El nuevo rol de Leandro Augusto

El ex mediocampista trabaja con los canteranos del primer equipo, y les ayuda a perfeccionar centros y disparos desde fuera del área; es ejemplo de constancia en Pumas

Leandro Augusto, Directivo de Pumas
Leandro Augusto, Directivo de Pumas (Michel Trevilla )

CIUDAD DE MÉXICO

De lejos, la figura de Leandro Augusto se confunde con la silueta de cualquier jugador actual de Pumas. El ex mediocampista brasileño mantiene el tono físico de cuando fue futbolista y su percha lo delata a cualquier distancia, pero no. El antiguo seleccionado nacional se retiró el semestre pasado y aunque fueron las lesiones la principal causa para decir adiós a las canchas, no puede despegarse del todo de los terrenos de juego.

Ahora, ligado a la directiva de Universidad, pero trabajando de cerca con el cuerpo técnico de Guillermo Vázquez, Leandro perfecciona los movimientos de sus recambios generacionales en el equipo de sus amores. Esta semana, se le vio en uno de los entrenamientos de Universidad, en CU, muy al pendiente, en específico, del progreso de Jesús Gallardo y Omar Islas, canteranos del club.

"Llegas a la línea del fondo, levantas la cara y le pegas con fuerza, Jesús, como lo entrenamos", le reiteró Augusto a Gallardo, que lo escuchaba con atención; "Venga, Omar; trata de ir más rápido y pegar el balón al primer poste, con ventaja al rematador", comentaba Leandro a Islas. Ambos elementos surgidos de las fuerzas básicas del equipo del Pedregal, han tenido que sacar la casta y mostrar sus mejores armas, luego de varias ausencias de titulares habituales en el once auriazul durante el Clausura 2015.

Con Augusto Oldoni, tanto Islas como Gallardo practicaron disparos desde afuera del área y el golpeo del esférico para centrar y habilitar al compañero; permanecieron por un lapso de 25 minutos intentando mejorar cada envío. Leandro es un tipo de respeto para la plantilla auriazul y voz autorizada para aleccionar en cómo finalizar una jugada con pase venenoso o pegarle a la pelota con fuerza y dirección. Así, el nuevo rol del naturalizado es transmitir sus conocimientos, ser pieza clave en el aprendizaje de los más jóvenes, ejemplo de ellos.