Cortés apareció en el momento justo

Javier marcó su primer gol del torneo, el cual tiene hoy a Pumas vivo en la eliminatoria contra Pachuca 

Javier Cortés marcó el 1-1 al 93'
Javier Cortés marcó el 1-1 al 93' (Mexsport)

Ciudad de México

Javier Cortés fue uno de los jugadores que más críticas recibió el curso anterior. En el presente curso, igual que el resto de sus compañeros, se fijó la meta de reivindicarse, hubo algunos esbozos de ver la mejor versión de aquel jugador que en 2011 se erigió como figura del equipo en el título logrado ante Morelia.

El mediocampista universitario había tenido chispazos de buen futbol, había vuelto a su sitio de origen en la banda derecha, pero en la etapa regular no había encontrado el arco contrario, lo más cerca que había estado fue en el juego contra Chivas, cuando puso la pelota en uno de los postes.

El jueves, en el juego contra los Tuzos, Cortés arrancó como volante por izquierda, algo que José Luis Trejo ha intentado de manera regular desde el juego contra Veracruz. Con Cortés pegado a la raya izquierda, Ismael Sosa ha fungido como volante por derecha, pero ayer, con la necesidad de empatar el juego, y con el ingreso de Diego Lagos, regresó a su sitio habitual por derecha, aunque acabó el juego en la media de contención junto a David Cabrera, porque José Luis Trejo mandó a Alfonso Nieto como volante por derecha y así poder atacar con más elementos. Javier, de nueva cuenta, tuvo algunos ratos de buen futbol, disparó tres veces al arco de Óscar Pérez, la primera un tiro cruzado con la pierna izquierda que se fue desviado; el segundo intento fue cuando el Conejo dejó el arco desguarnecido, pero la pelota se fue desviada.

El tercero llegó en la agonía del partido, una bola que Ludueña le dejó apenas rodando, Cortés la golpeó con derecha, el tiro tomó rumbo de gol y el Conejo se quedó inerte. Cortés aceptó que el gol "me hacía falta, lo busqué todo el torneo y no se dio, pero lograrlo aquí me da más gusto, porque pude aportar algo para el equipo en Liguilla", destacó que la anotación tuvo un premio a todo el conjunto que "jamás bajó los brazos ni se dio por vencido, luchamos y la recompensa llegó hasta el final... hay que mantenernos y luchar para seguir adelante".

Javier subraya que dentro del equipo hay un compromiso por ser protagonistas, porque "al principio nadie creía en nosotros, empezamos un poco flojos, pero fuimos en ascenso y aquí estamos luchando. La gente nos apoyó en las buenas y en las malas y aquí está la recompensa". Y de cara al juego de vuelta contra los Tuzos deberán salir con las pilas bien puestas: "no nos confiamos, fue un partido muy intenso y en casa va a ser igual, debemos defender la localía para estar en la semifinal".

El mediocampista destacó la garra que mostró Universidad, porque ante las bajas de gente como Verón y Bravo se han mantenido en pie de lucha. "A pesar de las circunstancias de las lesiones y que no tuvimos el plantel completo porque faltan jugadores indispensables, estamos demostrando que hay gente que puede hacer las cosas bien o igual que ellos".

El gol de Cortés fue celebrado con júbilo en las tribunas, y en la misma banca, porque el empate metía de nuevo a Universidad en la eliminatoria, porque pintaba una historia diferente para el juego de vuelta en el que Pachuca tendrá que buscar un gol y deberá dejar espacios.

Algo que el equipo espera aprovechar. Es verdad, aún se sigue a la espera de ver a aquel jugador que hacía vibrar a las tribunas azul y oro con sus goles de buena manufactura.

Quizá lo del jueves pueda marcar el primer paso al reencuentro de Javier Cortés con su mejor versión de sí mismo.