Pumas, un equipo en sintonía

Universidad empieza a recuperar su mejor condición física, para ello, el cuerpo técnico y el preparador físico, Dudley Hitchman, tocaron también el aspecto mental, el encargado de la condición física habla de la filosofía que se busca recuperar

Ciudad de México

Los momentos futbolísticos de Universidad empiezan a arrojar una identidad. Ya hay estilo, con una alineación base. Y en la parte física, también hay muestras de que el equipo va camino de encontrar la mejor versión, esa que se echó de menos en el último año.

La jugada del tercer gol del domingo, en la que Martín Bravo, al minuto 85, desborda por la banda izquierda y centra para David Cabrera, quien llegó al área agregándose desde la segunda línea, da fe de que el trabajo del preparador físico, Dudley Hitchman, está cerca de recuperar a ese equipo de ida y vuelta.

El encargado de la condición física del conjunto universitario habla del trabajo que se hizo para que Pumas vuelva a esos días en los que asechaba a sus rivales y les presionaba sin tregua los 90 minutos. No fue fácil, pues la directiva detectó que además de los temas futbolísticos, el aspecto físico era una de las líneas que más problemas presentaba. Mario Trejo lo sostuvo siempre, aunque no se señaló a nadie, siempre se dijo que había una carencia física.

En diciembre, Mario y José Luis Trejo, junto con el cuerpo técnico y Dudley Hitchman llevaron a cabo la planeación de la pretemporada. Trabajos concretos que llevaran a un estado físico ideal. Hitchman apunta que "trazamos un plan de tres etapas, la primera fue la física, llevarlos a una pretemporada en Cancún de cinco días, con trabajo de tres turnos diarios de arena, para que trabajaran potencia y fuerza".

Añadió que "nosotros jugamos en la altura y tuvimos que enfatizar en eso para sacar más ventaja con respecto a lo que había pasado en torneos anteriores. Ese fue el primer paso".

Entonces revela que en ese trabajo también se abordó la parte emocional, para sanar lo maltrecho que acabó el grupo. "En la parte psicológica lo que se hizo fue desafiar al jugador tanto grupal como personalmente, todo bajo la autorización del entrenador; nos concentramos cuando se jugaba la Liguilla, vimos los juegos y ahí hubo un desafío grupal e individual, el grupo vio a otros compañeros jugar la Liguilla y en la intimidad del grupo hubo un compromiso para no repetir la desafortunada campaña del torneo pasado".

Hitchman no quiso abordar el estado en el que encontró al equipo cuando llegó al club en septiembre del año pasado, porque "sería una irresponsabilidad... Desde que llegué hasta ahora ha habido una evolución; físicamente estamos mejor, hemos recuperado jugadores que van en evolución, pero tienen que dar mucho más, hay un compromiso interno, el grupo mentalmente está más fuerte, más unido, de eso puedo hablar, de cómo recibí al equipo no me compete hacerlo".

VOLVERÁ LA ESENCIA

A Dudley Hitchman se le menciona que hace no mucho a Pumas se le reconocía su despliegue físico, que los rivales siempre les dieron crédito de esa condición, pero que en los últimos tiempos se perdió, y el preparador físico sostiene que el trabajo está pensado en recuperar esa filosofía.

"A eso vamos enfocados y para eso estamos trabajando día a día, para volver a esa filosofía de apretar, de hacer un futbol pegajoso, que sean las 12 del día y los equipos se vengan a encerrar, que digan 'sacamos el empate y con qué alegría nos vamos', queremos que los equipos piensen que se les va a hacer muy difícil venir a CU... se está logrando paso a paso".

Hitchman habla con seguridad, incluso dice que ese pensamiento de que a Pumas le pesaba más que al rival jugar en CU se terminará, pues le ve al grupo el fondo físico para recuperar la esencia. "Para eso estamos trabajando, pero también hay otro equipo profesional al que hay que respetar, vamos por un buen camino. Sé dónde estoy parado y lo único que nos va a dar esa reacción va a ser ganar y que volvamos como locales a ser un equipo imbatible y que dentro del campo de juego demostremos la filosofía de Pumas: ir a apretar, aguerrido, no dejar salir, tener esa fuerza los 90 minutos".

¿Pumas será un equipo de guerra en CU?

"Sí, mi filosofía es así, soy un preparador físico muy agresivo no me gusta empatar y perder menos. Cuando entro a la cancha lo hago para ganar. Somos gladiadores y entramos a ganar. Todos tenemos la misma canción".