar, para que este, en dos tiempos, erradicara el peligro. Pumas estaba ahí, ofreciendo una versión ofensiva, pero sin concretar el gol.

En el cierre del primer tiempo, un despiste, un balón atrasado por parte de Ludueña, por poco terminó en anotación de Tijuana. Xolos había aumentado su ritmo y ambición por tirarse al frente, por consumar los escasos intentos; el encuentro se abrió y vivió sus mejores momentos a segundos de que Francisco Chacón pitara el descanso y el camino a los vestidores.

Corría el 43', cuando, Dante López, cuyo aporte había sido nulo colocado como extremo derecho, le dio motivos de festejo a la grada. El paraguayo apareció en el área de Xolos, y en una jugada de trámite, definió a un costado de Federico Vilar para llevar el 1-0 a la pizarra, la ventaja para Universidad. El '9' lo gritó con fuerza y rabia. No anotaba en Liga desde noviembre del 2014. Premio al esfuerzo y la espera.

El complemento exhibió a un sinodal desesperado, que quería e intentaba pero no podía; Pumas era rápido, vertical y parecía cuestión de minutos para incrementar el marcador. Con este escenario, Vázquez mandó al terreno de juego a Ismael Sosa, en sustitución de Quiñones. El argentino, ovacionado desde que mencionaron su ingreso, entraba para finiquitar la obra.

Al 61', lo que parecía una fiesta, se silenció. Dayro Moreno anotó el tanto del empate parcial, al colarse por el sector izquierdo y vencer a Alfredo Saldívar; el tanto cayó de golpe, inesperado y obligó a Memo a modificar su esquema. El estratega arriesgó y mandó el resto de su artillería al terreno de juego; Eduardo Herrera y Matías Britos entraron con la encomienda de obtener la victoria.

Con el cronómetro corriendo, la desesperación hizo presa a los felinos, que, fallando pases sencillos, veían cómo la Liguilla parecía complicarse más de la cuenta. Necesitaban ganar. Urgían de los tres puntos... Y el gol llegó. Al 76', Britos se encontró con una pelota a modo, luego de un disparo de Javier Cortés, que solo tuvo que empujar, para aumentar a 2-1 la diferencia sobre el sinodal en cuestión.

En los instantes finales, Fidel Martínez se dio el lujo de fallar el tercero de la noche. Pumas cerró de inmejorable manera un encuentro que dominó gran parte de los 90 minutos y hasta Sosa se encontró con el 3-1, en una descolgada auriazul. La victoria le mantiene en la pelea por un sitio en la Liguilla y, con 21 unidades, se aferran a pelear por el título del Clausura 2016. Le restan Querétaro y América en el camino.