Los intocables azul y oro

La defensa de Pumas no ha sufrido cambios desde el regreso de Memo Vázquez; a falta de cinco partidos para que concluya el torneo, la zaga parece inamovible, y varios canteranos aguardan por una oportunidad

La defensa Puma
La defensa Puma (Mexsport)

Ciudad de México

El retorno de Guillermo Vázquez a Pumas devolvió la calma a la afición azul y oro, y le acompañaron resultados a su favor, además de algunas modificaciones en el esquema titular.  Memo sabe cómo sacar lo mejor de su actual plantilla y conoce a la mayoría de sus integrantes desde hace algún tiempo. Dentro de los movimientos que el estratega auriazul realizó, la zaga quedó intacta, sin sufrir daños. La misma línea de cuatro al fondo es la que se mantiene desde que José Luis Trejo comandaba en el Pedregal, con Josecarlos van Rankin por derecha, Marco Palacios y Darío Verón al centro, y Luis Fuentes por el sector izquierdo.

La incertidumbre inicial del Apertura 2014 y los malos resultados no permitieron que los nuevo valores de La Cantera se muestren. Memo no cambió en una zona fundamental dentro de su esquema: la defensa.

Jóvenes como Érick Vera, Luis Fernando Quintana e incluso el mismo José Antonio García, saliente de una lesión, tendrán que seguir esperando una oportunidad, pues el panorama no les favorece para hacerse de un sitio en el equipo.

Los años no pasan en vano, y los dos centrales de Universidad ya no gozan de las mismas características de antes. Tanto Palacios como Verón han perdido velocidad y se ven en desventaja contra rivales de exigencia tanto física como futbolística.

 Aunque ya es un veterano en el futbol mexicano, Pikolín pone en manos de Memo su continuidad como uno de los líderes del equipo, con todo y las críticas que arrastra a través de los años por sus carencias técnicas en el terreno de juego.

 “Memo decide, él es el jefe. Si quiere que juegue de lateral, me voy de lateral, si decide que debo estar en la banca, ahí estaré apoyando al equipo. Me trato de brindar al máximo siempre, pero buscando el beneficio del equipo.

 No escucho las críticas, trato de enfocarme en mi trabajo y así lo he hecho a lo largo de once años de carrera”, comentó el central hace un par de semanas.

 APOYA A LOS JÓVENES

 Contrario a la postura de Marco Palacios, Darío Verón le hace honor al gafete de capitán y mesura sus respuestas respecto a los frutos de las fuerzas básicas y su lugar en el equipo del Pedregal; el guaraní no se aferra a pelear por un puesto con las nuevas camadas y confía en que los jóvenes tomen la batuta en algún momento, y que el recambio se dé tarde o temprano, y no solo en la zaga, en toda la plantilla de Pumas.

 “En este equipo siempre se ha trabajado bien en las fuerzas básicas, eso no ha dejado de pasar. Yo confío en que ellos (los jóvenes) tendrán en algún punto su oportunidad para convertirse en gente importante de este equipo y en diferentes posiciones, no solo en la defensa”, advirtió Verón Maldonado el viernes pasado.

 TIENEN FUTURO

 Por las bandas, el Apertura 2014 ha consagrado como infaltables a Josecarlos van Rankin y Luis Fuentes, por el sector derecho e izquierdo, respectivamente. Con Memo, estos los laterales no solo han disputado todos los minutos posibles con el primer equipo en la Liga, también han resguardado su posición y mostrado conceptos interesantes para pensar que a futuro se tiene bien resguardado su puesto. Van Rankin ha tenido fallos a la hora de incorporarse al frente en más de un encuentro, y Fuentes no ha mantenido constancia, es intermitente, pero han cumplido en términos generales.

  UNA INCÓGNITA

 A finales de julio, en los últimos actos de gerencia de Mario Trejo, antiguo vicepresidente deportivo de Pumas, el club firmó por dos años al defensor central argentino Francisco Dutari, y aunque Guillermo Vázquez ha reiterado que lo tiene contemplado para utilizarlo, el sudamericano no ha debutado en la Liga, y apenas si tuvo oportunidad de mostrarse en el torneo de Copa. El tiempo de su estancia en Universidad parece que será breve, y se desconoce si podrá competir por un lugar en la recta final del torneo, pues los intocables de Memo mantienen las plazas ocupadas.