Fieles a su esencia

Para Gerardo Alcoba, el sufrimiento del primer tiempo y la reacción del segundo en el Azteca,son signos del juego que identifican a Pumas

Gerardo Alcoba, defensor uruguayo de los Pumas
Gerardo Alcoba, defensor uruguayo de los Pumas (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Pumas comenzó sufriendo en el juego de ida ante el América, para después revertir cada ápice de dolor, con tres goles a favor, con festejos, para júbilo de su gente, presente en el estadio Azteca. Gerardo Alcoba, protagonista del duelo ante las Águilas, explicó que este estilo es el que ha acompañado a Universidad a lo largo del torneo, pero es precisamente la Liguilla donde cada encuentro se ha hecho agónico.

El central uruguayo padeció los embates azulcremas, las llegadas de Rubens Sambueza, los intentos de Michael Arroyo y los venenosos trazos de Osvaldo Martínez, pero al final de los 90 minutos, más el agregado, abandonó el inmueble de Santa Úrsula con la satisfacción de la tarea bien hecha, pero a la espera de que la vuelta de las semifinales les beneficie en el Olímpico de CU. “Nos salió todo muy bien, eso es lo más importante. En el primer tiempo les entregamos el balón, pero pudimos sacar provecho de la situación, siendo como es el equipo, aguerrido, entrón y sacrificado. Traemos una ventaja muy buena, pero eso no quiere decir nada, al contrario, con estos goles hay que estar más prevenidos de lo que puede provocar América en Ciudad Universitaria”.

Además de la victoria en la ida de las semifinales, Gerardo Alcoba consiguió algo “impensado” en su trayectoria: anotar en uno de los inmuebles más respetados a nivel mundial, como el estadio Azteca. La consecución de la anotación era algo complejo de creer para Gerardo, por su posición y por cómo se había parado el América; sin embargo, marcó el segundo tanto de la noche y de inmediato volteó hacia la tribuna, para dedicar su diana.

“El Azteca tiene una historia muy grande, y el anotar aquí fue un sueño cumplido; yo vi a Maradona marcar un tanto mítico aquí, y el hecho de conseguirlo y que ayudé a mi equipo, es de lo más especial que me ha pasado. Estoy muy contento, me quedo con una satisfacción muy grande, pero las victorias te duran un solo día; toca cambiar el chip y enfocarnos en lo que viene”.

VENTAJA CÓMODA
Matías Britos, quien tuvo una sufrida participación contra las Águilas, que incluso actuó de volante de contención ante el América, resaltó el marcador, más allá de la forma con la que éste consiguió. Sin importar los goles a su favor, el uruguayo  aseguró que la meta colectiva del cuadro auriazul no es otra que instalarse en la final, y ahí pelear por el título; dijo que no disminuirán los esfuerzos en el compromiso de vuelta.

“Tenemos una ventaja muy linda, muy importante, pero no podemos confiarnos demasiado. Habrá que ser inteligentes en casa, para evitar caer en excesos de confianza. En el grupo hemos hablado mucho y estamos bien conscientes de lo que queremos, a lo que aspiramos. La meta es seguir avanzando y lograr el campeonato, pero no nos podemos distraer, hay que ir paso a paso”.

ESTADÍSTICA FAVORABLE
El 3-0 es el marcador que más se le complica al América en las Liguillas (de los torneos cortos). En dos ocasiones previas (ante Santos, en el Verano 1999 y frente a Morelia, en el repechaje del Apertura 2007), las Águilas se vieron abajo por idéntico marcador, y en la vuelta les fue imposible acercarse a la remontada. Esta es la tercera vez que tienen que lidiar con esto en la pizarra, y aunque falta la culminación de la llave, los números parecen indicar que el electrónico ya es definitivo.