Los indispensables en Pumas

Pumas tiene jugadores que sostienen el buen paso del equipo, debido a su jerarquía en el campo y la confianza del técnico; el capitán Fuentes avala la llegada de Santiago Palacios

Alejandro Palacios,Luis Fuentes, Darío Verón, Javier Cortés
Alejandro Palacios,Luis Fuentes, Darío Verón, Javier Cortés (Mexsport)

Ciudad de México

El paso positivo de Pumas tiene como responsables a siete de sus futbolistas. Francisco Palencia ha mantenido una base experimentada para comandar el rumbo del equipo. En la plantilla, Alejandro Palacios, Luis Fuentes, Darío Verón, Marcelo Alatorre, Abraham González, Javier Cortés y Matías Britos son, para el esquema de Paco, insustituibles, y además, los principales artífices de lo que va del torneo. Cada uno, en su línea, brinda estabilidad y equilibrio a Universidad.

Palacios ha marcado diferencia en el arco. En lo que va del Apertura 2016, ha detenido dos penales, primero a Chivas y luego a León, ambos duelos en el estadio Olímpico Universitario; por si fuera poco, Pikolín es uno de los cancerberos que menos veces ha visto la caída de su meta (2). Solo Necaxa pudo quebrantar su buena racha: Edson Puch y Marcos González fueron los encargados de anotarle. Es el segundo mejor guardameta del torneo, detrás de Nahuel Guzmán (Tigres), hasta el momento sin tantos en contra.

En la zaga auriazul, Darío Verón se mantiene como líder, capitán sin gafete de la zona baja. El paraguayo, junto a sus otros seis compañeros ha completado los 360 minutos posibles hasta el momento. Al lado del guaraní, Marcelo Alatorre, desde la lateral por derecha, mantiene intacto su historial de participación, mismo caso que Luis Fuentes, por la parcela izquierda.

En la media, Paco Palencia ha fortalecido el vínculo entre Javier Cortés y Abraham González, con el fin de afianzar el juego colectivo. El entrenador monta, por lo regular, un esquema (4-2-3-1) en el que por los volantes de contención pasa gran parte del flujo del juego; en este caso, el español se encarga de construir un poco más atrás que Cortés, de asociarse, de blindar a Javier, para que, libre de responsabilidades, el ‘7’ se sume al ataque. Las características de ambos se adecúan.

La libertad de Cortés le permite participar en contragolpes, para abrir la cancha, así como también, convertirse en un inamovible le llena de confianza al jugador. En el primer gol contra Necaxa, fue el propio Javier quien sirvió para Pablo Barrera y para que este, en una serie de paredes, se asociara con Marcelo Alatorre, que a la postre centró para Eduardo Herrera y abrió el electrónico. Cortés marcó, de igual forma, el tanto de la victoria frente a León.

“Javier cumple con sus funciones de gran manera, reparte el juego, nos da profundidad, se asocia y nos genera en ofensiva”, dijo Palencia después del empate en Aguascalientes. “Abraham es todo esfuerzo, un futbolista completo en muchos sentidos, que lo mismo sube para apoyar en ofensiva, que se puede sumar en esfuerzos defensivos”, remató Paco. Detrás de ambos, los hermanos Kevin y Jorge Escamilla esperan oportunidad en la contención.

El grupo de insustituibles lo completa Matías Britos. El uruguayo registra dos años en el Pedregal y ha revertido, con enjundia y ganas, luego de un comienzo difícil desde su arribo. Es una pieza fundamental en el engranaje de Pumas, lo mismo funciona como mediapunta, que pegado a la banda derecha y hasta como eje de ataque.

Aunque no ha marcado hasta ahora, contrario a su costumbre goleadora ya mostrada, ha enriquecido el funcionamiento colectivo. Britos da, desde consejos y voz de mando, hasta sacrificio en defensa. Así, el buen paso de Universidad Nacional tiene nombres propios.