Batalla por la contención

Pumas tiene en el mediocampo una tercia de posibilidades para pensar en el cierre de la Liga y la pelea por el boleto a la Liguilla; los recuperadores de Universidad se debaten por la titularidad del puesto cada 90 minutos

Híbert Ruiz, David Cabrera y Alejandro Castro, las opciones de Pumas en la media
Híbert Ruiz, David Cabrera y Alejandro Castro, las opciones de Pumas en la media (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

La disputa por la Copa Libertadores y la Liga, ha abierto un frente de lucha en el plantel de Pumas. En la línea de contención, Alejandro Castro, Híbert Ruiz y David Cabrera han competido por un puesto para así ganarse la confianza de Guillermo Vázquez, y que esto les reditúe en minutos dentro del campo. Por los dos torneos, Memo ha alternado a sus escudos, utilizando como fijo, únicamente, a Javier Cortés, como un mediocampista más mixto, con funciones ofensivas. Cualquiera de los tres anteriores le cuida las espaldas al ‘7’.

Alejandro Castro, hasta ahora, ha sido el que mayor participación acumula en la Liga, con 10 encuentros disputados, nueve como titular y cinco duelos completos; las labores del ‘21’ se han limitado a defender y destruir el ataque rival. Álex funciona dentro del esquema auriazul como un cinco, delante de la línea de los zagueros del equipo. Se complementa adecuadamente con Cortés y lo solidifica en funciones de sacrificio, para que este se enfoque en el ataque.

Castro no tiene la velocidad que quizás Cabrera o Híbert, pero sí registra un importante juego aéreo, que, como en su debut durante el Apertura 2015, le redituó en gol en un tiro de esquina; también, cuando el esférico le queda cerca del área enemiga, no duda en intentar un disparo lejano. Castro cuenta con la capacidad, de igual forma, para desempeñarse como defensor central, como ya lo ha empleado Memo en la Copa Libertadores, ante la baja de Francisco Meza.

Híbert Ruiz, que llegó apenas para el Clausura 2016, se ha ido afianzando de a poco. Procedente de Monarcas Morelia, el ‘17’ debutó hasta la cuarta fecha, frente al Atlas y han sido los altibajos de Castro, habitual titular, los que le abrieron espacio y le dieron reflectores. Cabrera, que era la opción del relevo para Alejandro, tampoco estuvo a altura de la oncena estelar y entonces el recién llegado al Pedregal tomó la batuta para, incluso, sentar en algunos duelos al propio Álex.

Sus incorporaciones frecuentes al frente son del gusto del técnico, aunque, como se mostró ante Chivas, en distintas ocasiones éstas abren espacios que sabe aprovechar el rival. Su sector, fue de los perjudicados ante El Rebaño Sagrado; Ruiz jugó completo el duelo frente Guadalajara, pero fungió como uno de los eslabones más endebles. Días después, contra el Olimpia, retornó a la suplencia.

Como tercera opción, relegado con el correr de las jornadas, se encuentra David Cabrera, que hasta hace un año era inamovible del once de Memo. La llegada de Castro —a mediados de 2015— y una lesión en el hombro, le apartaron el torneo anterior; el ingreso y la aparición de en jundia de Híbert Ruiz, apenas si le han contemplado para que su ficha muestre 258 minutos en la cancha, repartidos en seis cotejos, aunque solo dos de ellos han sido completos.

Cabrera Pujol, como dio muestra ante Morelia la fecha pasada, se fortalece más en labores de creación, gracias a su educada pierna zurda; al lado de Cortés se entiende, combina e incrementa las funciones de ataque, pero padece en la recuperación, en cortar los circuitos del sinodal en turno. De momento, David se mantiene a la espera de recobrar el nivel que incluso lo colocó en selecciones nacionales. El banquillo y los propios compañeros son su aliciente.

Así, ante León, Guillermo Vázquez deberá decidir si darle continuidad a Castro, recuperar la confianza en Híbert o regresar a Cabrera de inicio. Cualquiera de los tres, al lado de Cortés, para propulsar el aparato ofensivo. Son los mariscales de Pumas, los que mayor tenencia del balón acumulan; los tres, fundamentales para la circulación del juego.

LIGUILLA, “SÍ O SÍ”

Pese a que Pumas volvió a modificar su horario de local, esta vez para medirse a León, en la cancha del estadio Olímpico (18:30), este domingo, en el plantel este es un detalle sin mayor relevancia, pues sea al mediodía o en la tarde, la única preocupación del conjunto azul y oro es ganar para sumar tres unidades que los mantengan con posibilidades matemáticas de aspirar a la fase final del torneo —cuentan hasta ahora con 15 puntos.

“A nosotros nos viene bien el horario de jugar tarde, qué mejor que jugar sin tanto calor como lo hacemos siempre, pero la meta es la misma, la obligación es la misma. Tendremos a un rival complicado, que viene hilvanando un mejor juego colectivo, aunque las victorias no se le han dado. Si queremos estar en la Liguilla, hay que ganar este domingo, no se puede poner otro parámetro. Es ganar en casa sí o sí”, reveló este viernes, en conferencia, Daniel Ludueña.