24 días de intensidad

Pumas enfrenta a Veracruz, en el primero de siete juegos que tendrá entre Liga y Libertadores en un mes


Guillermo Vázquez, técnico de Pumas, durante el partido ante el Emelec
Guillermo Vázquez, técnico de Pumas, durante el partido ante el Emelec (Mexsport)

Ciudad de México

Pumas tuvo seis semanas tranquilas –por así decirlo– para sacar una buena renta que le permitiera afrontar esta parte del semestre, en la que se le mezclará Liga y Libertadores con mayores garantías; sin embargo, el equipo no empezó i no y se ha ido rezagando en este Clausura 2016.

Con nueve puntos sumados hasta este momento, Universidad marcha en el onceavo lugar de la clasificación. Y aunque ya afrontó su primer juego en la justa continental (que saldó con victoria ante el Emelec de Ecuador), es ahora cuando comienza el verdadero trajín para los dirigidos por Memo Vázquez.

En 24 días (a partir de hoy) jugará siete partidos, cuatro de Liga y tres de Libertadores, en el que tendrá que viajar dos veces a Sudamérica. Esta noche el equipo visitará al Veracruz en el Puerto y el domingo emprenderá el viaje a Paraguay para enfrentar el martes al Olimpia; el siguiente fin de semana le toca recibir a Cruz Azul, uno de esos llamados juegos de orgullo, y nuevamente se moverá a Sudamérica, ahora a Venezuela, para encarar el duelo contra Táchira el miércoles 9 de marzo.

 A su regreso le tocará ir a Monterrey para enfrentar a Tigres el sábado 12, cinco días después recibirá al Táchira y el 20 a Morelia. Ahí termina el periplo y la fecha FIFA de fines de marzo le dará descanso. Está claro que en estos duelos puede definirse el futuro de Pumas tanto en la Liga como en la Libertadores.

“Puede ser (que tengamos que elegir), seguramente llegará el momento, pero también confiamos que como Tigres en su momento, se pueda hacer bien las cosas y después buscar que se acomoden los calendarios para participar en los dos torneos adecuadamente, es lo único que se puede decir, porque todavía falta mucho para eso. Ahora estamos enfocado en la etapa de grupos de la Libertadores y en intentar calificar en el torneo”, así lo señaló David Cabrera, quien fue titular el domingo pasado cuando Memo decidió utilizar un cuadro alterno frente a santos.

Espera su oportunidad

 Y es que Universidad se armó para afrontar de la mejor manera estas dos competiciones. En casi todas las líneas tiene una alternativa importante y por ello algunos elementos –como Cabrera– han pasado gran parte de la temporada en la banca, con pocos minutos de cambio.

David reconoce que es una situación complicada, y más cuando hace tiempo él era de los elementos que figuraba en las oncenas titulares.

 “Es complicado porque a todos nos gustaría jugar, pero así es esto, el equipo es bastante amplio y hay mucha gente con capacidad; lo que queda es seguir trabajando para ser titular y tratar de recuperar mi puesto; ojalá que con los minutos que dispute pueda regresar”.

Sobre el paso del equipo, reconoce que ha costado este primer tercio de torneo: “Nos ha costado. El domingo pasado no ganamos, aunque se hizo un buen partido y se generaron opciones, pero no se tuvo contundencia. Pensábamos tener un poco más de puntos a estas alturas, pero así es esto”.

 Incluso, cree que a Pumas aún le falta para llegar al nivel que mostró la temporada pasada: “Se terminó haciendo un buen torneo con aquella final histórica, me parece que todavía falta para que se pueda llegar a ese nivel de exigencia, pero no se están haciendo mal los partidos; debemos llegar a ese nivel que se mostró el torneo pasado”.

David será una opción para el juego de esta noche contra Veracruz, y no viajará a Paraguay debido a que fue expulsado contra el Emelec en el debut de Universidad en la justa continental.