El código MB

Martín Bravo y Matías Britos fueron los protagonistas de un intercambio entre equipos en el verano pasado que los ha beneficiado de muy poco en lo futbolístico; ambos, ni en León ni en Pumas, han encontrado la senda del éxito que les acompañó antes

Martín Bravo (León) y Matías Britos (Pumas)
Martín Bravo (León) y Matías Britos (Pumas) (Mexsport)

Ciudad de México

Mencionar el nombre de Martín Bravo en Ciudad Universitaria es sinónimo de entrega, de lucha para la a­fición azul y oro que todavía recuerda al argentino en el Olímpico. El atacante dejó gratas sensaciones en su etapa con Pumas (2008-2014) y aunque a la distancia de su paso solo quedan recuerdos, sus seguidores le guardan especial estima y más aun por la manera en la que el atacante abandonó al club a mediados de este año.

Martín dejó las arcas de los auriazules al término del Apertura 2014 en un intercambio por Matías Britos. El argentino llegó a León y el charrúa desembarcó en el Pedregal. En su último certamen como puma, Bravo tuvo un arranque que lo apuntaló como posible monarca de goleo, pero las lesiones no le permitieron mantener la titularidad y concluyó su etapa en CU saliendo por la puerta trasera de la institución, entre conflictos con el entonces responsable médico del club y otros dimes y diretes.

Con Matías Britos en sus ­ filas, Pumas esperaba tener un desempeño similar al que registró con Martín Bravo, pues se le consideraba al uruguayo de condiciones similares en el campo. José Luis Trejo, estratega que aprobó su ­fichaje, el atacante gozó de con­fianza traducida en minutos como titular, pero Britos no encontró los goles; aunque Matías jugaba más pegado a la banda cuando militó con León, y donde incluso se mostró solvente, con Universidad fue alineado como único eje de ataque, como nueve. La apuesta nunca funcionó.

Al concluir la etapa de Trejo con Pumas, al comienzo del certamen en disputa, y con el regreso de Guillermo Vázquez al timón, Britos protagonizó un papel secundario en el equipo. Volvió a la banda para tratar de generar contenido y volumen ofensivo, pero no se adaptó al parado táctico de Memo. Por otra parte, a Martín Bravo, en el Bajío, le ha costado ganarse la confi­anza de su timonel, Gustavo Matosas, que lo mantiene lejos de un puesto estelar con el vigente campeón del balompié nacional.

LA DEBACLE

El sábado 4 de octubre, Pumas visitó el estadio Jalisco para medirse a los Leones Negros. Después de los 90 minutos, Universidad sufrió su primera derrota con Guillermo Vázquez en la banca (1-0). Más allá del adverso resultado, este encuentro fue el último en el que Matías Britos vio participación este semestre. El ofensivo abandonó la cancha con molestias musculares en la espalda, pese a entrar de cambio y apenas disputar 20 minutos.

Días después, la directiva universitaria con­firmó que el sudamericano había sido sometido a una operación en la columna vertebral; en la dirigencia advirtieron que le fue colocada una prótesis entre las cervicales C5 y C6 que se mantendría en observación médica hasta ­finales de esta semana. Matías volverá a los entrenamientos en tres meses y se perderá el resto del Apertura 2014.