Jaime Lozano: El Olímpico pesa

Para el ex mediocampista "Hecho en CU", el enfrentamiento ante Chivas es un clásico, en el que el recinto del Pedregal siempre juega a favor de los azul y oro

Jaime Lozano vivió grandes momentos con la casaca de los Pumas
Jaime Lozano vivió grandes momentos con la casaca de los Pumas (Mexsport)

Ciudad de México

El encuentro de este mediodía entre Pumas y Chivas tendrá un significado especial para Jaime Lozano. El ex volante universitario formaba parte del cuadro de los del Pedregal, cuando se dio la goleada de 5-1 a favor de los rojiblancos (21 de noviembre del 2004), en la última fecha regular del Apertura 2004, hace casi 10 años, en el certamen en el que los auriazules completaron el Bicampeonato al mando de Hugo Sánchez. 

Sin embargo, aún con el amargo recuerdo, Lozano Espín rememoró que a los tapatíos no les sienta bien jugar en el Estadio Olímpico Universitario, donde ya acumulan 10 encuentros sin conocer la victoria. Por lo que el ex volante de contención consideró que la historia no debería ser distinta en esta ocasión. 

“Fue un partido muy complicado, porque Hugo decidió darle descanso a algunos compañeros que éramos titulares. El encuentro se complicó con goles de Chivas desde el inicio del partido –al 20’, Pumas ya perdía 2-0. Pero después la historia fue muy distinta, no solo porque salimos campeones en la liga, sino porque a ellos se les ha complicado volver a ganar en CU. El olímpico es un estadio que pesa para cualquier rival, y ante ellos se juega como un clásico”.

MANTIENEN ESENCIA 
El Jimmy vivió siete años con Universidad en tres diferentes etapas, incluso se retiró como profesional vestido de azul y oro. A los Pumas les guarda un cariño especial, y no nota diferencias, a pesar de los años, en la escuadra con la que debutó en 1998. Lozano consideró que la esencia de los felinos es la misma, pese a los movimientos de jugadores y estrategas con el paso de los torneos.

“Es un equipo único en el futbol mexicano. Sabemos que el espíritu con Pumas siempre es el mismo, que la cantera ocupa un sitio importante y que los futbolistas extranjeros que llegan lo hacen para apuntalar ciertas partes y sectores del campo. Los años pasan, pero el equipo no ha traicionado su máximo valor: la participación de futbolistas hechos en CU”.