Martín Bravo va en busca de su mejor versión

Tras marcar dos goles en el arranque del Clausura 2014, Martín Bravo dijo que trabaja para alcanzar un alto nivel competitivo que le permita tener actuaciones brillantes con Pumas

Ciudad de México

Martín Bravo dio un paso adelante el domingo. En la pretemporada, el delantero argentino se había mentalizado en arrancar el Clausura 2014 de manera positiva. Más allá de que su contrato expira en junio, más allá de las críticas y de los abucheos que le dedicaron el torneo anterior, más allá de los comentarios que lo ponían fuera del equipo. Bravo lo hizo por sí mismo, por demostrarse que puede recuperar sus mejores años, esos en los que era un tipo desequilibrante con el olfato fino.

El domingo casi todo le salió bien, y fue casi, porque la sonrisa no pudo ser total por el empate de Puebla consumado en el tiempo de compensación. Pero en el plano personal, Martín volvió con el tanque de gasolina lleno. Dio la sensación de volver a recuperar la potencia y el instinto en la jugada que provocó el penal. Hubo algunas marrullerías de los poblanos por tratar de intimidarle, pero Martín tenía la mirada fija y clavó el balón.

Y la suerte le hizo un guiño de complicidad en el segundo gol, cuando desvió con la pierna izquierda un tiro de Martín Romagnoli, el cambio de trayectoria desnortó a Villalpando y encendió las gradas. Esas tardes de abucheo empezaban a quedar en el olvido. Bravo siguió activo, encontró profundidad en las bandas, pero le hacía falta un socio más adelantado. Se fue al minuto 76 y esta vez no hubo reproches.

Martín es un tipo franco, que no se esconde, repasó su actualidad y los meses pasados y comentó que es una persona autocrítica, “siempre me baso en eso, no tuve un buen torneo, hice pocos goles, tenía que haber tenido más, aportar más cosas al equipo, volver a ser el que llegó a México (en 2008) que fue cuando conseguí el primer campeonato, quiero volver a recuperar ese nivel, porque el equipo también lo necesita”.

Sobre los días en los que fue blanco de la grada apuntó. “La gente siempre exige y pide resultados, pero no me escondo, soy autocrítico, sé las cosas que hago y las que no, me toca asumir esa responsabilidad, ser hombre y sacar el pecho y decir que sí, el torneo pasado fue para el olvido. Y ahora prometer y decir que este torneo va a ser uno de los mejores, siento que va a ser así, me entrené muchísimo y me estoy entrenando muy fuerte para que pase como quiero, prometer que voy a dejar todo para recuperar al equipo y que Pumas esté en los primeros lugares en las Liguillas que es lo que se merece”.

Bravo dijo que respeta a la tribuna, pero que los gritos no le generaron mayor estrés. “La gente es así, en los momentos malos la agarran con alguien, pero a mí no me preocupa, al contrario, tienen que ser de motivación para tratar de cambiar la cara y demostrar que puedo dar cosas importantes al club, que puedo dar lo que di cuando llegué y mucho más, soy un jugador que siempre quiere superarse y este es un nuevo reto un nuevo año y un nuevo torneo donde pienso que las cosas van a salir bien”.

En lo que viene por delante, Martín dijo que su objetivo es ser un jugador jornalero, que cada semana ofrezca buenas actuaciones, asumir el peso que le toque y no esconder la cara. “Mi objetivo es no caer en baches y mantenerme en buena forma, mostrando buen nivel y aportando goles. Pero lo más importante es colaborar para que este equipo gane los juegos y con ello alejar cualquier presión”.

Bravo sostuvo que el equipo ya superó lo de Puebla y que ahora la mente está puesta en recuperar lo perdido en el juego contra Querétaro. “Vamos con la idea de ganar, jugando con la misma intensidad los 90 minutos podemos hacerlo”.