La camada que viene

Para enfrentar el 2016, Pumas tiene entre sus filas a jóvenes promesas que destacanpor lo que se habla de ellos y lo poco quehasta ahora han mostrado en el campo;aguardarán por minutos y titularidad

Omar Islas y Jesús Gallardo ya cuentan con minutos en primera división
Omar Islas y Jesús Gallardo ya cuentan con minutos en primera división (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

El 2016 será un año de exigencia para Pumas. En los siguientes doce meses, Universidad Nacional tendrá que disputar cuatro torneos (dos de Liga, la Libertadores y la Concachampions). Para hacerle frente a estas competiciones, además de reforzarse con jugadores de experiencia, sobre todo foráneos, los canteranos tendrán que demostrar su valía, en caso de ser requeridos por Guillermo Vázquez, para fortalecer al primer equipo. Existe un grupo de varios futbolistas juveniles que desde ahora levantan la mano.

Con el regreso de Memo Vázquez (ya iniciado el Apertura 2014), La Cantera ha retomado poco a poco el peso del pasado. A lo largo de los últimos tres torneos, seis prospectos han debutado en el máximo circuito, con la esperanza de consagrarse al ritmo de las órdenes de un técnico que sabe cuidar el talento en ciernes y pulir condiciones destacadas en nóveles jugadores. Hay materia prima para pensar en el futuro a mediano plazo.

El Clausura 2016 representará un torneo diferente para Universidad, ya sin la problemática del descenso y la presión por demostrar su valía. Gracias a lo conseguido en el AP15, los felinos tendrán un semestre en el que podrán experimentar distintas fórmulas para alcanzar de nuevo el éxito. Su incorporación en la Libertadores le dará al equipo una razón para ampliar su baraja de elementos y le brindará rotación a futbolistas inamovibles.

Es aquí donde a los jóvenes se les abrirá la posibilidad de ser partícipes del juego auriazul; los seis que recibieron la oportunidad de mostrarse antes, integran la camada que viene, un grupo que deberá apelar al pasado glorioso de sus antecesores en la institución, como hijos del club, y así afianzarse en el gusto del técnico y las exigencias de la afición. El escenario exhibirá si sus recursos en la grama verde son suficientes para mantenerse o perderse en el camino.

Hasta ahora, han sido más las apuestas ofensivas de Memo en La Cantera. Jesús Gallardo, Omar Islas y Alan Acosta son polivalentes y rápidos interiores o bien, mediocampistas, con una visión vertical de las acciones del juego; Gustavo Rodríguez se desempeña como mediapunta, aunque también puede jugar pegado a la banda. Este último destaca por ser el más joven (18 años) en presentarse en la Primera División con Pumas, durante los torneos cortos y todos, ya debutaron con la tutela de Vázquez. En la parte baja de la cancha, Rafael Cid, un delgado defensor central, debutó en el Clausura 2015, lo mismo que el contención Kevin Escamilla (campeón del mundo Sub 17 en México 2011). A la espera de alguna posibilidad en el terreno de juego y ya como tercer arquero de Pumas, con la salida de Yosgart Gutiérrez, Bernabé Magaña tiene listos los guantes en caso de ser requerido.

MÁS MATERÍA PRIMA

Además de los ya mencionados, en la categoría Sub 20 existen jóvenes que deslumbran y han seguido su proceso hasta, incluso, ser considerados para entrenar con el primer equipo. Memo se mantiene al pendiente de lo que necesita el escuadrón del sur de la capital para nutrir y renovar a su plantel, regularmente incorpora a promesas, para foguearlas con un día a día de máxima exigencia.

En este espacio destacan el portero Gustavo Alcalá, Diego Rodríguez, rápido defensor y Alejandro Zamudio, quien vivió el proceso de la selección mexicana Sub 17 en pasados meses (aunque no fue convocado al Mundial de Chile), entre otros prospectos con proyección para la Primera División nacional.

Aunque es una a puesta a futuro, un proceso de años, La Cantera de Pumas ha recobrado poco a poco los reflectores, los mismos que no había tenido a lo largo de varios años. El proyecto va avanzando.