De Pumas hasta el fin

Un año le ha bastado a Gerardo Alcoba, para ponerse en mente un futuro retiro con Universidad Nacional, escuadrón con el que todavía tiene seis torneos más de contrato

Gerardo Alcoba
Gerardo Alcoba (Michel Trevilla )

CIUDAD DE MÉXICO

Cuando parecía que nadie podría brindar una entrega similar a la que por años ha aportado Darío Verón en la zaga de Pumas, apareció un desconocido defensor uruguayo, Gerardo Alcoba, que con un pasado discreto y casi 30 primaveras en los botines, parecía ser un jugador de paso por Ciudad Universitaria. Claro en su discurso con la prensa y en la manera de brindarse por la causa auriazul, en doce meses ha dado muestra su valía.

Alcoba Rebollo llegó al Pedregal con un contrato por un año, a préstamo, proveniente de la Liga de Quito, como un experimento y acompañado de Jonathan Ramis. A los seis meses de estar en México, su compañero de viaje emigró de Pumas y en un año, Gerardo se ganó a la afición y la confianza de su entrenador. Hoy, no hay dudas de que es el complemento que le hacía falta a la zona baja de Universidad y él quiere quedarse en el club por mucho tiempo más.

"Mi compromiso con Pumas es al máximo, con la mentalidad de siempre, pensando en el colectivo antes de mis intereses. Mi idea es terminar aquí mi carrera, me encantaría, pero para eso me falta mucho aún; hablar de seis torneos más (tres años, la ampliación de su vigente contrato), es demasiado, es anticiparnos mucho, pero me gustaría".

Dos torneos, 38 partidos de Liga y seis anotaciones, han sido suficientes para atestiguar el desempeño de Alcoba, que al ser cuestionado sobre su sentir hacia el que representa su quinto equipo profesional –debutó en Wanderers, de su país, en 2004–, se deshace en elogios hacia lo que representa Pumas. Gerardo vive en idilio con el club, en el que el subcampeonato frente a Tigres es su máximo alcance.

"A Pumas no sé cómo explicarlo con palabras, es distinto a todos los equipos, lo digo porque lo siento. Sentí algo parecido cuando estuve en Peñarol, y es que son equipos con una mística muy particular, que va más allá de la cancha. A eso pienso que me he adaptado muy bien, y no ha sido sencillo. Es toda una manera de comportarse".

© 2016 MicrosoftTérminosPrivacidad y cookiesDesarrolladoresEspañol