El refugio de Memo

La Copa MX le ha servido al técnico para foguear a la gente joven y así experimentar con rotaciones en el primer equipo; la Liga es su prioridad

Memo Vázquez pensativo tras la derrota frente a Toluca el domingo pasado
Memo Vázquez pensativo tras la derrota frente a Toluca el domingo pasado (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Desde antes de que diera comienzo el actual formato de la Copa MX, en Pumas tenían claro que el torneo solo representaba una competencia de fogueo para cierta parte de la plantilla. “Será un certamen en el que podremos ver a nuestros canteranos, a los más jóvenes; la prioridad es la Liga”, comentaba Antonio Sancho, vicepresidente del club hace algunas semanas.

Sin embargo, Guillermo Vázquez ha utilizado esta justa como laboratorio de distintas pruebas. En los dos primeros duelos de la fase grupal, visita recíproca entre Universidad y Alebrijes, el entrenador ha rotado a futbolistas titulares en la Liga, para generar mayores sociedades en su plantel y así entender cuál debe ser el once inicial más adecuado, para consumar los objetivos de la dirigencia.

El refugio en este torneo, le ha dado la posibilidad de entender al técnico el rol que deben ocupar jugadores que no tienen garantizada la titularidad en el cuadro del Pedregal. El caso de Matías Britos es el que mejor ejempli­fica esta referencia. El uruguayo no ha brillado por sus goles en la Copa, pero sí por la plurifuncionalidad de su desempeño; lo mismo se ubica pegado a la banda izquierda o a la derecha, que como media punta o hasta como el único eje en ataque.

“Sabemos que en la Copa se rota al plantel para darle juego a todos. A quien le toque estar, lo hará de la mejor manera no solo por la Copa, sino porque signi­fica representar a una gran institución”, determinó hace unos días el atacante charrúa.

Además de brindarle minutos a nóveles que no tienen cabida su­ficiente en el escuadrón estelar, Memo ha incrustado piezas fundamentales de su esquema para lograr una mayor conjunción de su idea futbolística, esperando que la recompensa se note en el funcionamiento de la Liga, su verdadera morti­ficación.

En el compromiso de vuelta frente Alebrijes, Vázquez convocó y utilizó a tres elementos inamovibles en el Apertura 2015: Marcelo Alatorre, David Cabrera y Javier Cortés. Este último, determinante para que Pumas evitara un segundo descalabro ante los de Oaxaca, fue el autor del tanto del empate en el estadio Benito Juárez.

Esta justa también le funciona al timonel auriazul como descarga de actividad para su tercia de arqueros. Aquí, Alfredo Saldívar y Yosgart Gutiérrez son los encargados de resguardar el marco felino, mientras Alejandro Palacios mantenga su nivel y le respeten las lesiones. El segundo y tercer portero de la institución desahogan sus mejores lances en dicha justa.

Lo que logren los universitarios en la presente edición de la Copa MX, será consecuencia de lo que consigan, a su vez, en el Apertura 2015. Memo le dará rotación a su plantilla las veces que considere necesarias, para mantenerla a un ritmo competitivo, pero todos tienen claro cuál es la única prioridad.

LOS PUNTOS Y LA CONFIANZA
Este ­ fin de semana, Pumas se mide contra el sorpresivo Puebla, en la cancha del estadio Olímpico de la BUAP; los auriazules buscan volver a la senda del triunfo, luego del tropiezo frente a Toluca, por lo que intentarán arrebatarle tres unidades a La Franja, vitales para su situación porcentual. Universidad deberá revertir la imagen de escuadrón irregular que dejó durante el semestre pasado.

“Contra Puebla tuvimos un amistoso en la pretemporada, en el que no la pasamos bien. Son un equipo muy dinámico, rápido; llevan bien el balón por abajo y están con la motivación propia de un buen arranque. Vamos a tratar de ser inteligentes. Va a ser un partido muy duro”, dijo ayer Ismael Sosa en conferencia.