Ahora, como nunca antes

El actual arranque de Pumas ha equiparado su mejor racha goleadora (Verano 2002), pero recibiendo menos tantos; con Memo Vázquez en el timón, el equipo marcha tercero general 

Pumas festeja el triunfo contra Pachuca
Jugadores de Pumas festeja el triunfo contra Pachuca (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Aunque acumularon dos derrotas en fila entre la segunda y la tercera jornada del actual torneo, los Pumas revirtieron la estadística adversa con dos victorias consecutivas, vitales, en menos de una semana.

Goleada por 5-0 al Atlas y triunfo a domicilio ante el Pachuca (1-2), los resultados que tienen ahora a Universidad como el tercer lugar general (9 unidades), como la mejor ofensiva del certamen (13 tantos marcados) y a su afición con la ilusión de que los éxitos se mantengan, para poder acceder a la Liguilla.

Pese a que el inicio del cuadro de Memo Vázquez parece sencillo, con tres victorias y dos descalabros, es en el apartado de las anotaciones marcadas, donde el técnico ya equiparó el mejor registro en el historial del club, en cuanto a torneos cortos se refiere (el del Verano 2002); pero a diferencia de aquel semestre, a la misma altura, registran tres dianas recibidas menos.

En aquel año, dirigidos por Hugo Sánchez, habían permitido 9 tantos y ahora apenas acumulan 6 en contra.

La fórmula de Memo le ha devuelto el equilibrio a Pumas y le ha brindado los goles que buscaba desde que regresó al timón del cuadro auriazul –en agosto del año pasado. Y aunque la problemática porcentual será una cuestión con la que tendrá que saber lidiar el resto del año futbolístico; en este momento, se mantiene en el sitio 13 de la clasificación de cocientes, lejos de los últimos peldaños.

“El descenso es un tema que aquí no olvidamos, lo tenemos bien presente, pero el equipo sabe que hay que sumar la máxima cantidad de puntos posibles en cada encuentro, para que esto no se convierta en una preocupación mayor; queremos seguir como ahora y ganar todos los partidos podamos”, advirtió tranquilo Guillermo Vázquez el sábado pasado, después de conseguir los tres puntos del estadio Hidalgo.

ES UN TRIDENTE EFICAZ

El AP15 pinta bien para Pumas. El aparato ofensivo, compuesto por tres engranes de relevancia, como Ismael Sosa, Matías Britos y Fidel Martínez, le han brindado a Universidad la mayoría de sus festejos; entre estos tres atacantes suman 8 goles, mientras que los otros cinco tantos se los han repartido Darío Verón, Gerardo Alcoba, Alejandro Castro, Javier Cortés y Eduardo Herrera, uno por jugador.

Este tridente es la línea más efectiva. “Lo más importante es que el equipo consiga sumar puntos y se olvide del descenso, que es algo que nos preocupa; tenemos claro que hay que estar en la Liguilla y pelear por el título", aseguró Matías Britos luego de imponerse al Atlas la semana pasada.

"En el club nos brindamos por la misma causa, que es ganar, estamos unidos; deseamos estar arriba en la clasificación y darle alegrías a nuestra gente, esa es la obligación de todos", arremetió también Fidel Martínez.

CON DOS PUNTOS MENOS

A diferencia del Clausura 2011, el último torneo en el que Pumas consiguió el título de Liga, precisamente con Vázquez en el timón, en la misma instancia que la actual, el equipo sumaba 11 unidades, dos menos que ahora, se mantenía invicto y había conseguido 10 anotaciones, recibiendo 6.

Las cifras actuales son equiparables con las de aquel certamen, aunque es el número de goles, donde el cuadro del Pedregal se supera, donde es más fuerte.

La ofensiva da la cara a nivel colectivo, y es una demarcación en la que todos participan. De momento, los números y el andar del equipo le dan la razón a la directiva, que apostó por la continuidad de su técnico. Ya logró el balance anotador en 39 torneos cortos.