Pumas, la nueva estructura

Esta semana se anunciarán más cambios en Pumas: la llegada de Francisco Palencia al timón; regresarían Sergio Egea y Guillermo Vázquez Mejía a la institución


Francisco Palencia se convirtió en ídolo para la afición universitaria, dada la entrega en cada juego
Francisco Palencia se convirtió en ídolo para la afición universitaria, dada la entrega en cada juego (Mexsport)

Ciudad de México

Esta semana, Pumas anunciará el reacomodo de su estructura. Luego de la llegada de Rodrigo Ares como nuevo presidente del Patronato de la UNAM, y el reciente despido de Antonio Sancho, vicepresidente deportivo, y Guillermo Vázquez, entrenador, Universidad se encuentra a la espera de noticias de cara al Apertura 2016, en el que tendrán que librar la competencia de Liga y Concachampions.

Sin embargo, desde el Viejo Continente, donde estaba entrenando a un cuadro juvenil hasta hace unas semanas, ha llegado con fuerza la noticia. Será Francisco Palencia el que asuma el relevo de Memo Vázquez, en su primera experiencia en el máximo circuito nacional. Con 43 años, y a casi cinco de su retiro, precisamente en el Pedregal, vuelve el ex atacante.

 De acuerdo con algunas versiones, Palencia estará acompañado por otro antiguo conocido, como Sergio Egea, quien fuera auxiliar técnico de Hugo Sánchez en el bicampeonato, pero ahora al lado de Paco. De la misma manera, José Luis Arce, el vigente director de fuerzas básicas, sería el nuevo vicepresidente deportivo, y a cargo de La Cantera estará Guillermo Vázquez Mejía. Los cambios se anunciarían esta semana. La intención principal de la directiva que ahora encabeza Ares de Parga es devolver la identificación banquillo-afición, así como reducir los costos de la plantilla, sanear las finanzas del equipo y devolverle mística a La Cantera, por ello, recurre a gente que pasó por el club y causó una imagen grata, en cuanto a resultados en la cancha y con repercusión mediática.

Francisco Palencia fue símbolo para Pumas. Acumuló dos títulos de Liga (Clausura 2009 y 2011) con Universidad, en ambos, dejando la piel en el campo; sin embargo, en el segundo, mantuvo una relación cercana con Memo Vázquez, entonces su técnico; El Gatillero fue el enlace entre el entrenador y su plantilla.

No era raro ver al ‘17’ recibir indicaciones desde el área del estratega y repartirlas con liderazgo a sus compañeros. Paco dijo adiós en medio de una conferencia emotiva a finales del 2011, con la memoria fresca de ser campeón y la intención de volver a Pumas: “Es mi casa, nos volveremos a encontrar muy pronto, de eso estoy seguro”, dijo con voz entrecortada, secundado por Víctor Mahub, presidente del Patronato en ese momento. Al colgar los botines se convirtió en director deportivo de Chivas USA, y un par de años después, llegó al Rebaño Sagrado, para asumir el mismo puesto. Los malos resultados de los rojiblancos lo separaron de su puesto a mediados del 2014, y fue entonces cuando Palencia se refugió en lo que siempre quiso hacer: la dirección técnica.

 Se preparó en España, en Barcelona, donde tiene un negocio de comida, y ahí mismo, hace un año, comenzó a ejercer con el modesto Sant Cugat, semiprofesional, cantera de captación para distintas categorías del balompié ibérico. Hoy, la institución a la que le juró lealtad, le ha llamado de nuevo, esta vez, para recomenzar un camino que le devuelva esencia a un equipo histórico dentro del futbol mexicano.Paco, que se acostumbró a respirar la grama del Pedregal, que vivió el infierno de pelear por no descender y la gloria de ser campeón, es el elegido por una directiva cuyo proyecto tiene como principal hilo conductor la austeridad. Es su momento.

Además del relevo de Francisco Palencia, los cambios se notarán en la plantilla de Pumas. La dirigencia espera vender a jugadores consagrados y con la captación del mercado nacional, como Eduardo Herrera, Ismael Sosa o Gerardo Alcoba, pensando en ingresar activos, así como retocar ciertas líneas del cuadro auriazul, pero con más modestia. La reestructura ha comenzado en Universidad Nacional.