Experimentados, la fuerza de Pumas

Leandro confía que ante la crisis, serán los veteranos los encargados de revertir la adversidad en el equipo

Leandro Augusto, en entrevista con La Afición
Leandro Augusto, en entrevista con La Afición (Santiago Chaparro)

Ciudad de México

La crisis de resultados en Pumas no asusta a Leandro Augusto. El volante de 37 años vivió de todo en los primeros 10 años que pasó en el club (2001-2011) y consideró que en momentos de apremio como el que atraviesa Universidad, los jugadores de mayor recorrido son los encargados de sacar adelante la situación, ya sea en el terreno de juego, como piezas del esquema titular, o dando ánimos y consejos en el vestidor.

"En momentos como en el que actualmente está viviendo el equipo, es natural que los jugadores de experiencia tenemos que marcar la diferencia, tenemos que sacar lo mejor de nosotros para que el equipo siga el rumbo que tiene que tener; en los malos resultados, los de mayor tiempo en el equipo somos responsables para que las cosas mejoren", advirtió el mediocampista.

Leandro, que vive su segunda etapa con Pumas y que durante la primera pasó del bicampeonato del 2004 a pelear por mantener la categoría, sabe cuál es la clave para que el barco auriazul nivele su andar y consiga salir a flote de las derrotas que ya pasaron factura en el presente Apertura 2014, con el despido de José Luis Trejo, luego de perder ante León en la quinta jornada.

"Me ha tocado estar en situaciones más complicadas que la que actualmente vive el equipo, incluso peleando en la parte baja de la tabla, en lugares de descenso, pero la única manera en la que se le dio la vuelta a esas situaciones, fue con la unión de grupo, y con mucha humildad, para entender que no estamos bien, y poder cambiar los malos resultados. Ahora vivimos lo mismo y estoy seguro que se revertirá lo malo".

FE EN EL VESTIDOR

Aunque el desempeño del cuadro del Pedregal ha generado molestia para su afición y dirigentes, Augusto Oldoni no pierde la paciencia y mantiene la confianza en el grupo. "Hay mucha capacidad en el club; aún se puede pensar en aspirar a estar arriba, en los primeros sitios. En el vestidor solo se habla de mejorar, nadie ha perdido la confianza, porque sabemos que esto es temporal".

¿Qué papel juegas actualmente con Pumas?

"Hoy tengo más experiencia que cuando recién llegué a Pumas. Siempre he tratado de apoyar a los jóvenes, intento ser un tipo profesional, íntegro y un ejemplo dentro y fuera de la cancha; trato de brindarme al máximo e incluso incentivar a mis compañeros cuando las cosas no marchan de la mejor manera".

COMO EN EL PRIMER DÍA

Leandro no oculta sus deseos por retirarse con Universidad. El mediocampista desea colgar los botines vestido de azul y oro, pero antes le gustaría ganar un último título con los Pumas; pese a que los años han mermado sus condiciones, Augusto se siente con el vigor y fuerza física suficiente para pelear por un sitio en la oncena titular que ahora comanda Guillermo Vázquez.

"Volví a Pumas con la misma hambre con la que llegué en el 2001. Yo sé perfecto lo que significa estar en este club, sé de la importancia que implica defender estos colores; volví porque me gustaría vivir otro campeonato en el equipo, pese a que ahora no estemos tan bien.

Pumas es todo en mi vida y me gustaría seguir ligado aquí por mucho tiempo, incluso después del retiro".