Pumas: Un gol o los peores de la historia

La ofensiva de Universidad ya es la menos productiva que ha tenido el club en torneos cortos, y si el domingo no le marca un tanto a Cruz Azul, se convertirá en la más pobre de todos los tiempos en el futbol mexicano

CIUDAD DE MÉXICO

El Apertura 2013 ha sido una pesadilla en todos los aspectos para Pumas, el club ya cuajó el peor torneo en su historia al aspirar a sumar solo 13 puntos, siempre y cuando derrote a Cruz Azul; de no hacerlo, la marca quedará aun más paupérrima con 10 u 11 unidades en caso de perder o empatar.

Pues bien, los registros negativos no acaban ahí, hay más desolación, sobre todo en el aspecto ofensivo, pues la actual delantera universitaria compuesta por Ariel Nahuelpán, Luis García, Robin Ramírez y Martín Bravo, se ha convertido en el peor ataque en la historia del club. En el actual curso, Universidad apenas ha marcado seis goles repartidos de la siguiente forma: dos de Nahuelpán, dos de Bravo y dos de Lucho.

La peor marca que registraba una delantera de Pumas data del Clausura 2012, cuando el equipo apenas sumó 13 goles. Es decir que hoy están 50 por ciento debajo de ese registro. El asunto más grave radica en que Pumas necesita marcar un gol para no quedar como la peor ofensiva en la historia de los torneos cortos, lo que implica ser la más pobre en la historia del balompié nacional.

Hasta ahora, el registro más bajo de goles lo tienen Atlas y los extintos Indios de Ciudad Juárez con solo siete goles anotados. Los rojinegros tuvieron esa mancha en el Clausura 2012, mientras la de los fronterizos data del Apertura 2009.

Así las cosas, si Universidad no le marca por lo menos un gol a Cruz Azul, en el juego del próximo domingo en el Estadio Olímpico, pasarán a ser la peor ofensiva de todos los tiempos. El asunto es que en los últimos dos partidos, Universidad se ha ido en blanco: 0-0 contra Veracruz en la Jornada 15 y perdió como visitante por 1-0 con Chivas en la Jornada 16. Aunado a que en CU no ha ganado un solo partido y no marca un gol desde el 1 de septiembre, cuando perdió 1-4 con América.

EN LA PUNTA DE MIRA

Estos números y la evidente ausencia de gol y de ocasiones para marcar, han llevado a la directiva y al cuerpo técnico a tomar cartas en el asunto y empezar a buscar gente que refuerce el ataque. Hace unas semanas, Mario Trejo, vicepresidente deportivo de Universidad, señalaba que al final del torneo habrá movimientos; al término del partido ante Veracruz, el entrenador José Luis Trejo, quien se mantendrá en su cargo, no dudó en revelar que los refuerzos llegarán a la parte de ataque.

Ayer, Mario Trejo señaló que los nombres de los jugadores que causarán baja del club ya están decididos, pero que éstos serán anunciados la siguiente semana, aunque aceptó que la parte ofensiva es donde se darán los principales retoques. "No quiero dar nombres, pero es la lógica, para qué le hago al mago, la lógica es reforzar ahí adelante, ahí hay que modificar", dijo ayer el directivo.

Aunque los cuatro delanteros tienen contrato vigente, es seguro que no todos permanecerán. Luis García (seis meses de contrato) declaraba el lunes que espera entrar en los planes del entrenador para la siguiente temporada y que no le ha pasado por la mente dejar la institución.

Robin Ramírez (dos años de contrato) se recupera de una lesión en un dedo, no ha jugado en los últimos partidos y no tendrá actividad el próximo domingo, ayer comentó que tenía la ilusión de seguir en el club, "pero vamos a ver qué pasa la otra semana, tenemos esa ilusión, esperemos que sea bueno lo que venga".

Ariel Nahuelpán (dos años y medio de contrato) llegó para este torneo, el argentino ha sido luchón, pero la suerte no le ha acompañado, hace un par de semanas comentó que la decisión de reforzar "es de la directiva, yo me siento tranquilo y sé que puedo dar mucho más. Vivo el día a día y trato de mejorar para estar en el once titular en cada partido".

Martín Bravo (seis meses de contrato) es el delantero con más tiempo en el club, este torneo ha sido incluso abucheado por la tribuna, pero hasta el momento tampoco ha sido informado de nada respecto a su futuro, pero también ha manifestado su deseo de seguir en el club. "Cambios va a haber. Yo quiero seguir, no me quiero ir mal del club como estamos ahora. Si me toca, me gustaría irme bien, pero yo quiero seguir en Pumas", dijo.

La semana que viene estará echada la suerte de los delanteros de Pumas, es claro que los cuatro no se mantendrán que uno o quizá dos tengan que mudarse y si las negociaciones de la directiva fructifican, podrían ser más.