Hibert Ruiz, futbol en la sangre

El  nuevo contención de Pumas heredó de su padre el oficio con el balón, y ahora, con su asesoría, enfrentará el mayor reto de su carrera: brillar en las filas de Universidad Nacional


Hibert Ruiz
Hibert Ruiz, refuerzo de Pumas (Cortesía Imago7)

CIUDAD DE MÉXICO

Dicen que uno aprende lo que le ve en casa, que se sigue el ejemplo de los primeros referentes, que, en muchos casos son nuestros padres. Hibert Ruiz, ahora mediocampista de Pumas, recién contratado para enfrentar un 2016 complejo para Universidad Nacional, siguió al pie de la letra la anterior aseveración y, como su progenitor, decidió ser un profesional del futbol; ahora, asegura que los consejos de su papá le serán doblemente de ayuda, para enfocarse en el “mayor reto” de su trayectoria.

“Mi papá jugó muchos años en la Primera División, es José Ruiz Martínez (se desempeñaba de lateral por izquierda), fue contemporáneo de la época de Adolfo Ríos, Sergio Bueno; desde que tengo memoria he pateado un balón, es algo que llevo en la sangre. Cuando decidí meterme de lleno en el futbol, mi padre se convirtió en un tutor exigente, en mi primera referencia para hacer de la mejor manera las cosas. En este deporte nadie te regala nada y yo he tenido a un gran maestro para ayudarme en cada paso”.

Una llamada inesperada en plena concentración con Monarcas Morelia, cambió el presente de Hibert Ruiz. El contención planificaba con el escuadrón purépecha el Clausura 2016, hasta que un directivo del club le informó del interés de Pumas por hacerse de sus servicios; él no dudó en aceptar la oferta: “No me lo esperaba, pero fue cuestión de segundos para definir que yo vendría al Distrito Federal; me costó asimilar que estuvieran interesados, pero a la vez me ilusioné muchísimo”.

Con 28 años en los botines, y luego de pasar por las filas de León, donde debutó, Atlante, Querétaro, Jaguares y Morelia, Ruiz Vázquez arriba a la capital del país para ser una variante más en el esquema de Memo Vázquez, para competir por un puesto con Alejandro Castro, David Cabrera y Javier Cortés, en el mediocampo, una línea donde el sacrificio y la proyección ofensiva están a la orden del día: “He sido perseverante, he tratado de sobrepasar muchos obstáculos en el tiempo que he sido profesional; hoy me siento orgulloso de lo que se ha logrado”.

¿Qué sensaciones produce el enrolarse con el subcampeón del futbol mexicano?

Estoy sumamente contento, muy feliz y comprometido. Este es un paso muy importante en mi carrera, que me ayuda a proyectarme a futuro y por supuesto, me siento agradecido con esta nueva etapa. Estoy disfrutando todos los días.

¿Era el paso que le hacía falta a tu carrera?

Sin duda. Uno cuando empieza su trayectoria tiene en la mente diferentes objetivos y uno de los más importantes es estar en un club que pelee cada torneo por estar en los primeros lugares, que esté ahí, luchando para ganar títulos. Todo lo que he hecho a lo largo de mi carrera, se resume en mi pase a este equipo. Pumas es punto y aparte, es un histórico del futbol nacional. Estoy consciente de dónde estoy parado ahora.

¿Qué te dijeron en el seno familiar cuando se enteraron del pase a Universidad?

Lo típico, mi mujer fue la primera en saberlo después de que me lo anunciaron a mí, y ambos estábamos felices. Cuando se lo platiqué a mi papá, que sabe por todo lo que he pasado, me aconsejó, como siempre; recibí comentarios positivos, pero siempre con los pies en la tierra, consciente de lo que puedo dar y lo que puedo hacer en Pumas.

¿Cómo puedes describirte en el campo?

Puedo jugar en distintas posiciones, tengo la ventaja de manejar los dos perfiles, lo que me ha ayudado mucho a través de los años. Mi posición natural es la de volante de contención, pero también puedo hacerlo como defensa y lateral.

¿Estás listo para competir por un puesto?

En esta profesión es lo más sano el tener competencia. No me preocupa ni me quita el sueño el pensar que tendré que estar al máximo de mis capacidades para ganarme el cupo en la cancha. Sé que en mi sitio hay grandes jugadores, identificados con la institución y queridos por la afición. Será el entrenador el que decida quién esté mejor; vine a Pumas para conseguir títulos