Dos opciones para Mario Trejo: Pumas gana o él se va

“Nos hemos comprometido con el Rector a sacar el equipo adelante, hacer lo que se tenga que hacer, para poder revertir la situación", señaló el Director Deportivo de Pumas

Mario Trejo, director deportivo de Pumas
Mario Trejo, director deportivo de Pumas (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Ciudad Universitaria, entrenamiento del primer equipo. El ánimo no es el mejor, la derrota ha escocido a todos los niveles, las últimas horas han sido de sentimientos encontrados, rumores que van y vienen. En el campo, los jugadores hacen trabajos, ahí cerca están el presidente Jorge Borja, el vicepresidente deportivo Mario Trejo y el entrenador José Luis Trejo. Hay un diálogo breve, la charla fuerte no se llevará a cabo en el entrenamiento, sino en las oficinas de la Rectoría de la UNAM.

Jorge Borja salió del entrenamiento cerca de las 12:15 horas, la camioneta del presidente rodeó el Estadio Olímpico y después ingresó al estacionamiento de Rectoría. Minutos después Mario Trejo repitió el procedimiento. En el sexto piso del edificio de gobierno de la UNAM los dos máximos directivos del club se encuentran con el rector José Narro, la reunión duró cerca de una hora. 

En la misma, Narro Robles externó su preocupación por el momento actual del equipo, sobre todo porque el ambiente sigue enrarecido, porque los resultados no llegan y porque las tribunas han tomado actitudes que no gustan a nadie, más allá de los reclamos y la exigencia, el hecho de que se arrojen objetos al entrenador es una imagen que genera descontento.

En el cónclave directivo, Mario Trejo reiteró su confianza en el proyecto deportivo que él encabeza a  nivel directivo y José Luis Trejo ejecuta en el plano directivo. El Rector escuchó, pero también puso las cosas claras. Conclusión: si esta noche Pumas no obtiene la victoria en el juego contra Delfines, los cambios serán inevitables. Mario Trejo mantuvo su propuesta de que si hoy no ganan él ofrece hacerse a un lado y por ende José Luis dejaría el banquillo.

Jorge Borja se marchó sin dar declaraciones. El presidente lleva muchos meses haciendo mutis con los medios, ni para bien ni para mal emite una palabra. Minutos después salió Mario Trejo, quien se ha ofrecido como saco de todos los golpes, el mismo que, en un ejercicio de dignidad, ofreció hacerse a un lado para no estropear más el panorama. 

El Rector fue muy claro, el máximo dirigente de la UNAM pidió que esta noche, ante Delfines de Ciudad del Carmen, el equipo reaccione sí o sí, y aunque Narro Robles no puso plazos, la suerte está echada. Nadie esperaba que un partido de Copa MX, ante un rival inferior, tenga tanta trascendencia.

Las cosas claras

A la salida de Rectoría, Trejo García señaló que “fue una reunión, dentro de la situación, muy cordial con el señor Rector, obviamente él tiene una inquietud por el caminar del equipo, igual que nosotros y que la afición de la cual solicitamos su apoyo para el partido de mañana (hoy) para intentar revertir toda esta negatividad que hemos ido creando nosotros mismos con los malos resultados”.

Comentó que el propio Narro Robles está preocupado por el ambiente. “El entorno no es el adecuado, este club tiene una penetración social muy importante, independientemente de lo que es la comunidad universitaria, repercute en todo lo demás, si el equipo no anda bien, preocupa a nuestra máxima autoridad y nos preocupa a nosotros que somos colaboradores de todo esto”.  
     
El vicepresidente deportivo añadió que, desde su perspectiva, el proceso va caminando, pero que también “nos hemos comprometido con el Rector a sacar el equipo adelante, hacer lo que se tenga que hacer, para poder revertir la situación, ojalá que nos alcance el tiempo y que nos acompañen los resultados”.

Agregó que este día “es muy especial, vamos a ir con la mayoría de jugadores titulares, buscando revertir, porque creo que al equipo le faltan cuestiones de coordinación, de entenderse mejor entre ellos, solicitamos que nuestra afición venga porque es en estos momentos cuando más los necesitamos”.

Entonces, Mario Trejo aceptó que “no hay un plazo largo” y que del juego de esta noche depende el futuro inmediato. “Vamos a ir partido a partido, si no hay un buen resultado tomaremos determinaciones”. 

Pero también se dio tiempo de respaldar a la plantilla. “Los tildan de holgazanes, faltos de profesionalismo, desganados; pero no es así. Los vemos diario y hay un compromiso, pero también hay una inhibición cuando las cosas no empiezan a salir bien en el partido, cuando nos cae un gol de rebote y el nuestro no, son cosas que van disminuyendo la confianza y la entereza en el grupo. No es mi postura defender a los jugadores, están comprometidos y se les exige, se esfuerzan, no están haciendo nada extraordinario, están haciendo lo que les corresponde: brindarse al cien por ciento por su institución”.

Comentó que Narro Robles comprendió y respaldó el trabajo que se está realizando, pero también les manifestó “una enorme exigencia, hay que ganar, porque esto es de ganar, ya estuvo bien de explicaciones, de proyectos, hay que ganar, si no se gana, en lo personal tengo una determinación (renunciar) ya tomada”.

Sin embargo, el propio directivo dijo que en caso de que no se logre un buen resultado, si el Rector le pide que se mantenga en su cargo, pero que José Luis Trejo sí deje su puesto, no se negaría a la petición de Narro Robles. “No puedo condicionar al señor Rector, una petición, una orden del señor Rector debo atenderla”.

Mario Trejo fue contundente: “Si a Delfines, con todo el respeto que me merece no le ganamos en nuestra cancha, con nuestra afición, con nuestro cuadro titular, ¡Caramba!”. El plazo de José Luis Trejo se extiende o se agota esta noche en el Estadio Olímpico.