Fin de la pesadilla para Pumas, inicia el cambio

Pumas empató con Cruz Azul, pero acabó en el último lugar general. La directiva anunció la salida de Luis García, Ariel Nahuelpán, Robin Ramírez, Cándido Ramírez e Ignacio González, como primera medida de renovación

CIUDAD DE MÉXICO

Se acabó. El peor torneo en la historia de Pumas llegó a su final con un toque de heroísmo, pero con el aviso de que la planeación que permita, en el futuro inmediato, evitar otro semestre tan bochornoso ya está en marcha. Ayer, Universidad rescató un empate a dos goles con Cruz Azul. Un resultado, que, sin embargo, no le priva de ocupar el último lugar de la tabla general.

Lo ocurrido en Pumas en los últimos meses vio su conclusión como una de las peores etapas en la historia de este club. Las decisiones directivas, que poco a poco fueron diezmando al equipo en lo deportivo, arrojaron números lapidarios, ante ellos, el plan de acción exige acciones concretas y contundentes.

Pasará tiempo para que esto se olvide, pero en el futbol, el mismo tiempo exige respuestas rápidas. Ya no sirve de nada lamentarse por la mala planeación deportiva que se ha ejecutado desde la llegada de Jorge Borja a la presidencia. Eso sí, debe quedar la enseñanza de que no se puede volver a confiar el mando del equipo ni a directivos novatos, y mucho menos a entrenadores que no gocen de fogueo en la trinchera profesional.

Pumas rescató un empate a dos, con goles de Nieto y Ramírez



Se debe aprender que las inversiones en refuerzos de buen prestigio no garantizan el éxito deportivo, que debe existir un proyecto deportivo sano, que busque involucrar y cohesionar a todos los niveles, a fin de armar una entidad competitiva. Así lo ha entendido Mario Trejo, el actual vicepresidente deportivo ha iniciado la reestructuración del equipo con el anuncio de los jugadores que dejarán el club.  
   
El plan de reorganización ya está en marcha, Luis García, Ariel Nahuelpán, Robin Ramírez, Cándido Ramírez e Ignacio González —todos refuerzos contratados de Alberto García Aspe— no entran en el mismo para el siguiente torneo. La idea de la directiva contempla reforzar la delantera, una zona en la que el equipo fue incapaz de carburar en el recién concluido Apertura 2013.

Estos jugadores se marchan no porque sean los más malos que hay dentro del club, sino porque, quizá, su adaptación a la dinámica del plantel no se llevó a cabo de la manera deseada. Incluso podrán ser vistos como víctimas, considerarse injusta su salida, pero la suerte ya está echada; ahora queda esperar que los refuerzos que lleguen en los próximos días o semanas, revitalicen un club que se ha desgatado.

Mario Trejo tiene claro que José Luis Trejo es el hombre ideal para reivindicar el nombre de la institución, el entrenador que haga de Universidad un equipo que transmita alegría y sea competitivo, que no pare de correr y morder a sus rivales, que anote goles y celebre triunfos en casa. Sensaciones que este torneo la gente no pudo degustar en el Estadio Olímpico.

El vicepresidente deportivo entiende que las decisiones tomadas (la primera, la elección de José Luis Trejo, la segunda la lista de bajas y la tercera, los jugadores que se incorporarán) empezarán a ser cuestionadas desde ya. A él le compete, junto con el entrenador, la confección de un plantel que recupere el espíritu maltrecho en los últimos meses. 

Los goles de la Máquina estuvieron a cargo de Pavone y Giménez


Mario Trejo sabe de este negocio, y sus acciones deberán convencer a una afición que esperará ansiosa el regreso de un equipo que, si bien no lo merece, sus propias decisiones, lo hicieron terminar como el peor del torneo. La reestructura está en marcha y partir de enero, en el Clausura 2014, tendrá que arrojar mejores dividendos. 

Panoramas opuestos

El juego de ayer contra Cruz Azul transitó en un ejercicio de orgullo, para Universidad, fue un partido igualado en el primer tiempo, y en el segundo lapso tuvo transformaciones en los dos equipos, con La Máquina imponiendo su ley hasta irse diluyendo al punto de perder una ventaja de dos goles, gracias al arrebato e irreverencia de los chicos de La Cantera.

Del primer tiempo poco se puede resaltar. Los celestes haciendo de Joao Rojas su hombre más peligroso, pero con la defensa universitaria resistiendo la maquinaria celeste que buscó insistentemente el gol. Y Pumas tuvo una jugada clara en la que Efraín Velarde disparó justo a la posición de Guillermo Allison.

Fue hasta el segundo tiempo cuando Cruz Azul venció la barrera de Universidad. Torrado filtró un pase que rompió la defensa de Pumas, Julio Domínguez le ganó la espalda a Toño García, el Cata centró y en el área Pavone cabeceó para marcar el 0-1 al minuto 49.
Dos minutos después Cruz Azul aumentó el marcador, Luis Fernando Quintana falló en la salida y regaló el balón a Joao Rojas, quien habilitó al Chaco y éste definió con un tiro con la derecha. 

Parecía todo perdido para Pumas, pero José Luis Trejo movió el banquillo, sacó a Luis García, Van Rankin y Bravo, entraron Ariel Nahuelpán, Alfonso Nieto y Daniel Ramírez, y los chicos de La Cantera agitaron al equipo, apelaron al orgullo y rescataron el partido.

La entrada de Ramírez supuso un arrebato para la delantera, al minuto 74, el joven canterano sacó un disparo con la zurda que venció a Allinson. A partir de ahí Pumas se agrandó y Cruz Azul reculó. Y luego entre Nahuelpán, Nieto y Ramírez armaron el gol del empate de Nieto, quien cabeceó un centro de Ramírez al 80’.

Pumas buscó el triunfo, pero no le alcanzó la reacción. Acabó como último lugar y ahora viene el proceso de resurgimiento. Y de Cruz Azul, debe aprender que en la Liguilla no puede permitirse volver a perder una ventaja de dos goles en diez minutos. Si La Máquina no se sacude ese conformismo difícilmente podrá aspirar a ser un contendiente por el título del torneo.