Pumas: La crisis se agudiza

Universidad sigue sin ganar en el torneo, ayer perdió con Toluca, la gente pidió la salida del entrenador, abucheó al equipo, Mario Trejo presentó su renuncia. La directiva analiza el futuro

Pumas no ha podido ganar en lo que va del torneo
Pumas no ha podido ganar en lo que va del torneo (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Pumas no levanta la cabeza; al contrario, cada semana se hunde más. Universidad sigue sin encontrar el rumbo. Urge algo que agite al club y le lleve a un camino con mejor puerto. Aunque ayer el equipo mejoró y tuvo lapsos de buen futbol, no le alcanzó para cuajar un buen partido que le sacara de la pesadilla que vive. La derrota por 0-2 con Toluca agravó la situación.

No hay calma en Ciudad Universitaria, la tribuna ya no aguanta más y ayer exigió la salida de José Luis Trejo, reclamó más espíritu a sus jugadores. Mario Trejo, vicepresidente deportivo, puso su renuncia sobre la mesa, pues se asume como responsable directo del mal paso del equipo. Cuando el presidente Jorge Borja  se retiraba del estadio, un par de aficionados le pidieron la cabeza de José Luis Trejo. Los tiempos de cambio y prosperidad siguen siendo una utopía en la actual administración. La tribuna reclama cosas, evoca al pasado glorioso, pide que alguien intervenga y tome decisiones, los reclamos abundan y en la cancha y en los despachos, no hay argumento que refute la molestia.

Es cierto, Pumas mejoró su rostro, tuvo más idea, pero esto no basta si no hay victorias que le respalden. El ímpetu no es suficiente, porque no hay capacidad de reacción, lucidez en la creación de juego e instinto asesino a la hora de rematar a gol; además de una dosis de suerte que le acompañe en los disparos que hace a gol. También, hay que decir que Alfredo Talavera tuvo un par de intervenciones que apagaron cualquier intento de reacción universitaria. 

Ayer, José Luis Trejo buscó la manera de revolucionar el equipo, el entrenador cambió su formación táctica, pasó a línea de cuatro y hubo momentos en los que Pumas lució bien, pero sin el punch en ataque. Apenas en el primer minuto Martín Bravo desbordó por la izquierda, puso un centro que Daniel Ludueña conectó con la derecha, pero la bola se fue por un costado.

Toluca no se intimidó, los Diablos fueron un equipo con intenciones claras. Édgar Benítez empezó a activarse por la banda izquierda, sus llegadas transmitían peligro, pero no lograban ser productivas. El primer aviso serio lo dio Toluca, cuando Acosta se quitó en el área a Verón, pero el tiro del jugador escarlata lo detuvo Alejandro Palacios.

Martín Romagnoli respondió con un tiro al travesaño. El choque se convirtió en un intercambio de buenas intenciones, pero ninguno encontraba el toque fino en la zona de definición. Toluca tomó el mando del juego algunos minutos; Pumas reaccionó, tuvo un par de avisos que se fueron desviados, luego Ludueña robó el balón en la salida, Dante tomó la bola se encaminó hacia el área, pero su tiro fue débil y a la posición de Talavera. Universidad tenía buena presencia, pero Toluca no se estresó, contuvo las llegadas de los felinos y cuando Pumas lucía más solvente llegó el gol de los Diablos.

 Una jugada tejida desde el medio campo, circulación de una a otra banda, hasta que Brizuela centró por derecha, Alejandro Palacios manoteó el balón, lo que generó que Marco Palacios no rechazara el balón con más fuerza, la bola le quedó a Sinha, éste, en un derroche de talento, habilitó a Pablo Velázquez, el paraguayo controló, giró y disparó con la zurda para abrir el marcador al minuto 31. 

En el arranque del segundo tiempo, Universidad transmitió peligro. Toño García mandó un centro que Da Silva casi desvía a su portería. Fueron buenos minutos de Pumas, pero otra vez los Diablos golpearon en el marcador en el momento clave.

Otra vez toques de una banda a otra, Ríos habilitó a Brizuela, quien disparó en el área grande. Alejandro atajó con los pies, pero Ríos le ganó la pelota a Verón, la bola le quedó a Miguel Ponce y éste disparó con derecha para batir a Palacios al 62’.

Universidad apeló al orgullo, tuvo ocasiones, pero la suerte no le acompañó a la hora de patear al arco y Alfredo Talavera sacó todo lo que le chutaron. Talavera escupió un tiro de Cabrera, Bravo remató la bola, pero ésta se fue por encima del larguero.

Después más balones de Pumas que merodearon el gol, pero siempre había una pierna escarlata o el portero de los Diablos para contener el peligro. Ludueña sacó un disparo con derecha que Talavera de forma prodigiosa rechazó con un manotazo. Y luego el portero de los Diablos contuvo un tiro de Toño García.

Y a diez minutos del final las tribunas no aguantaron más. Desde Palomar y Pebetero hubo gritos para José Luis Trejo: “que te vayas, queremos que te vayas”. Para los jugadores “si ya no quieren jugar quítense la playera”. Y un espacio para el populismo “que regrese, Hugo que regrese”. 
No le dio para más a Pumas, un equipo que mejora, pero al que la desconfianza le puede más. Un equipo que no ve solución a la crisis. El rector de la UNAM, José Narro, Jorge Borja y Mario Trejo deberán delinear la resurrección. Pumas ya no aguanta más fracasos.