“Estamos medio muertos”: Darío Verón

Nada le salió a Pumas en el Apertura 2013, y el duelo contra Cruz Azul es el pretexto ideal para subsanar la pena auriazul

Darío Verón, defensa de Pumas
Darío Verón, defensa de Pumas (Club Universidad )

CIUDAD DE MÉXICO

El funeral de Pumas se veía venir; los preparativos para despedir al acaecido se cocinaron desde arriba. El equipo se murió antes del silbatazo inicial del Apertura 2013, y los cinco pasos del duelo es el camino auriazul.

NEGACIÓN: "Tenemos un plantel justo, corto y se veía venir desde la pretemporada. Hubo muchos lesionados y no todos estaban al ciento por ciento", explicó Darío Verón, quien no dio excusas, y cómo ofrecerlas tras 16 Jornadas de pesadilla: apenas 10 puntos y un partido ganado, lo que mantiene a los felinos en el penúltimo lugar de la tabla.

"Me siento triste, dolido"

Ahora, ya en el Hades del A2013, la luz perpetua está en el duelo contra Cruz Azul el domingo en Ciudad Universitaria; aunque el alivio, de darse una victoria, será apenas perceptible en el seno del club.

IRA: "Mentalmente estamos medio muertos, porque queremos hacer bien las cosas y no nos salen. Queremos, al menos, sacar un resultado positivo contra Cruz Azul para la afición".

NEGOCIACIÓN: ¿Culpables de la crisis? Verón, como capitán, expresó el sentir y deuda de los hombres de campo, pero... "Los responsables somos los futbolistas. La directiva anterior (Alberto García Aspe, Roberto Medina) jugaron mucho tiempo en Pumas y trataron de hacer lo mejor para la institución, lamentablemente salió todo mal. A veces esto da el futbol, tal vez por inexperiencia".

DEPRESIÓN: Darío, quien es parte del cuadro de desde hace poco más de diez años, no ocultó su sentir en el momento más álgido de sus colores, y a los cuales quiere rendir tributo con su permanencia hasta su último día como futbolista.

"Me siento triste, dolido. Pumas es una institución grande y no deberíamos estar así. Todos los que estamos acá somos culpables. A veces ni puedo descansar bien de lo mal que me siento".

Antes de su último viaje en el presente certamen nacional, Verón no quiso adelantar el porvenir del plantel, aunque desde la cúpula ya se tomaron las decisiones de cara al siguiente torneo.

ACEPTACIÓN: "A mis compañeros los respeto mucho, son muy profesionales, somos una familia y estamos todos juntos en las buenas y en las malas".