Pumas da espectáculo y golea al Atlante

Universidad se impuso a los Potros de Hierro en CU, en una exhibición de contundencia de los universitarios que se combinó con la mala puntería de los azulgrana; el visitante fue valiente y siempre propuso su juego

CIUDAD DE MÉXICO

Universidad vivió una tarde de bonanza como hace años no la tenía. El equipo universitario se repuso del tropiezo de hace una semana ante Morelia y de la eliminación de la Copa MX; ayer Atlante se fue magullado de CU tras ser goleado 5-0. Una victoria contundente que le permite a Pumas recuperar el tercer sitio de la clasificación general. Mientras los Potros siguen hundidos en la tabla porcentual.

La goleada de Pumas tiene un amplio mérito, por la ambición que demostró el equipo, porque no hubo conformismo, porque el conjunto de José Luis Trejo mantiene su dosis de oportunismo para concretar las jugadas que genera, porque reafirma que el grupo está comprometido con ser protagonista.

Pero también hay que agradecer al Atlante la dosis de valentía con la que salió a jugar en el Estadio Olímpico, es verdad, los Potros no tenían de otra, se juegan la vida cada semana, para ellos no hay otra manera de salvarse que no sea la de ir a buscar el arco rival. También, ese arrojo puede tener una cantidad de imprudencia, porque quizá en algún momento al cuadro azulgrana le convenía doblar la rodilla. No lo hizo, mostró dignidad, buscó su suerte, pero fracasó en sus intentos, jugó a pecho abierto y se fue malherido. 

Universidad salió enchufado y Atlante no se atrincheró, eso permitió ver un juego de un área a la otra. Los universitarios se acercaron a Eder Patiño y los Potros hicieron lo propio con Alejandro Palacios. Cada uno por sus necesidades, Cortés percutió primero por encima del travesaño. Los Potros mantenían el orden y desprendían con velocidad.

Al 15’, Alejandro Palacios le quitó una opción a Roberto Gutiérrez, dos minutos después Sepúlveda sacó un tiro cruzado al que Pikolín llegó con un buen manotazo. Pero el futbol es acierto y error y nada mejor que el partido de ayer para reflejarlo, del posible festejo azulgrana se pasó a la celebración universitaria. Cabrera sacó desde la esquina al 22’, la defensa azulgrana mostró su vulnerabilidad y Martín Bravo apareció en segundo poste para cabecear y vencer a Patiño.

Hubo pausa para la hidratación y eso benefició el duelo, porque en ese momento los entrenadores hicieron ajustes tácticos, los dos cambiaron su sistema, hasta eso tuvo el partido, un encuentro disputado en las gradas, en las bancas y en el campo. El juego se hizo eléctrico, con Atlante dejando más espacios y Pumas mostrando determinación. Bravo se movía por el eje de ataque o por la banda izquierda. Arroyo penetraba por la derecha. Ida y vuelta.

Pero otra vez el error y el acierto. Al 38’, Michael Arroyo cobró un tiro libre al que Alejandro Palacios le metió los puños, Bravo ganó el rebote por arriba, Galmarini falló en su barrida por recuperar el balón y se lo dejó a Ismael Sosa, éste lo llevó hasta el campo contrario, dio para Martín, quien tiró; Patiño atajó, pero dejó la bola a disposición de Sosa que no dejó de acompañar la jugada y empujó la pelota para el 2-0.

El tercero llegó al 43’ en un destello de talento de Cabrera, el mediocampista amagó con disparar, pero en lugar de hacerlo habilitó a Bravo quien se encontraba sin marca en el área. El argentino controló y definió ante la salida de Patiño. En medio tiempo Universidad había liquidado el juego, sobre todo porque a los Potros, además  de los golpes emocionales por los goles en contra, en el aspecto físico bajaron el rendimiento. 

Pumas perdió a Bravo por lesión y al inicio del segundo tiempo Atlante tomó un segundo aire, siguió el equipo de Marini con esa valentía y Universidad esperó cazarlo en la contra. Pero no era la tarde de la ofensiva de los Potros, muy voluntariosa, pero poco efectiva. Sepúlveda puso la pelota en el palo, Romagnoli desvió a tiro de esquina una internada de Arroyo por izquierda, Alberto García falló un par de remates y Arroyo puso de nuevo la pelota en el poste. Eran los mejores momentos de los azulgrana. Atlante jugaba a descontar o morir y entonces vino un contragolpe letal de Pumas. Ludueña habilitó a Lagos y éste se estrenó como goleador con un buen toque de zurda para el 4-0 al 59’.

El espíritu combativo de Atlante seguía. Quizá una postura imprudente, pero bien agradecida por la tribuna. La dignidad de Atlante fue bien recompensada por Pumas que también fue por más. Verón avisó en un contragolpe, Cortés con un cabezazo; entonces Verón noqueó a los Potros al minuto 88.

Universidad y Atlante ofrecieron un partido de esos que agradan. Pumas se llevó la gloria. Y los Potros, se fueron heridos, hundidos en la tabla, pero lo de ayer en CU fue un espectáculo que se les aplaude.